18-06-24 |

Plantá ajo, porque es la estrella del otoño en la huerta

En esta nota detallada te vamos a enseñar cómo sembrar, cuidar y cosechar uno de los cultivos estrella del otoño: el ajo. 

Uno de los mejores vegetales que podemos encontrar dentro de la amplia lista, es el ajo. Muy sencillos de plantar, cuidar, mantener y ver crecer. Parte de la familia allium y es un vegetal bulboso, con gran utilidad en la cocina y empleado para la salud. Durante la temporada de otoño se realiza la siembra, una de las estaciones más recomendables.

Entre los meses más recomendables para realizar la siembra va desde marzo o en abril, de esta manera podremos realizar la cosecha mediados o finales de primavera, por lo que, es importante arrancar con tiempo, planificando el lugar, ya sea el espacio y la tierra que vayamos a utilizar.

Hablemos sobre la siembra

A ajo podemos plantarlo en el suelo directo o en alguna maceta o recipiente de al menos 10 cm de profundidad, ya que se trata de un cultivo bastante versátil, y se puede adaptar a distintas condiciones de suelo, pero como siempre recomendamos, lo más importante es presentar una calidad de tierra con buen abono, aunque no en exceso y suelto. Uno de los tips que te damos en cuanto a los nutrientes más importantes, son el potasio y el fósforo.

Si bien por cada diente sembrado obtendremos una cabeza, vamos a realizar la siembra de dientes individuales, preferentemente de ajos de siembra, también podemos utilizar los que compremos en la verdulería, funcionan muy bien. En este caso te recomendamos tenerlos por unos días guardados en un lugar seco y oscuro, para que puedan desarrollar los primeros brotes, lo que será los indicadores de qué forma sembrarlos, o sea, como depositarlos en tierra (brote hacia arriba).

En cuanto a la profundidad en la que realicemos la siembra, para plantar los dientes basta con enterrarlos unos 2-3 cm y taparlos con tierra sin apisonar, dejando el sustrato suelto, liviano. A su vez, los sembramos a una distancia de 10 a 15 cm entre ellos.

Una vez enterrados se les da un primer riego suave y a partir de ese momento, suelen tardar unas 2 semanas sólo en germinar.

Te puede interesar: Rediseñar y fortalecer la huerta para la temporada de otoño

Cuidados que tenemos que tener con la siembra

El riego

Como todo cultivo, el agua es un factor esencial, pero dependiendo del tipo de cultivos tendrás que tener cuidado con la cantidad que viertas y cada cuanto realices el riego. El ajo tiende a pudrirse fácilmente, por lo que, el riego debe ser de moderado a escaso en caso de lluvias. Pero si te encuentras de una zona seca, con un riego moderado cada una semana será más que suficiente. Es muy importante que el suelo donde está plantado el ajo no se encharque y no añadir abono en exceso.

También tenemos que ir removiendo las malezas o yuyos invasivos que vayan creciendo cerca de los ajos, ya que estos podrían entorpecer el crecimiento. También es recomendables que tengas protección para los días fríos de la temporada, con riesgo de heladas, ya que el frío severo puede dañar los brotes y primeras hojas.

Corte de la flor

A principios o mediados de primavera van a salir tallos con una flor. Si dejamos que la flor crezca, el ajo va a movilizar todos los nutrientes hacia la misma y “descuidará” el tamaño del bulbo por lo que, vamos a cortarla. Entonces, con una mano sujetamos firmemente el tallo del ajo, para evitar que se desprenda del suelo y con la otra tiramos del tallo floral y éste último se va a cortar. Para ser más precisos, cuando el tubo floral alcance los 15 cm es hora de arrancarlos.

Seguir leyendo: Cómo sembrar ajos en maceta, técnicas infalibles

La cosecha del ajo

Será a las dos o tres semanas de haber anudado el ajo, cuando se empiece a secar el tallo. Para sacar la cabeza de ajo sin dañarla basta con hacer “palanca” en el suelo a una distancia prudencial del cultivo.

Le quitamos las raíces u hojas podridas y lo dejamos secando al sol durante dos días para evitar que se pudran más adelante. Cabe aclarar que si llueve, no debemos dejarlos bajo la lluvia, en su lugar los trasladamos a un lugar seco y los dejamos reposar sobre cualquier tipo de papel absorbente.

Con información de: https://www.mundohuerto.com/

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Compartir:

Popular