Ají, pimiento o chile ¿Cuál es la diferencia?

Se han preguntado ¿por qué existen diversas formas de llamar al picante en los distintos países latinoamericanos? ¿Cada denominación se refiere a un fruto distinto? ¿Cuál es el origen de cada una de estas palabras?

Pues bien; ají, pimiento y chile, son palabras que se usan para denominar el mismo concepto, capsicum. Frutos picantes y sus derivados. Normalmente el uso de cada una de estas palabras está restringido a ciertas zonas geográficas, en donde las han adaptado a su vocabulario.

El ají, pimiento o chile (se pueden llamar de forma diferente) es el fruto de una planta procedente de América del Sur, aunque actualmente se cultiva en todo el mundo.

Por ejemplo, en España la variedad dulce la conocemos como pimiento y la picante, guindilla. En otros países lo conocen por ají (sobre todo en Sudamérica) o chile (en México), pero todas las variedades proceden de la misma familia (capsicum). La adaptación a las diferentes áreas es lo que ha hecho que existan distintas variedades dentro de ésta misma especie.

Su color puede variar entre rojo, verde, amarillo o marrón, y su aroma es dulce, aunque depende de la variedad.

Podes leer: El cultivo del ají picante en casa

Cada chile tiene un sabor carácterístico y su picor dependerá de la cantidad de capsaicina que tenga. Éste puede variar entre un leve hormigueo a un picor abrasador.

La capsaicina es la responsable de dicho picor y en cantidades muy altas es capaz de irritar la piel, pero también hace que el cerebro segregue endorfinas y provoque una magnífica sensación de bienestar.

La categoría del picante se mide con el método Scoville y puede oscilar entre los “anaheims”, de 1.000 unidades de picante, y los “scotch bonnets” y #habaneros, con 300.000 unidades.

Por regla general, cuanto más pequeño es el chile más picante es, pero no siempre se cumple esa norma.

Los chiles secos tienen más cuerpo y están más concentrados. Tienen un sabor afrutado, parecido a las pasas, y dependiendo del tipo, y del proceso de secado, pueden tener toques ahumados.

Te puede interesar: Trucos para que broten las semillas del pimiento

Los chiles, una vez secos y desmenuzados, se usan para sazonar los alimentos. Los puedes encontrar enteros o en forma de copos (que los tenemos en la tienda tanto dulce como picante) y son muy prácticos porque los puedes espolvorear directamente sobre la comida, como por ejemplo en las pizzas.

Otra forma de utilizarlos es usando sólo la pulpa. Para ello primero hay que reblandecerlos en agua tibia, después quitarle lo que sobra (la piel externa y las semillas), para por último quedarnos sólo con la pulpa.

El origen de cada nombre

La primera, ají. Normalmente utilizada para referirse al capsicum en los países de habla hispana sudamericanos. En su libro » Capsicum y cultura», la investigadora Janet Long Towell, indica que «ají» o «axi» era el termino utilizado por los arahuacos (grupo cultural del caribe), término que los españoles adoptaron y esparcieron durante su exploración a Sudamérica.

Pimiento o Pimienta, es un término normalmente confuso, ya que se puede referir también a la pimienta negra o la pimienta bola. Sin embargo fue acuñado en el siglo XVI, por los exploradores europeos, que al probar el capsicum, compararon su picor con el único elemento «picante» que ellos conocían, la pimienta. La palabra extendió su uso y actualmente países como Brasil la utilizan para nombrar al capsicum.

Por último, la palabra chile, proviene del vocablo nahuatl «chilli», vocablo utilizado para nombrar al capsicum en tiempos prehispánicos. Actualmente, la palabra «chile» es utilizada mayormente en México y Centroamérica.

Aún existiendo diferencias en su denominación regional, cada una de estas palabras representa lo mismo y debes de atreverte a probar cada variedad en el lugar donde te encuentres