Array

África y sus tierras de cultivo en aumento

Ningún otro continente sumó tantas nuevas tierras de cultivo. Casi el 79 por ciento de esas nuevas tierras de cultivo se extrajeron de paisajes naturales en lugar de pastos o tierras de cultivo abandonadas.

El aceite de palma, el maíz, el arroz y el café son sólo cuatro de los principales productos agrícolas que se cultivan en el continente africano. Cada uno de ellos, por sus características biológicas y físicas, requieren de tratamientos muy específicos para aumentar su producción, y a grandes rasgos se describieron sus principales problemas y retos, haciendo énfasis en los impactos medioambientales, la polémica generada en torno a la introducción de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), las necesidades de alimentos por la población africana y los términos desiguales de intercambio comercial. Ahora quisiera concluir con este tema mediante un enfoque más general y a nivel macroeconómico sobre la enorme tarea que significa fortalecer este sector tan importante para las sociedades y los Estados africanos.

Cuesta mucho trabajo creer que una actividad tan básica y elemental como la agricultura haya sido descuidada por tanto tiempo por los gobiernos africanos, muchos de los cuales carecen de una estrategia integral para impulsar su desarrollo y proveer productos básicos a su población. Evidentemente esto es absurdo, ya que ellos mismos atentan en contra de sus propios intereses, pero el móvil que ha derivado en esta situación es el modelo agroexportador y extractivo consistente en la exportación de unos cuantos minerales y materias primas con poco o nulo valor agregado que de antemano ya están destinados a abastecer a industrias fuera de África, de los cuales si bien obtienen divisas e ingresos, causan importantes externalidades negativas. 

También te puede interesar: Los cultivos agrícolas apoyados en la inteligencia artificial cuántica 

Si bien la tasa de expansión de las tierras de cultivo se desaceleró en América del Sur durante las últimas dos décadas, se aceleró en África. Hubo un aumento de más del doble entre 2016 y 2019 en comparación con 2004 y 2007. Como muestra el mapa anterior, los países de África occidental, central y oriental experimentaron grandes aumentos en la tierra cultivada.

En África, varios procesos diferentes contribuyeron a los cambios”, dijo Peter Potapov, codirector del Laboratorio Global Land and Discovery (GLAD) de la Universidad de Maryland. “Hay un aumento de la población y, por lo tanto, más agricultura de subsistencia en las áreas más pobres, especialmente en el Sahel. Pero en algunos países, también hay grandes inversiones extranjeras, especialmente de China, para establecer operaciones para producir bienes para la exportación”.

Podes leer: Cómo afecta al rendimiento de los cultivos de cereales el uso de fertilizantes 

En algunos países, como Angola, la República Democrática del Congo, Mozambique y Zambia, los aumentos rápidos en las áreas cultivadas y el crecimiento modesto de la población dieron como resultado aumentos en las tierras agrícolas per cápita. En Senegal, Etiopía y Nigeria, el rápido crecimiento de la población superó el establecimiento de nuevas tierras de cultivo, lo que resultó en una disminución significativa por persona. En países donde las personas dependen en gran medida de la agricultura de subsistencia para obtener alimentos, esto puede ser una señal de advertencia de una posible inseguridad alimentaria.

Los análisis de las mediciones satelitales de la productividad primaria neta (PPN) indican que muchas de las nuevas áreas cultivadas en África Occidental tienen una productividad relativamente baja, particularmente en áreas donde los pastizales se han convertido en tierras de cultivo (como la sabana guineana ). La productividad primaria neta es una medida de cuánta energía almacenan las plantas a través de la fotosíntesis.

Las tierras de cultivo también se expandieron a áreas que en su mayoría estaban boscosas, y estas áreas tendían a tener valores de NPP mucho más altos, explicó Felicia Akinyemi, autora principal de un análisis separado del cambio en las tierras de cultivo dirigido por investigadores de la Universidad de Berna. A medida que la urbanización y el desarrollo han empujado a los agricultores a abandonar las tierras más cercanas a los centros de población, a menudo se establecen nuevas tierras de cultivo en África en bosques y pastizales remotos lejos de las principales carreteras y centros de población, según la investigación de Akinyemi.

Aumento mundial

En general, el mundo mostró un aumento del 25 por ciento en la productividad primaria neta en las tierras de cultivo durante las últimas dos décadas, una señal de que las granjas a gran escala que hacen un uso intensivo de maquinaria y fertilizantes han encontrado formas de aumentar la productividad por hectárea. En África, los países con suelos y bosques más fértiles, principalmente en las partes central y oriental del continente, tendían a tener tierras de cultivo con una PPN más alta que las de la región más árida del Sahel.

Hemos visto grandes saltos en la productividad y los rendimientos en el pasado, y eso seguirá siendo clave para alimentar a todos en el futuro”, dijo Potapov. “Pero tenemos que hacer esto de una manera ambientalmente sostenible. Si observa el panorama completo, incluidos los cambios en las tierras de cultivo, los cambios en los bosques, la urbanización y el desarrollo, está bastante claro que no podemos continuar masticando más y más bosques y otras tierras naturales indefinidamente. Eventualmente, simplemente nos quedaremos sin tierra”.