Agricultura Sociedad

“Un alfajor” por hectárea

Un funcionario pretextó que imponía la contribución, por única vez, para poder hacer “un pago estímulo a trabajadoras y trabajadores municipales por el esfuerzo y compromiso durante la cuarentena”.

El Concejo Deliberante de Laprida, provincia de Buenos Aires, aprobó una tasa municipal extraordinaria para pagarles un “bono estímulo” COVID-19 a los empleados comunales: la plata será recaudada aplicando una contribución equivalente al precio de “un alfajor” por hectárea, en el caso de los productores agropecuarios de más de 400 hectáreas. Una clásica marca, en su versión “simple”, cuesta unos $ 35.

El Intendente del kirchnerista Frente de Todos, Pablo Torres, había anunciado la iniciativa hace unos días y ahora fue convalidada por el Concejo.

“Pago estímulo”

Había hecho la oferta a los sindicatos SOEM y UPCN, los cuales –obviamente- la aceptaron.

Según la comunicación del Intendente, el “estímulo” será de “$ 12.000 para todos las y los trabajadores municipales y un extra de $ 5.000 (es decir, cobrarán $ 17.000) para los esenciales”.

La tasa “alfajor”


La tasa extraordinaria “se cobrará a fines de noviembre”. Consistirá en “$ 35 (1 alfajor Jorgito simple) x hectárea y por única vez a las producciones de más de 400 hectáreas”, dijo Torres..

También se dispuso una contribución extra a grandes empresas (bancos, electricidad, gas, TV por cable, telefonía) “de capitales no lapridenses”, o sea –explicó Torres- la tasa no alcanzará al comercio ni a la industria local.

A la contribución “alfajor Jorgito” lo deberán pagar unos 300 productores que trabajan campos en la jurisdicción, que figuran como propietarios o que explotan más de 400 hectáreas.

¿Y los funcionarios?
La Sociedad Rural de Laprida objetó la contribución extra al campo y exhortó a los “señores de la política y al Ejecutivo (municipal, a que) hagan un gesto ustedes también y rebajen sus sueldos”. El pedido, por cierto, cayó en saco roto.

Medios de prensa afines al Intendente han sostenido que no se trata de una medida adoptada por “odio” al campo, al que en otras ocasiones se ha favorecido. Pero se hizo hincapié en que mientras el agro ha podido trabajar casi con absoluta normalidad, otros sectores, como el comercial, ha sufrido numerosos cierres.

El presidente del Concejo Deliberante de Laprida, Marcelo Dascón, del mismo Frente K que el Intendente, aseguró que Torres “no tiene nada contra el campo”.

Afirmó también que 183.000 hectáreas de la región son de productores que “no viven en Laprida” y que de los lapridenses “sólo 93 deberán tributar”, de un total de 414 productores locales.

Vía: Agroverdad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *