sábado, diciembre 4, 2021

Un molesto insecto asecha los cultivos de arándanos

Las variantes en las condiciones climáticas durante el invierno provocaron que las poblaciones de algunos grupos de insectos presenten un comportamiento errático, como es el caso de este huésped.

Desde el año 2014 se suma al complejo de plagas una especie nueva, la mosca de ala manchada, Drosophila suzukii (Matsumura). Las moscas del género Drosophila en su mayoría no son consideradas plagas de la agricultura, son conocidas por consumir microorganismos asociados a tejidos vegetales en descomposición. Sin embargo, la mosca de las alas manchadas, es una de las pocas excepciones en cuanto a sus hábitos alimentarios. Se alimenta de fruta madura y las hembras cuentan con un ovipositor de gran tamaño, que le permite perforar la piel de la fruta sana para poner sus huevos.

Es una especie originaria del sudeste asiático, que se la conocía como mosquita del cerezo, ya que fue descripta por primera vez en Japón, sobre este frutal. Sin embargo, en los últimos años, la plaga ha experimentado una vertiginosa expansión por todo el mundo. 

En Argentina, D. suzukii fue hallada por primera vez en el año 2014, casi simultáneamente en Río Negro sobre frambuesa y en Buenos Aires sobre arándano. En los años subsiguientes, la plaga se dispersó prácticamente por todo el país.

Entre el clima y las plagas que preocupan al productor

Las variantes en las condiciones climáticas durante el invierno provocaron que las poblaciones de algunos grupos de insectos presenten un comportamiento errático, como es el caso de esta mosca. Gracias al monitoreo periódico realizado por especialistas del INTA Concordia –Entre Ríos– se observó su presencia en algunos establecimientos con cultivos de arándano de variedades tempranas.

“Los adultos de esta especie miden de dos a tres milímetros de longitud y presentan ojos rojos, la coloración del tórax es amarillo claro o parduzco y el abdomen tiene bandas negras”, indicó Juan Pedro Bouvet –investigador especializado en cultivos de cítricos y arándanos del INTA Concordia–.

Los machos tienen manchas oscuras en las alas, característica que no es compartida por las hembras. “Tolera distintas condiciones climáticas y el viento favorece su dispersión, ya que son moscas de tamaño pequeño”, agregó.

Después de la copula, las hembras buscan frutos sanos y maduros para colocar sus huevos, los cuales insertan dentro ellos. “Cada hembra puede poner hasta 21 huevos por día, y lo hace cortando la piel del arándano”, explicó Bouvet.

Las aberturas ocasionadas facilitan las infecciones de hongos y bacterias, lo que contribuye al deterioro de la fruta. A esto se suma que, al nacer, las larvas se alimentan de la pulpa y benefician la aparición de levaduras que causan la fermentación.

El rango de hospederos de la plaga es amplio, sin embargo, las frutas finas (como arándano, cereza, frambuesa, frutilla y zarzamora) son las más elegidas por la plaga porque presentan piel delicada. El productor puede ver síntomas tales como heridas superficiales, ablandamiento, arrugamiento y caída prematura.

Para Valeria Viana, especialista en sanidad vegetal del INTA-Conicet, el monitoreo durante todo el año, tanto en cultivos comerciales como en hospederos alternativos, es el paso más importante para poder determinar la presencia de la plaga.

“En Argentina, aún no se encuentra establecido el tipo de trampa ni el atrayente específico para el monitoreo de esta plaga, actualmente se realiza mediante el uso de trampas tanto transparentes como de color rojo con atrayentes alimenticios”, mencionó Viana.

Medidas de control

Las pautas de control recomendadas por los especialistas incluyen prácticas culturales tales como eliminar las fuentes de alimentos (ya sea de hospederos alternativos cerca del cultivo, como la fruta del cultivo que no se comercializa), gestionar correctamente el traslado de los frutos, la limpieza de herramientas y maquinaria, evitar las plantaciones abandonadas, manejar los huéspedes ornamentales y silvestres, realizar monitoreos periódicos y estar en comunicación con las producciones vecinas.

Insisten en complementar con trampeo masivo ya que es una medida con bajo impacto ambiental y gran efectividad. “Consiste en colocar una alta densidad de trampas con un atrayente lo más específico posible y de esta forma capturar la mayor cantidad de hembras posibles antes de que produzcan daño en la fruta”, expuso Bouvet.

Con respecto al control químico, aún no se autorizaron en el país principios activos para el control de Drosophila suzukii. El control físico, como son el uso de barreras o mallas si bien son efectivos, estarán sujeto a la rentabilidad del productor. Por último, los especialistas mencionaron que se están evaluando la Técnica del Insecto Estéril (TIE) y el control biológico con hongos entomopatógenos.

Vía: https://bcrnews.com.ar/

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...