InicioAlimentosEl consumo de carne vacuna se ubica en mínimos históricos y los...

El consumo de carne vacuna se ubica en mínimos históricos y los precios en góndola no dejan de trepar

Aun con los precios de hacienda más bajos, el precio de la carne vacuna sigue aumentado en góndola. Esto se traduce en menor consumo entre los argentinos.

Hoy, sentarse a la mesa con familia y amigos a compartir un asado tradicional, es realmente un lujo. Los principales cortes de carnes no dejan de aumentar su precio, ya sea en carnicerías de barrio o en el supermercado, y parece no haber un techo para el pronunciado ascenso en los costos, esto impacta directamente, no solo en el consumo diario, si no también en el mismo comercio cárnico.

Si nos situamos en un pasado, el consumo de carne bovina, cuya media histórica entre 1914 y 2021 es de 73,4 kg/hab/año, ya venía en retroceso en la dieta de los argentinos. El promedio cayó a 54,5 kilogramos por habitante por año en los últimos cinco años, y sigue bajando.

Para los expertos, este fenómeno es consecuencia de la «disminución directa del consumo, al tiempo que también se amplió la absorción de otras proteínas animales», como el pollo y el cerdo. Es que la elección total de carnes se incrementó, en detrimento de la bovina.

Hoy en día la carne vacuna representa apenas el 44% de los 109,4 kilogramos por habitante por año de proteínas animales que se consumen, cuando a principios de este milenio representaba entre el 60% y el 70%.

Puedes leer: La inflación golpea a la carne vacuna y los precios siguen en alza

Carne más cara, sigue bajando el consumo

Según el relevamiento de mayo, los precios de los distintos cortes de carne vacuna mostraron durante el mes subas promedio del 6,1% respecto de abril, que resultan en un 68% en términos interanuales. Mientras tanto, el relevamiento de la consultora LCG da cuenta que solo en las dos primeras semanas de junio el producto aumentó otro 2,3%.

En tanto, en lo que respecta a la hacienda en pie, los precios mostraron una leve retracción durante junio pero definitivamente esta situación no se está trasladando a las góndolas y carnicerías. De esto dan cuenta las estadísticas del Mercado Ganadero de Rosario (Rosgan), que indican que en mayo el precio de la hacienda en pie con destino a faena perdió en promedio un 2,5% mensual mientras que, en lo que va de junio la caída suma otro 2%, en términos corrientes.

“El precio de la carne históricamente ha tenido sus pulsos de ajustes en momentos donde el consumo suele ejercer mayor presión de compra. Estacionalmente durante los meses de marzo/abril se suelen dar los mayores ajustes en el precio de la carne mientras que llegando a noviembre suele registrarse una segunda corrección, previo al fin de año. Pero algo ha cambiado en esta dinámica durante el último año y es precisamente el disparador de estos ajustes. Ante un consumidor local muy debilitado en su poder de compra producto de la escalada inflacionaria, la demanda no ha sido últimamente la principal responsable de traccionar estos aumentos estacionales de precios. Por el contrario, la oferta fue quien, en este contexto, ejerció la mayor presión al alza de precios, por un lado, por escasez de hacienda, pero también por valorización de estos bienes como activos de protección, ante la desvalorización del peso. Ambos factores han estado presionando al alza los precios de la hacienda con su posterior traslado, total o parcial, a los mostradores”, explica María Julia Aiassa, analista de Rosgan.

Puedes leer: Las importaciones de carnes a merced del «Covid 0»

Seguir el precio de la hacienda es clave para entender los incrementos que puede mostrar la carne vacuna en los próximos meses. Al respecto la analista detalla: “No obstante, algunas variables comienzan mostrar signos de mayor relajación. En términos de volumen, se está faenando levemente más que el año pasado. De enero a mayo la cantidad de animales enviados a faena alcanzó los 5,35 millones de cabezas, cerca de un 2% más que en 2021 pero en producción de carne el incremento es un 3,4% superior. Según los datos de la Cámara de Feedlots, hace dos meses que los corrales mantienen un nivel de ocupación promedio superior al 65%, unos 3 puntos más que lo registrado el año pasado y continúan en proceso de llenado. Si bien el nivel de egreso de animales de los feedlots aún no muestra cambios significativos -en efecto el índice de egreso feedlot (IEF), que mide la relación entre salidas y capacidad de encierre, fue de 12,7 muy similar al registrado en los últimos cuatro meses e incluso respecto del año pasado-, el nivel de encierre que hoy se está viendo, comenzará a verse reflejado en mayor oferta de hacienda liviana a partir del segundo semestre del año, mediados de julio en adelante. Es entonces cuando, nuevamente, la capacidad de respuesta del consumidor será el factor determinante para sostener los precios del gordo, en un contexto donde la restricción de oferta ya no ejercerá la misma presión alcista, de un año atrás”.

Para leer
Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí