13-06-24 |

Todo lo que hay que aprender sobre los bulbos en la huerta

Si vas a emplear bulbos para generar cultivos, en esta entrada te vamos a contar los detalles más destacados sobre estos, con características y ventajas.

Primero que nada, lo que tienes que saber que un bulbo es nada más y nada menos que un órgano individual de una planta, este se encuentra bajo tierra y cumple la función de almacenar nutrientes y humedad desde las capas inferiores de un terreno. Los bulbos poseen varias capas encimadas, y están formadas por tallos o por hojas, que a la vez están recubiertas por una membrana seca, que cumple la función de proteger las capas internas.

Los bulbos no son ni tallos ni raíces, sino que son la base de la hoja, que se sitúan como órganos subterráneos. Normalmente los bulbos suelen ser de origen de regiones con clima variable durante gran parte del año. La función de los bulbos, es almacenar nutrientes en su zona inferior, y así pasar las temporadas frías, mientras que el resto de la planta se puede secar, esta zona inferior (bulbo) prevalecerá intacta, de esta manera brotará nuevamente durante la siguiente estación, cuando las condiciones ambientales sean las adecuadas para que la planta pueda crecer nuevamente.

A diferencia de los tubérculos, en la parte inferior de un bulbo podemos encontrar el disco basal, que es la zona  desde donde crecen las raíces.

Si te estás preguntando cuales son las hortalizas que crecen desde un bulbo y que puedes tener en tu huerta son: cebolla, el hinojo, el ajo, los puerros y el cebollín.  Y por qué no ciertas flores como los Narcisos o Tulipanes

Podes leer: 9 recomendaciones para producir en la huerta en temporada de frío

CÓMO SEMBRAR BULBOS:

Para realizar un correcto sembrado del bulbo, primero que nada debes contar con una tierra buena, trabajada y mezclada con algún fertilizante natural, ya sea compost o el humus. Una vez que cuentes con el contenido adecuado, debes enterrar el bulbo con las raíces hacia abajo, a una profundidad que no sea mayor a dos a tres veces su tamaño. Una vez en tierra, hay que presionar muy bien la tierra alrededor, cubriendo sus lados, de modo que no quede en contacto con el aire.

Después de asegurarte que al bulbo lo depositas en tierra buena, también tendrás que lograr un buen drenaje, para evitar la saturación por agua, y en este caso, los bulbos son muy vulnerables a los excesos de humedad, ya que se puede provocar la descomposición de las capas externas y el resto se pudriría. A esto lo tendrás que tener en cuenta si al bulbo lo depositas en maceta, macetón o algún contenedor movible.

Si has sembrado bulbos en maceta, no es necesario que este esté expuesto a la luz por muchas horas, a media sombra crecerá bien. Una vez que la planta comience a desarrollar, ahí si tendrás que tenerlo con mayor exposición a la luz solar, aunque evitando las horas picos, cuando los rayos del sol impactan de manera intensa.

Si quieres conseguir más bulbos para plantar, tendrás que esperar que llegue el proceso de marchitado de todas las hojas de la planta en sí, de esta manera te vas asegurar que todos los nutrientes se hayan depositado en el bulbo, así una vez que lleves a tierra este nuevo, tendrá energía suficiente para generar una nueva planta.

Nota que te puede interesar: Lo positivo y lo negativo de las camas de cultivos en la huerta

Con información: http://agroruralnoticias.com.ar/

Deja un comentario

Compartir:

Popular