Cómo conservar los alimentos y cómo ordenarlos en la heladera

 A veces cometemos errores comunes de almacenamiento de alimentos y mantenimiento de la heladera. Muchos de ellos se evitan si incorporamos hábitos sencillos y prácticos. En esta nota te mostramos la mejor manera de conservarlos.

La heladera y el freezer son los grandes aliados en la cocina. Son los lugares de almacenamiento de comida para conservarla por más tiempo sin que pierdan el sabor original. A continuación, algunos consejos para el correcto guardado de los alimentos.

Te puede interesar esta información extra: https://infoagro.com.ar/alimentos-en-la-heladera-y-prevencion-de-enfermedades/

El primer consejo que brindan los expertos para que la comida dure es mantener la heladera limpia y desinfectada, cada dos o no más de tres semanas.

El seguimiento de estas medidas para conservar los alimentos le ayudará a aprovechar mejor los nutrientes de frutas, verduras, carnes y lácteos, lo cual beneficiará, indudablemente, a toda su familia.

Algunos consejos para mantener en buen estado sus alimentos son los siguientes:

Leer también: https://infoagro.com.ar/4-mitos-de-los-alimentos-congelados-que-nos-hacen-perder-comida/

  • Si adquiere alimentos congelados, trate de que éstos nunca alcancen la temperatura ambiental. Es preferible que, al ir al supermercado, sean los últimos que tome y, al llegar a casa, los primeros en colocar dentro del congelador.
  • Todo alimento congelado debe deshielarse al interior del refrigerador (ubíquelo en una de las charolas inferiores, varias horas antes usarse), en el microondas o introduciendo el paquete que lo contiene en agua fría. Tome en cuenta que cuando permanece sobre superficies a temperatura ambiente puede contaminarse con bacterias.
  • Todo alimento no envasado o empacado debe protegerse en recipientes adecuados y limpios para evitar su contaminación.
  • Si almacena frutas y verduras en bolsas de plástico, cámbielas cada 3 o 4 días para evitar que la humedad generada por la respiración de los vegetales se almacene, y sea aprovechada por microorganismos.
  • Lechuga, espinaca, col, acelgas y otras hortalizas de hoja se conservan mejor en bolsas de papel.
  • Leche, mantequilla o pasteles han de conservarse aislados de alimentos que despiden olor, ya que éstos absorben los sabores.
  • Nunca deje los alimentos en contacto directo con el piso, aunque estén envasados o empacados.
  • Cuando introduzca alimentos en el refrigerador, sitúe los productos recién comprados detrás de los que ya estaban dentro; así se asegurará de que la comida no caducará.
  • Los productos enlatados que han sido abiertos pueden conservarse en el refrigerador, sólo que es necesario cambiarlos de envase a otro que cierre herméticamente.
  • Todos los alimentos envasados tienen fecha de caducidad, de modo que no está de más verificar las fechas indicadas en la etiqueta para asegurarse de que están en buen estado. Cuando tenga dudas acerca de un alimento o no sabe cuánto tiempo ha estado en el refrigerador, deséchelo.
  • En cuanto a los alimentos no envasados o empacados, su tiempo de vida es aproximadamente el siguiente: pescado fresco y carne molida, dos días; carne y pescado cocidos, 2 a 3 días; leche abierta, postres caseros y verdura cocida, 3 a 4 días; carne cruda cortada en piezas, 4 a 5 días; leche ultrapasteurizada, 2 a 3 semanas; verdura cruda y conservas abiertas, 3 a 4 semanas, y huevo fresco, 4 a 5 semanas.
  • Por supuesto, deseche todo alimento que presente mal olor, cambio de color, viscosidades, zonas mohosas o cambio de textura. Todo esto indica que su descomposición ha comenzado.
  • Tenga en cuenta que no todos los alimentos necesitan refrigeración, e incluso pueden perder su calidad con las bajas temperaturas: los plátanos se ennegrecen, el pan se estropea rápidamente y las frutas y verduras que necesitan madurar permanecen “verdes”.