13-04-24 |

Siembra de verano en Argentina

En esta nota contamos sobre los cultivos de verano, las variedades de verduras y hortalizas propias para los meses más calurosos del año.

En esta época del año el calor se potencia y las altas temperaturas nos invitan a tener cuidados especiales sobre los cultivos, ya que el ambiente incide de forma directa en el resultado de lo que vayamos a cosechar o lo que ya cosechamos.

A medida que avanza el mes de diciembre el termómetro se va para arriba, tanto en la noche como en el día se presentan elevadas temperaturas que se combinan con alto porcentaje de humedad, y a veces las lluvias continuas.

Aunque estos factores del clima son ideales para sumar nuevas variedades a la huerta, hay que tener en cuenta que en los días de temperaturas elevadas debemos tener cuidado en el manejo de los cultivos, ya sea en el riego, el trabajo de la tierra y la incorporación de nutrientes esenciales, como así también la protección que le daremos a las plantas del calor, los fuertes rayos del sol y las tormentas clásicas de la temporada.

A continuación vamos a repasar mes a mes los cultivos de la temporada, para que puedas planificar la siembra de manera correcta y tengas éxito en la cosecha.

Puedes leer: Hortalizas que se pueden cultivar en macetas

¿Qué sembrar en el mes de Enero?

En el mes de enero puedes sembrar: Acelga, Apio, Lechuga, Perejil, Rabanito, Remolacha, Rúcula, Zanahoria, Zapallito, Poroto Chaucha, Choclo y Papa

¿Qué sembrar en el mes de Febrero?

En febrero puedes sembrar: Acelga, Apio, Lechuga, Perejil, Rabanito, Remolacha, Repollo, Achicoria, Rúcula, Zanahorias, Escarola, Espinaca, Cebolla y Puerro.

Te puede interesar: Cómo cultivar zanahorias en macetas: ¿Qué cuidados necesita?

¿Qué sembrar en el mes de Marzo?

En marzo puedes sembrar: Acelga, Apio, Lechuga, Perejil, Rabanito, Remolacha, Repollo, Achicoria, Rúcula, Zanahorias, Escarola, Espinaca, Cebolla, Puerro, Ajo y Coliflor.

En los meses de verano las temperaturas son muy exigentes, por lo que se debe prestar suficiente atención al riego, cuando las lluvias brillan por su ausencia durante algunos días, el estrés hídrico puede afectar los cultivos. Te aconsejamos realizar los riegos durante la mañana temprano o por el atardecer, una vez que el sol haya bajado. Mantener la tierra húmedo la mayor parte del tiempo es esencial, no se recomienda tampoco el exceso de agua en tierra.

Otro punto que no se te debe escapar es el control a las plagas de la temporada, ya que el calor y la humedad son factores claves para la aparición de ciertos huéspedes que van desde los insectos hasta los caracoles y las babosas.

Y como última recomendación, trata de tener a mano protección en caso de tormentas, la mayoría de los fenómenos que se producen durante el verano dejan fuertes lluvias y la caída del granizo, y este hidrometeoro es una gran amenaza para todo cultivo expuesto.

Con información de: INTA

Deja un comentario

Compartir:

Popular