Home Agricultura Cómo reproducir la lavanda en tu jardín durante la primavera

Cómo reproducir la lavanda en tu jardín durante la primavera

La lavanda es una planta aromática que puede crear ambientes muy especiales en el jardín. El aroma de la lavanda en una tarde cálida de primavera es una experiencia sensorial extraordinaria.

Vamos a ver a continuación como podemos reproducir plantas de lavanda por esquejes. Con este método estamos clonando la planta, es decir el esqueje reproducirá exactamente las características de la planta madre. Es una buena forma de realizar una selección de aquellas plantas que nos atraigan por su bella y/o aromática floración u otras peculiaridades.

Si se realiza correctamente, en poco tiempo podemos tener una buena cantidad de plántulas enraizadas que nos posibilitará un cultivo intensivo de lavanda o tener una buena reserva para regalar a nuestros amigos. La lavanda puede reproducirse por esquejes durante todo el año, en verano y otoño se usan esquejes semileñosos, en invierno se reproducen los leñosos y en primavera los esquejes más tiernos.

Si quieres aprender a propagar esta especie, lo ideal es hacerlo por esquejes, más conocidos por gajos. Deberás seleccionar la mejor planta “madre” para asegurarte de obtener hijos sanos y con las características deseadas.

La lavanda suele tener un crecimiento de lento a moderado, es por eso que propagarlas por gajos es la mejor opción, mucho mejor que por semilla.

Con una tijera de podar o cuchillo bien afilados, cortar gajos de unos 12cm de largo, asegurándonos de tener al menos un par de nudos que vayan a quedar bajo tierra. De allí se formarán los callos que generarán nuevas raíces.

Para preparar correctamente el esqueje, deberemos quitar las hojas basales, dejando solo algunas, para que toda la energía se centre en la formación de raíces.

Sumergiremos los esquejes en un enraizante natural, como por ejemplo de lentejas o sauce.

Luego colocaremos los esquejes de lavanda en macetas individuales, preferentemente de barro con un sustrato suelto y con nutrientes y presionaremos bien a su alrededor.

Regaremos y cubriremos con nylon para lograr un “efecto invernadero”. Acomodaremos las macetas con los nuevos esquejes en un lugar cálido, que no reciba sol directo, pero sí luminosidad.

En un par de meses, dependiendo en la época que hayamos realizado el esqueje, tendremos las plantitas de lavanda ya enraizadas para transplantarlos a una maceta de mayor tamaño o a su lugar definitivo.

La lavanda necesitará que no nos excedamos con los riegos, un suelo bien drenado y un lugar bien soleado.

Con información de: https://www.ecoportal.net/

15 Comentarios

  1. Hola tengo una planta ya tamaño arbusto .y la. Tengo q correr de lugar como puedo hacer para q no se seque . gracias

  2. Hola buen día una consulta tengo mi lavanda pero no florea quisiera saber en qué momento del año lo hace , está en mi jardín le da sol por las mañanas y luego ya no gracias por su respuesta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí