21-05-24 |

La novela de la carne tiene al Gobierno como al villano

Tras el apriete del gobierno a frigoríficos exportadores, lo que le da un condimento más picante y sería el punto en discordia por el cual se resintió la relación. Esta semana, impulsó a los industriales a amagar con dejar de aportar 6.000 mensuales de carne barata al mercado interno.

Vale recordar, que en febrero el Gobierno Nacional renovó el acuerdo con los frigoríficos exportadores y las grandes cadenas de supermercados la comercialización de 6.000 toneladas mensuales de siete cortes de carne vacuna en todo el país, a precios por debajo de los del mercado.

Ayer fuentes cercanas al Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC) confirmaron a este medio que la entidad había no continuar formando parte del programa oficial “Cortes Cuidados”, que tenía vigencia durante el presente año y se iba a revisar el próximo mes. El mismo comercializaba a precios accesibles, el kilo de tira de asado a $699, vacío a $749, matambre a $779, falda a $449, tapa de asado a $639, nalga a $799, y paleta a 649pesos.

Entre los motivos que generaron dicho alejamiento se encuentran las restricciones que todavía existen para exportar carne vacuna, y la competencia que se generó en los últimos tiempos con el sector informal que opera en la comercialización de carne al mundo.

También te puede interesar: Los precios cuidados de la carne seguirán al frente, tras la intimación del Gobierno a exportadores

Tratando de tapar al sol con un dedo

Para el consultor de ganados y carnes Víctor Tonelli, las idas y vueltas entre el gobierno nacional y el Consorcio Exportador de Carnes ABC por el programa «cortes cuidados» tiene como trasfondo las irregularidades que se generan a raíz de la brecha cambiaria y que ambos actores denuncian, pero también aprovechan. 

Ese sería el punto en discordia por el cual se resintió la relación y que, esta semana, impulsó a los industriales a amagar con dejar de aportar 6.000 mensuales de carne barata al mercado interno. Entre los argumentos indicaron «informalidad en las exportaciones» y «subfacturación» de terceros que ingresan al negocio circunstancialmente y les representa una competencia desleal. En algún momento de las negociaciones de los acuerdos de abastecimiento interno, las plantas exportadoras habían solicitado al gobierno un freno a esta situación.

«Esto es una enorme trampa, se quejan (los funcionarios) de que hay subfacturación de exportaciones, pero cuando el importador manda un dólar de $200 acá te dan $95, neto de retenciones», sostuvo Tonelli, quien también consideró que entre los privados «obviamente algunos aprovechan para sacar alguna diferencia».

Tanto por la brecha cambiaria como por la inflación y los controles de precios, que repercuten en una menor oferta de hacienda que los frigoríficos deben pagar más cara para estar abastecidos, el consultor sostuvo que son los exportadores quienes debieran intimar al gobierno -y no al revés- por «incumplimientos de funcionario público» que alteran el negocio.

Nota que podes leer: Carne: desde la hacienda al mostrador ¿Cómo impactan los precios?

A raíz de la amenaza del Secretario de Comercio Interior Roberto Feletti de aplicar la Ley de Abastecimiento, Tonelli indicó: «ellos mismos han generado un esquema inflacionario y de falta de control; yo si fuera ABC contestaría que se hagan cargo de sus responsabilidades y los incumplimientos de funcionarios públicos».

Los cruces entre el consorcio y los funcionarios, para Tonelli son «una comedia de enredos» que se inició a fines de 2020, cuando los industriales cedieron ante la primera amenaza de limitar la exportación si no abastecían el mercado doméstico con carne económica para las fiestas. «Ese es el primer error», dijo, porque con todos los impuestos y cargas que tiene el sector no se puede «caer en este tipo de extorsiones».

Si la carne sube, analizó, es porque «el ganado, los costos y la inflación suben; por lo que no se puede pedir al privado, que ya corre con sus responsabilidades sociales y empresariales, que regale su mercadería». Y advirtió: «te la puede regalar un día, un mes, tres meses; pero un día quiebra y se acabó la producción».

A criterio del analista, «este es el concepto equivocado que tiene el gobierno, que cree que apretando un botón o dándole con el garrote a alguien va a resolver problemas que genera su propia administración». 

Deja un comentario

Compartir:

Popular