15-07-24 |

Licuado de gel de aloe vera

La planta de áloe vera es bastante común en los climas tropicales. De hecho, hoy en día puede encontrarse en cientos de países en todo el mundo. Su belleza, además de las propiedades de sus hojas, son motivos por los que muchos gustan de tenerla en el hogar. ¿Sabes cómo preparar jugo de aloe vera en casa?

En su estado natural, las hojas de aloe vera contienen un gel de textura viscosa y espesa que puede aprovecharse con diversas aplicaciones medicinales. De hecho, tal y como lo destaca una publicación en Indian Journal of Dermatology, es una fuente de vitaminas, enzimas, minerales, azúcares, lignina, saponinas, ácidos salicílicos y aminoácidos.

Miel y aloe vera

El jugo de aloe vera es una bebida que se obtiene a partir de dicho gel. Cuenta con un sabor suave y tolerable que, a menudo, se mezcla con batidos, zumos y otros tipos de bebidas. Incluirlo en la dieta es una forma de obtener un extra de nutrientes; además se asocia con algunos beneficios para la salud.

¿Por qué preparar jugo de áloe vera en casa?

Aunque en la actualidad hay marcas comerciales de jugo de aloe vera, hay quienes prefieren prepararlo en casa para aprovechar al máximo las propiedades nutricionales de la planta. Por desgracia, algunas presentaciones comerciales contienen azúcares o añadidos que no son del todo buenos.

Ahora bien, existen varias razones para consumir este jugo como complemento de la alimentación. En primer lugar, como ya mencionamos, el aloe vera concentra importantes nutrientes. 

  • Tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias
  • Puede ayudar a hidratar el organismo
  • Puede mejorar la salud digestiva
  • Tiene un efecto laxante

Pasos para preparar el jugo de aloe vera

  • Para empezar, corta con un cuchillo bien afilado algunas hojas carnosas o pencas de una planta de aloe vera. Es importante de tratar de cortarlas bien en la base, pero sin lastimar las demás hojas que quedarán en la planta para aprovechar mejor sus propiedades. Se recomienda cortar primero las hileras laterales.
  • Después, lava cuidadosamente las hojas, pela la cáscara o corteza de las pencas y tíralas a la basura.
  • Quita bien la capa amarillenta que está debajo de la corteza, pues esta parte puede resultar irritante. Además, esta parte de la planta  resulta muy amarga para muchas personas.
  • Reserva solo los cristales, es decir la sustancia gelatinosa y transparente que se encuentra en el interior de las hojas.
  • Empieza a licuar el gel de aloe vera en una licuadora o batidora.
  • A continuación, agrega a la preparación un poco de zumo de alguna fruta que prefieras, con el fin de dar más sabor.
  • Continúa licuando hasta obtener una consistencia homogénea.

Para que resulte más fácil la preparación del jugo de aloe vera se pueden seguir algunas pautas.

  • Hay que tratar de preparar el jugo justo después de haber cortado las hojas. La razón de ello es que las hojas de esta planta se oxidan muy rápido cuando entran en contacto con en aire y pierden las propiedades.
  • Una vez preparado el jugo de aloe vera, este debe conservarse en la nevera o en un recipiente hermético. Hay que tener en cuenta que cuanto antes se consuma, mejor se aprovecharán sus propiedades.

Por otra parte, como mencionábamos en el penúltimo paso, puedes endulzarlo con miel o con algún otro producto natural como zumo de alguna fruta que te guste.

Como habrás podido ver, se trata de un proceso muy sencillo. Su preparación tan solo requiere de un poco de dedicación y las ventajas para el organismo son indudables.

Compartir:

Popular