sábado, julio 31, 2021
ANUNCIO

Rediseñar y fortalecer la huerta en otoño

Con el otoño ya avanzado, y el frío que de a poco se instala, el INTA brinda datos interesantes para poder ´poner manos a la obra en la huerta.

Sembrar las especies adecuadas. Conocer cuáles son las especies que prosperan en esta estación y durante el invierno es fundamental para lograr un buen cultivo. En este sentido, se recomienda continuar con la siembra de acelga, lechuga, achicoria, rabanito y zanahoria, hortalizas que, además de ser muy consumidas, permiten mantener una producción regular todo el año, ya que también se adaptan a la temporada primavera-verano.

Sin embargo, existen otros cultivos que, gustosos de las bajas temperaturas, son propios del período otoño-invierno como la cebolla, puerro, coliflor, brócoli y repollo. Sucede lo mismo con la espinaca, escarola, remolacha, ajo, habas y arvejas.

Una de las estaciones del año para aprovechar a rediseñar y fortalecer la huerta es el otoño. Así lo aseguran los especialistas del INTA quienes brindan una serie de recomendaciones técnicas para para potenciar las huertas e incrementar la autoproducción de alimentos.

De acuerdo con María Eugenia Oyenard –técnica de ProHuerta del INTA Chacabuco, Buenos Aires Norte–, una de las primeras actividades que se debe realizar en otoño es la de limpiar, liberar espacio en la huerta mediante la eliminación de aquellas plantas que no darán más frutos.

Lo más importante a saber

Al limpiar el terreno se pueden colocar los desechos orgánicos en la abonera. Esto nos servirá para preparar el compost para la próxima temporada. Para la técnica de ProHuerta, utilizar el compost permite mejorar la fertilidad y la estructura del suelo. Asimismo, se puede preparar la cama de siembra y agregar abono a la tierra antes de sembrar para fortalecer el suelo. También, el otoño, es una oportunidad para rotar los cultivos dentro de la huerta para cortar el ciclo de plagas y recuperar los nutrientes perdidos en el suelo.

Otra opción es la de utilizar coberturas, también denominado “mulching”. Es decir, cubrir los canteros o almácigos con pasto y hojas secas, corteza de árboles picada o viruta de madera para favorecer la retención de la humedad al comienzo de la temporada, así se logrará una emergencia uniforme de los cultivos.

Otro de los beneficios de la cobertura durante el otoño son: protección del suelo, disminución de la temperatura de las raíces, evita el crecimiento de malezas, favorece la actividad microbiológica, protección de lombrices, entre otros. Es importante no utilizar restos de hojas de pino porque puede generar acidez en el suelo. Otro dato, es levantar la cobertura en épocas de precipitaciones abundantes para evitar el exceso de humedad.

En esta línea, destacó la importancia de considerar la asociación de plantas en el rediseño de la huerta para aprovechar espacios y favorecer el desarrollo de cada cultivo. Y además, es fundamental incluir aromáticas y flores para evitar el ataque de insectos.

A su vez, Oyenard recordó la importancia de cosechar las semillas de los cultivos de la huerta de verano y guardarlas adecuadamente. Es decir, en envases herméticos o sobres de papel, pero en un lugar fresco, oscuro y seco para lograr una conservación adecuada para la próxima temporada.

Para todos los casos, la especialista del INTA recomendó observar el calendario de siembra en el que se aconsejan las especies adecuadas del período otoño-invierno. “En esta época del año, podemos sembrar achicoria, ajo, brócoli, cebolla, escarola, espinaca, puerro y repollo”, recordó Oyenard.

De todos modos, reconoció que existen algunos cultivos anuales que, dependiendo de su variedad de especie, pueden sembrarse en esta época del año, como ser la acelga, apio, lechuga, perejil, rabanito, remolacha y zanahoria. “También es importante incorporar especies leguminosas –habas y arvejas– que aportan nutrientes y ayudan a reponer la fertilidad del suelo”, agregó.

En cuanto a las podas, el otoño nos permite hacerlas, ya que las plantas pueden cicatrizar los cortes con facilidad. En invierno, si bien la planta “sufre” menos la poda, no cicatriza fácilmente. “Pero es muy importante tener en cuenta que la poda debe realizarse correctamente, respetando los tipos de poda y teniendo conciencia de su necesidad y función al realizarla”.

Vía: https://bcrnews.com.ar/

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...