jueves, diciembre 2, 2021

Según la FAO el agro es uno de los principales responsables de la deforestación

La FAO acaba de precisar que la expansión agrícola es la causa de casi el 90 por ciento del desmonte mundial, según datos de su nuevo estudio mundial por teledetección.

La deforestación está íntimamente asociada a la expansión de la frontera agropecuaria. Argentina es el sexto país del mundo en términos de tierra cultivada, con 39 millones de hectáreas. Según datos oficiales, el país está entre los diez países con mayor pérdida neta de bosques en el período 2000-2015. La región más afectada es el Parque Chaqueño, el segundo foco de deforestación de la región después del Amazonas. De hecho, el país fue ubicado recientemente en el puesto 14 en las emisiones históricas de GEI básicamente a raíz del uso de la tierra.

Agro y deforestación están estrechamente vinculados. No es novedad: hace décadas que lo denuncian movimientos campesinos, pueblos indígenas y organizaciones socioambientales, pero ahora lo confirmó la propia Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), organismo clave para el avance y consolidación del agronegocio.

Desde 1990 se arrasaron 420 millones de hectáreas de bosque. Sudamérica, África y Asia (sur y sudeste) son las zonas más afectadas y, en el corto plazo, advierten sobre el riesgo que corren los bosques tropicales.

El estudio se presentó durante el Diálogo de Alto Nivel de la Asociación de Colaboración Sobre Bosques (CPF, por sus siglas en inglés) en la Cumbre Mundial sobre Acción Climática COP26.

Según el estudio, entre los años 2000 y 2018, el 52,3 por ciento de la deforestación mundial ocurrió por la expansión de tierras para el cultivo. El 37,5 por ciento fue por el pastoreo de ganado. El 5,6 por ciento para el desarrollo urbano y de infraestructura.

En tanto, el 4,6 por ciento se explica por otras actividades (no detalladas en el informe de la FAO). De esta manera, la encuesta evidencia que el 89,8 por ciento de la deforestación mundial se produjo por la agricultura. En consecuencia, el organismo internacional advirtió que «el impacto de la expansión agrícola en los bosques es incluso mayor de lo que se pensaba anteriormente».

La investigación también revela una desaceleración de la tala de árboles a escala planetaria.

La deforestación implica la conversión de los bosques a otro tipo de uso de la tierra, como la agricultura y la infraestructura. La agricultura es el principal impulsor de la deforestación en todas las regiones excepto en Europa, donde el desarrollo urbano y de infraestructura tiene un mayor impacto.

La conversión a tierras de cultivo domina la pérdida de bosques en África y Asia, con más del 75 por ciento de la superficie forestal convertida en tierras de cultivo. En América del Sur, casi las tres cuartas partes de la deforestación se debió al pastoreo de ganado.

420 millones de hectáreas menos y falsas soluciones

Durante la presentación del informe, el director general de la FAO, QU Dongyu, señaló que «según la evaluación más reciente de los recursos forestales mundiales, hemos perdido 420 millones de hectáreas de bosques desde 1990». Dicha cantidad de hectáreas es equivalente a toda la superficie de Nigeria e India juntas. “Sin detener y revertir la deforestación, los objetivos climáticos no se pueden alcanzar”, afirmó el organismo de las Naciones Unidas.

Al mismo tiempo, la FAO manifestó: “Una gama de soluciones basadas en la naturaleza pueden proporcionar de manera rentable hasta un tercio de la mitigación del cambio climático necesaria entre ahora y 2030 para estabilizar el calentamiento global por debajo de 2° C».

En ese sentido, hizo referencia puntual a «la reducción de la deforestación y la degradación forestal» como «las opciones más eficaces y maduras». Con dicho fin, subrayó que aumentar la productividad del sector agroalimentario para satisfacer las nuevas demandas de una población en crecimiento y detener la deforestación no son objetivos mutuamente excluyentes.

No obstante, diversas organizaciones socioambientales a nivel mundial alertaron sobre las amenazas para los territorios y las comunidades que implican este tipo de «soluciones». Entre ellas, Amigos de la Tierra Internacional, Grupo ETC, Alianza por la Soberanía Alimentaria en África, Movimiento Asia Pacífico sobre Deuda y Desarrollo, Acción Climática Indígena, Marcha Mundial de las Mujeres y el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales.

Los bosques tropicales en peligro

Los nuevos datos brindados por la FAO confirman una desaceleración general de la deforestación a escala mundial, a la vez que se advierte que las pluviselvas tropicales en particular están sometidas a gran presión por la expansión agrícola.

La pluviselva es un tipo de bioma que agrupa los ecosistemas de bosque de clima tropical o subtropical húmedo y algunos climas templados, situado mayormente en la zona intertropical, caracterizado por una formación vegetal arbórea alta y densa y por lluvias frecuentes a lo largo del año.

El estudio muestra que entre 2000 y 2018, la gran mayoría de la deforestación tuvo lugar en los biomas tropicales. Este dato confirma la desaceleración de la deforestación mundial informada por la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2020, que indica que esa desaceleración ocurre incluso en América del Sur y el sur y sudeste de Asia, aunque la selva tropical en estas regiones aún registra la deforestación más alta de todos los biomas.

Encuesta colaborativa para explicar las causas de la deforestación
El estudio se llevó a cabo mediante datos e instrumentos satelitales elaborados en asociación con la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de los Estados Unidos de América (NASA) y Google, y en estrecha colaboración con más de 800 expertos nacionales de casi 130 países.

El análisis de imágenes se realiza mediante interpretación visual utilizando el software Collect Earth Online desarrollado bajo la iniciativa Open Foris por la FAO en colaboración con la NASA. En 2018-2020 se llevarán a cabo más de 35 talleres nacionales y regionales para capacitar a unos 800 expertos de países y recopilar datos sobre 430.000 muestras de teledetección.

La Asociación de Colaboración en materia de Bosques dirigida por la FAO, que agrupa a quince organizaciones internacionales, está preparando una iniciativa conjunta orientada a invertir la tendencia de la deforestación para acelerar la aplicación de medidas y ampliar los efectos.

Vía: https://noticiasambientales.com/

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...