Anuncio
viernes, mayo 7, 2021
InicioAgriculturaTrigo: buen escenario en la puerta de la siembra fina

Trigo: buen escenario en la puerta de la siembra fina

Anuncio

El trigo se presenta como la mejor alternativa para los productores por la gran demanda mundial.

Estamos en los comienzos de sembrar la fina y el trigo se aprecia como la mejor alternativa para los productores, no tanto por la debilidad de su principal “competidor”, la cebada, sino por la demanda mundial que está sobre-demandada. Argentina como importante jugador del Hemisferio Sur tiene por delante una gran oportunidad.

No es novedad que los márgenes de los productores dependen de dos principales variables: precio y rindes. Los primeros parecen estar asegurados por la gran demanda mundial de unos de sus principales alimentos, que se mantendrá seguramente en la post-pandemia.

La cosecha fina es también una excelente herramienta financiera para fines de año; momento en el cual la siembra gruesa necesita de grandes inversiones. Tampoco debemos desconocer que además sumamos beneficios ambientales con la rotación trigo-soja, pues el rastrojo del trigo es un aporte fundamental para aumentar la materia orgánica del suelo que, sumado al nitrógeno residual de su fertilización permite mejores rindes a la soja de segunda.

Los rindes del trigo dependen en más de un 80% del agua presente en el suelo al momento de siembra y, ante las lluvias recientes que están reponiendo los perfiles del suelo eso es una gran noticia.

Asegurada la humedad a la siembra, con un buen manejo del agua que incluye la siembra directa y una correcta eliminación de malezas, tenemos altísimas posibilidades de contar con un buen perfil de agua para la etapa crítica: el llenado del grano.

Entonces, es el año de fertilizar pensando en los rindes máximos que esperamos de cada lote. Esto conlleva a elegir semillas de excelente eficacia: variedades de alto rinde y semillas de calidad superior. No podemos desperdiciar la oportunidad por una semilla de incierto poder germinativo o variedades de dudosa genética y/o de menor rinde. No hay una segunda oportunidad en ese sentido, una resiembra bajaría los márgenes por pérdida de rindes y duplicación de costos.

Conociendo estas premisas sería el momento de asegurar el fertilizante, los herbicidas para cada lote (sabiendo las malezas esperadas), elegir más de una variedad es una práctica aconsejable, y contar, en caso que los pronósticos nos indiquen tiempos de alta humedad, también asegurar alguna partida de fungicidas.

Es hora de recorrer el depósito chequeando con nuestras planillas stocks y fechas de vencimiento de cada fitosanitario, en caso de contar con semillas propias enviar muestras al laboratorio (poder y energía germinativa), controlar sembradoras y, no vendría demás, chequear con el asesor la posibilidad de asegurar algún precio de los mercados futuros.

Vía: .elagrario

- Advertisement -spot_img
Anuncio

Para leer

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

- Advertisement -