InicioEconomíaLa locura de la inflación en la Argentina de 2022 

La locura de la inflación en la Argentina de 2022 

Desmedida, con altibajos y tan inestable, «una montaña rusa», así es clasificada por los economistas, los que miran los números y siguen día a día la inflación. Tras los primeros seis meses del año, las estadísticas mensuales asustan.

La inflación argentina, de las más altas de América Latina, registró en abril de 2022 una subida interanual del 58 % y mensual del 6 %, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que el último 14 de junio difundía el índice de precios al consumidor de mayo de 2022.

Por otro lado, los expertos esperan que el PIB en Argentina crezca en 2022 un 3,3 %, 0,2 puntos porcentuales por debajo de la medición anterior, y proyectan que el PIB aumente un 2 % en 2023, mismo porcentaje que el mes anterior.

Para entender los números que arrojaron los últimos 3 meses, hay que ahondar que la inflación es un problema importante que tiene la Argentina, y no es de ahora, pero nunca se puede subordinar la producción y el empleo a bajar la inflación, la solución debe ser tal que haya sinergia entre una menor inflación y un aumento de la producción, la productividad, el empleo, el salario y las exportaciones. Entonces, el problema es de la política porque según la forma como se encare la cuestión va a haber distintos niveles productivos y de calidad de vida, así, si hay varios modos de abordar el tema, entonces hay distintas representaciones sociales y políticas que se pueden ejercer. Y eso hacen nuestros partidos políticos, las diferencias no son tan livianas como a veces quieren decirnos.

Puedes leer: La inflación golpea a la carne vacuna y los precios siguen en alza

 La mayoría de las explicaciones sobre el desmedido disparate que parece reflejar la inflación 2022 adolecen de rigurosidad. Es bastante notable eso. Por supuesto, donde hay cambio de precios hay variación de ganancias e ingresos. Entonces es un tema que afecta la rentabilidad de las empresas o los productores, en pesos y dólares, y también tiene consecuencias en la calidad de vida de los trabajadores. Es una cuestión que la política local pone en la agenda hace décadas.

Respecto de la frase de Olivera que inicia este texto, la Argentina es afectada por los movimientos de ambas variables, pero con un énfasis claramente puesto del lado estructural. Cuando el problema hace hincapié en los salarios y la disputa por su nivel, la inflación es manejable, porque depende de acciones locales, cuando el problema tiene que ver con el nivel de flujo de dólares, la inflación estructural puede golpear con mucha fuerza.

Motivos de esta inflación

Si la inflación fuera determinada por la emisión monetaria alcanzaría con dejar de emitir. No alcanza. Dejar de emitir sólo sirve para anclar el movimiento de precios producto de otros efectos, como puede ser la menor actividad (menos transacciones, porque hay menos dinero, en los términos de la misma teoría cuantitativa), y un aumento del desempleo, por ejemplo, y, por tanto, afectar así la economía real, que es el verdadero espacio donde se dan los cambios de precios relativos (tipo de cambio, salarios, tarifas, formación de precios de bienes salario) que afectan al conjunto de precios, a su inercia, y a los posibles cambios en la formación de los precios.

Seguir leyendo: Mayo registró una inflación del 5,1% aunque con algún alivio para la cartera del argentino

Entonces dejar de emitir no garantiza que se desinfle el aumento de precios, porque no asegura que esa puja se detenga (sólo ayuda a inclinarla hacia la concentración del capital). Insistamos con un punto: no se trata de la existencia de la disputa distributiva, que existe en todos lados, pero no en todos lados hay inflación. La disputa distributiva es inflacionaria cuando esa disputa genera cambios en la distribución del ingreso. Es un problema eminentemente fáctico.

No nos quedemos sólo en el debate de fondo. Porque queremos dar cuenta de qué pasa actualmente con los precios en nuestro país. La inflación es un proceso generalizado de cambio de precios. Para encontrar las causas de la inflación en la Argentina es preciso ver qué está cambiando que afecte a todos los precios. Posiblemente se trate de cambios en precios relativos, ejemplo de ello son el dólar o los salarios, siendo las tarifas una consecuencia de la combinación del precio del dólar y de la disputa distributiva. Sin embargo, el debate arranca cuando queremos identificar qué cambia primero. No suele ser el nivel de dinero circulante lo que cambia primero. Pero como en una Gestalt mal pergeñada, muchos insisten en creer que el dinero emitido se regala y eso afecta los precios.

Para leer
Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí