22-04-24 |

Algunas ideas para aprovechar las sobras de comida

En esta nota te presentamos una serie de ideas para aprovechar las sobras de comida, y economiza en casa.

Por qué no darles una segunda oportunidad a esos alimentos escondidos en una esquina de tu nevera y a punto de ser reubicados en el cubo de la basura… Te enseñamos a hacer una cocina reciclada, creativa, barata y muy rica con algunos restos y sobrantes de comidas principales. Nunca imaginarías todo lo que te pueden dar de sí ciertos productos. Toma buena nota de los siguientes consejos para aprovechar las sobras:

Si quieres que tu dinero rinda mucho más y, también, buscas evitar el despilfarro de comestibles, tan fundamental para la vida, entonces sigue estas ideas para aprovechar las sobras de comida, pero antes pensando en hacer compras a conciencia y sin desperdiciar.

Compost casero con sobra de comida: https://infoagro.com.ar/como-preparar-compost-casero-con-las-sobras-de-comida/

Tips para antes y durante la compra

Es fundamental ir al mercado con tu lista de compras, tan simple como eso. Muchos evitan este paso pues lo hallan poco práctico, porque olvidan hacer la lista con tiempo, o porque les parece poco “cool”. Pero cuando la hagas verás que es lo que mejor te ayuda a mantenerte en un presupuesto, evitar las tentaciones, y hasta planificar mejor tu nutrición.

Si puedes, planifica las comidas que prepararás en la semana, y anota los ingredientes necesarios en la lista. Revisa alacenas, el refrigerador y toda zona de guarda, y verifica que en verdad necesites todo lo que tienes apuntado en tu lista.

Al guardar tu compra, hazlo con criterio. Si tienes enlatados, pon los de vencimiento más pronto al frente, para usarlos antes que los nuevos. Guarda los granos y los secos adecuadamente, aislándolos de la humedad y de los insectos. Conserva los alimentos frescos en la nevera, también los de más pronta caducidad al frente. Otra opción es dividirlos en porciones y colocar en el freezer, para ir descongelando y aprovechar mejor la compra.

Un super caldo con sobras de verduras: https://infoagro.com.ar/como-elaborar-un-super-caldo-de-verduras-con-las-sobras/

Tips para aprovechar sobras de comida

Aplicando los consejos de arriba aprovecharás la comida cruda, dándole la mejor guarda, comprando sólo lo necesario, y teniéndola a disposición para un menú ya planificado. Pero a menudo nos sucede que, pese a toda la planificación previa, ese día simplemente no tuvimos suficiente hambre, y quedan sobras de comida que no queremos desperdiciar.

Púes con algo de inventiva y creatividad puedes aprovechar las sobras sin tener que repetir el menú día tras día (y cada vez con menos sabor y peor textura). Sólo necesitas pensar en un modo diferente, por ejemplo, cortándola en trozos pequeños para agregarlas a sopas, cremas, salsas, tartas, croquetas, y muchísimas otras preparaciones. Ten en cuenta estas ideas:

  • Las carnes rojas cocidas pueden cortarse en finas tajadas para agregar a sándwiches, o en cubos muy pequeños para los consomés y caldos, y son geniales aportes de proteínas para las tartas.
  • ¿Tienes pollo, pavo y otras carnes de ave?. Quita piel y huesos, y úsalas mezcladas con queso y frutos secos para hacer un relleno delicioso para panificados y tartas, o déjala bien fría para agregar a una ensalada muy completa.
  • Los vegetales cocidos pueden reducirse a puré para crear suflés, purés especiados, como ingredientes de terrinas y hasta como frituras, modelándolos, pasándolos por huevo, luego por pan rallado y friéndolos.
  • Las frutas suelen ponerse mustias y perder la textura. Aprovéchalas agregando a batidos, jugos, purés para postres y más.

Si algún día te sobra algo de carne, pescado o pollo cocido, aprovéchalo para hacer croquetas, empanadillas, rellenar pimientos, dar más sabor a un caldo o a una sopa, para un estofado o, incluso, para una ensalada.

Antes de tirar piezas de frutas que estén algo tocadas, prepara con ellas un rico postre: compotas, macedonias, batidos naturales, mermeladas, bizcochos o tartas. Otra posibilidad es guardarlas en almíbar para aprovecharlas en otro momento.

Si te sobra alguna salsa (de tomate, por ejemplo), la puedes congelar en pequeñas porciones, de forma que sólo descongeles lo que necesites consumir. De ahí saldrán unos exquisitos espaguetis boloñesa.

Aprovecha hasta la última gota en los bricks, latas y botes de vidrio, para ello abre los pliegues una vez terminado y obtendrás un poco más de producto. También puedes añadirle un poco de agua y remover, apurarás todo lo que se haya quedado adherido a las paredes.

¿Huevos a punto de caducar? Cuécelos y prepáralos rellenos de atún, también puedes picarlos e incluirlos en ensaladas, sopas o cremas. Otra idea es hacerlos revueltos y completarlos con otros restos de verduras, carnes o pescados.

Los yogures se pueden utilizar para hacer vasitos con muesli, frutos secos, miel o con una cucharada de mermelada. También puedes usarlos como salsa y aderezo para ensaladas.

Esa cuña de queso algo dura se puede rallar o, mejor aún, puedes acumular unos cuantos restos para hacerte tu propia fondue casera. Esta idea es perfecta para sacar adelante salchichas disparejas o ese filete solitario de la nevera, las fondues de carne son lo más.

El pan del día anterior tiene mil y una vidas, se puede convertir en unos picatostes para el puré o para una ensalada, o puedes tostarlo para desayunar o para acompañar unas lentejas o en una sopa francesa de cebolla.

Si haces demasiada pasta o arroz aparta lo que no vayas a comer (sin mezclar con la salsa o los condimentos) y guárdalos en una fiambrera en la nevera. Es perfecta para hacer ensaladas o como guarnición de la carne o el pescado.

Los tomates también se pueden congelar. Cuando estén a punto de pasarse, guárdalos en el congelador, aunque antes deberás escaldarlos durante 10-15 minutos en agua hirviendo y después pelarlos. Servirán para todo tipo de salsas calientes en platos tan ricos como arroces, pistos, pastas, pescados como el bonito o la carne en tacos. No perderá ni una de sus propiedades.

Las recortes de fiambre o queso que se quedan sueltas por la nevera son perfectas para rellenar una quiche o hacer una pizza casera deliciosa.

Con las papas cocidas puedes hacer un buen puré al modo más tradicional, ensaladas camperas, ensaladilla rusa, tortillas o te servirán como acompañamiento de estofados.

Deja un comentario

Compartir:

Popular