22-04-24 |

¿Cómo cuidar el aloe vera en maceta?

Cultivar Aloe vera en casa puede ser una excelente idea. Además el Aloe vera puede vivir perfectamente en macetas.

La planta de aloe vera ganó mucha fama hace algunos años, cuando los científicos comenzaron a encontrar en ella multitud de propiedades curativas e incluso alimenticias. Y hasta se habla casi más de los beneficios de los productos que contienen aloe vera, y que se encuentran en el mercado, más que de la propia planta. Sin embargo, como es un género suculento, exige pocos cuidados y es fácil de cultivar en casa.

Los requerimientos de la planta de aloe vera son una temperatura más bien cálida y poca humedad. No tolera el frío, pues por debajo de los 0 ºC corre el riesgo de marchitarse y morir.

Si se ubica en el jardín, se puede poner a pleno sol (aunque si recibe demasiado sol, las hojas pueden ponerse un poco marrones) o en una media sombra. Si está en macetas, lo cual facilitará su cuidado en regiones con inviernos de temperaturas muy bajas, se recomiendan los recipientes de terracota, barro u otro material poroso, que dejan pasar la humedad.

Podremos usar las hojas de esta maravillosa planta medicinal en multitud de remedios caseros y disfrutar de los tantos beneficios que nos proporciona. Es tan fácil de cultivar que merece la pena que la tengas en casa. Necesita pocos cuidados, poca agua y, además, basta con tenerla en el interior. 

Muchas personas, después de conocer esta planta milenaria, desean tener una en su domicilio por la infinidad de propiedades que posee.

En esta entrada te resolveremos todas las dudas que se te pueden plantear a la hora de decidir si comprar o no una planta de aloe vera para cultivar en casa.

Ahora bien, hay que tener en cuenta y dejar claro que cultivar dicha planta es muy sencillo y no se necesita de un cuidado exhaustivo.

Cuéntanos, ¿te encantaría cultivar algo en casa pero no te atreves a dar el paso definitivo? Si tu respuesta es «sí» estás de suerte, porque hoy vamos a mostrarte qué cuidados necesita el aloe vera, una planta con múltiples beneficios para ti y sus productores. ¿Estás a punto?

Aloe vera: cuidados para su correcto desarrollo

La sábila, que proviene del norte del continente africano, se ha convertido en una planta muy popular. Puede que el secreto de su éxito resida en sus propiedades medicinales, su uso cosmético o, incluso, en sus aplicaciones culinarias.

  • Dónde plantar: El aloe vera se puede cultivar tanto en macetas como en terreno. Pero si eliges la primera opción, es necesario que escojas un recipiente adecuado. La maceta debe tener una profundidad mínima de 50 cm, pues las raíces de la sábila demandan, para su desarrollo, un espacio conveniente.
  • Tierra: Cerciórate de que esta disponga de abundante materia orgánica, además de que esté convenientemente aireada y acolchada. Para garantizar que las raíces se desarrollen de forma correcta así como que absorban el agua y los nutrientes de forma adecuada, es conveniente que la tierra no esté apelmazada. Anualmente, añade humus a la tierra.
  • Drenaje: Precisa de un sistema de drenaje óptimo, ya que un insistente exceso de agua la afecta.
  • Riegos: Es importante que tengas en cuenta este punto. La planta requiere que la tierra se encuentre levemente humedecida, pero nunca encharcada. De ahí que sea aconsejable el uso de un riego por goteo. Esta opción te permitirá que tu aloe vera esté oportunamente hidratada pero sin sufrir una superabundancia de agua que podría pudrir sus raíces.
  • Luz: Ten en cuenta que aunque tolera la luz directa a lo largo de algunas horas, abusar de una exposición a la luz solar puede acarrear quemaduras en las hojas, fundamentalmente si se produce en una temporada calurosa y con muchas horas soleadas.
  • Temperatura: Su temperatura conveniente se sitúa entre los 17 y 27 ºC. Recuerda que no resiste bien las temperaturas constantes menores a 10 ºC, y que las heladas podrían ocasionar deterioro en sus raíces y la zona aérea.
  • Reproducción: Conseguir más plantas de aloe vera a partir de la originaria es sencillo. Fíjate en los hijuelos que van brotando de la tierra. Espera a que crezcan y, cuando alcancen los 20 cm de altura, córtalos cuidadosamente. Hecho esto, solo tienes que plantarlos en una maceta o en el terreno. Si, por el contrario, no deseas propagar tu aloe vera, debes cortarlos cuando vayan surgiendo para evitar que la planta despilfarre recursos en su crecimiento. Los numerosos usos del aloe vera la han convertido en una planta excepcional. ¿Te animas a cultivarla en casa? ¡Llenará de vida cualquier rincón de tu hogar!

Aloe vera, cuidados también para tu piel

Estos productos para tu rostro, manos, cabello o cuerpo aúnan los beneficios propios del aloe vera, propiedades regeneradoras, analgésicas y antiinflamatorias, entre otras, con los de su tipo de cultivo, ya que deriva de la agricultura ecológica. ¿Quieres saber más? ¡Pues toma nota!

El ingrediente estrella, el aloe vera, procede de Vegetal Extracts S.A. Smallholder Group, ubicada en Guastatoya, Guatemala, una organización que cumple los criterios del Comercio Justo y cuida del medio ambiente poniendo en práctica técnicas de cultivo sostenibles. 

Cuidarte a ti y a tu familia y cuidar, al mismo tiempo, de las personas que trabajan en los productos que adquieres, es posible gracias al Comercio Justo. Los cosméticos no solo te mimarán con sus ingredientes naturales sino que defenderán los derechos de las mujeres y garantizarán una vida digna a sus productores y productoras. ¡No olvides el poder del comercio solidario: apuesta siempre por el Comercio Justo!

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Compartir:

Popular