Agricultura Huerta

¿Cómo cuidar del Aloe vera en macetas?

Cultivar Aloe vera en casa puede ser una excelente idea. Además el Aloe vera puede vivir perfectamente en macetas.

Podremos usar las hojas de esta maravillosa planta medicinal en multitud de remedios caseros y disfrutar de los tantos beneficios que nos proporciona. 

Es tan fácil de cultivar que merece la pena que la tengas en casa. Necesita pocos cuidados, poca agua y, además, basta con tenerla en el interior. 

¿Cómo Plantar Aloe vera?

  – Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de plantar Aloe vera es la época y el clima. Este tipo de plantas requieren de un lugar que no sea ni muy húmedo ni muy frío. Por ello, lo ideal es plantarla en una maceta de barro. Asimismo, la mejor época del año para hacerlo es el otoño o la primavera.

  – La mejor forma de plantar Aloe vera es a partir de uno de los brotes o hijos de una planta adulta. Las semillas de Aloe vera son más complicadas de conseguir, por esto la mejor opción es hacerlo mediante uno de los hijos. 

  – Coloca en la base de la maceta un drenaje de grava de unos dos dedos de alto para asegurar que la planta crecerá en las condiciones más óptimas.

  – Añade tierra común de jardín y de turba a partes iguales. Añade también abono orgánico, nunca químico. Si tienes una planta adulta y es de aquí de donde quieres sacar los hijos o brotes, lo primero de todo es identificarlos. Los brotes son aquellos que han ido creciendo alrededor de la planta madre, son más pequeños (deben medir entre 15 y 20 cm).

  – Para retirar la planta de la maceta debes seleccionar uno de los hijos, agarrar todas sus hojas y, con la ayuda de un cuchillo de untar (sin dañar la planta) separar las raíces del brote y de la planta madre.

  – Es muy importante no dañar la raíz del brote, puesto que constituye la parte principal para que pueda crecer una nueva planta. Cuando lo tengas, solo debes introducirlo en la maceta y cubrir la planta de tierra hasta el nacimiento de las hojas. Es aconsejable empezar a regarla pasadas dos semanas desde su plantación.

  – Es recomendable que dejes la planta nueva en un lugar donde reciba la luz del sol y, si es posible, sea un tanto húmedo. Durante la primera etapa de la plantación, la humedad favorece su crecimiento, por ello no debe dejarse en un sitio frío.

  – Ten en cuenta que cuando la planta sea adulta (entre los dos y cinco años después de haberla plantado) deberás separar a la madre de los hijos y repetir todo este proceso para reproducirla. 

  – Si dispones de semillas de Aloe vera, debes saber que la preparación de la tierra es la misma que la de la plantación a partir de brotes.

¿Cómo cuidar del Aloe vera?


  – La planta de Aloe vera debe crecer en una maceta que sea bastante ancha y poco profunda. No son recomendables aquellas macetas muy pequeñas o demasiado pesadas, ya que entonces no podrás moverla con facilidad cuando quieras trasladarla del interior hacia el exterior, o a la inversa. 

  – El Aloe vera necesita estar ubicado en un suelo poroso y nutritivo, por lo que es aconsejable introducir en la maceta un poco de tierra con arena o perlita. Es un tipo de planta que no soporta que sus raíces estén en contacto con el agua y, por ello, requieren de un terreno de fácil y rápido drenaje.

  – Es importante que cuando llegue la primavera, abones el suelo en el que crece el Aloe vera con humus de lombriz. Este paso puedes llevarlo a cabo también durante los trasplantes.

  – Si vas a tener la planta de Aloe vera en el interior del hogar, colócala en un lugar donde reciba la mayor luz natural posible. En caso de que la ubiques en el exterior, busca un lugar a plena luz del sol, pero ten en cuenta que cuando llueva o haya riesgos de heladas debes cubrirla para protegerla. 

  – Olvídate de andar con la regadera todos los días, debes regar tu Aloe vera cada 15 o 20 días, utilizando poca agua y vertiéndose directamente sobre la tierra, sin dejar la maceta encharcada. Ten en cuenta que si te excedes en la cantidad de agua, la planta de Aloe vera puede llegar a pudrirse. Por el contrario, si observas que algunas hojas están muy delgadas y con una apariencia arrugada, querrá decir que tienen sed y que necesitan un poco más de agua.

Tener en cuenta: El Aloe vera no soporta bien las temperaturas bajas (menos de 10 ºC constantes) y las heladas pueden provocar daños en la planta, tanto en la parte aérea como en las raíces. La temperatura más idónea para la aloe está entre los 17 y 27 ºC.

Vía: lanzaloe

5 Respuestas

  1. Yo tengo en macetas en casa lo mejor que puedo usar es en ensaladas jugos mates

  2. Yo tengo en macetas en casa lo mejor que puedo usar es en ensaladas jugos mates

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *