jueves, diciembre 2, 2021

¿Es necesario que en Argentina exista una ley de etiquetados?

Que en Argentina exista un proyecto de ley de etiquetados es un gran paso para empoderar a los consumidores en su toma de decisiones. ¿Es necesaria una ley para cuidar la salud de los ciudadanos?.

El proyecto de Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos precisa además cómo es el sello ubicado en la parte delantera de los empaques de alimentos y bebidas: Menos de la mitad de los argentinos lee la información nutricional de las etiquetas; esta conducta es menos frecuente en los hombres (35,6%) en comparación con las mujeres (44,1%) y, al mismo tiempo, más frecuente en la ciudad de Corrientes (50,7%), Comodoro Rivadavia (47,8%) y Rosario (46,9%), en comparación con otras ciudades. Por otro lado, otro dato a destacar es que sólo uno de cada cuatro personas tienen un entendimiento pleno de la información expresada en las etiquetas.

objetivo principal es la colocación de una serie de sellos en los envases para alertar cuando se trata de un alimento con alto contenido de sodio, azúcar, grasas saturadas y calorías. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los tres factores de riesgo más asociados a la mortalidad en Argentina son la hipertensión, hiperglucemia y sobrepeso u obesidad, causando más de 140.000 muertes por año y diversas enfermedades vasculares, cardíacas, cerebrales y renales. En materia de sobrepeso y obesidad, nuestro país tiene una de las tasas más altas de la región y está en aumento: actualmente cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes la padecen, así como siete de cada diez personas adultas.

Una ley necesaria

El debate por la ley de etiquetado frontal sigue alentando la conversación de la ciudadanía y los profesionales de la salud. Si bien la mayoría coincide en que una ley de este tipo es necesaria, donde surgen las diferencias es en el cómo. ¿Es esta legislación la más completa y efectiva? ¿Es posible introducir modificaciones que permitan tener mejores resultados a mediano y largo plazo?

Que en Argentina exista un proyecto de ley de etiquetados es un gran paso para empoderar a los consumidores en su toma de decisiones, particularmente teniendo en cuenta la necesidad de que empecemos a hacer compras más saludables, ya que los problemas de exceso de peso y la mala calidad de la dieta están muy presentes en nuestra población. Por eso, es lógico pensar que una ley así puede ayudar a despertar la conciencia de lo necesario que es llevar una alimentación sana. Sin embargo, tal como está planteada, no basta para frenar una tendencia que se viene dando hace años en el país porque la problemática de la obesidad es compleja, multicausal y afecta tanto a niños como adultos en una alta proporción, a través de todos los niveles socioeconómicos y todas las regiones del país. Por eso, pensar que una sola estrategia, aún cuando incluya regulación de la publicidad y acciones educativas, logre disminuir las altas prevalencias, es quizás demasiado ambicioso.

Lo cierto es que mucha gente no sabe lo que come y tampoco está informada respecto de qué alimentos debería incluir una buena alimentación. Actualmente el porcentaje de la población que mira las etiquetas es muy bajo, su comprensión no resulta fácil y, además, la información que se encuentra actualmente en los envases es difícil de encontrar y de interpretar. Es por ello que una de las ventajas respecto de la legislación que está actualmente en debate es que los sellos de advertencia son uno de los sistemas de etiquetado que más fácilmente se interpretan y son los mismos que se han aplicado en otros países de la región, como Chile y Uruguay, pero es relevante señalar que los umbrales y puntos de corte que plantea el proyecto de ley son diferentes a los de dichos países. Esto quiere decir que la experiencia en Argentina sería distinta de la de aquellos países en los que ya existe una legislación de este tipo.

La mejor ley posible

Como ocurre con toda legislación que se encuentra en etapa de debate, esta también tiene aspectos que podrían mejorarse. Las desventajas de esta ley radican en el diferente umbral respecto al de otros países. En el modelo que se plantea en Argentina, los umbrales son muy exigentes y el análisis de componentes en función del contenido de calorías proveniente por cada uno de los nutrientes considerados críticos, desincentiva la producción y afectará a más del 80% de los productos envasados, lo que podría llegar a generar un impacto negativo en la población. También tendrá un impacto en los costos, lo que, en un país con elevada tasa de pobreza e indigencia, complicaría aún más el acceso a los alimentos.

Por otro lado, es necesario que el sistema de perfil utilizado para clasificar a los alimentos sea consistente con las Guías Alimentarias para la Población (GAPA), con lo cual, la revisión de umbrales, puntos de corte es prioritaria. ¿Por qué? Porque los puntos de corte muy exigentes pueden resultar un desincentivo para la reformulación de productos por parte de la industria. Definir valores que sean significativos para tener impacto en la salud, pero no tan exigentes como para ser un desincentivo, es una mejora que debería considerarse.

También es muy importante brindarle al consumidor información sobre la calidad de los diferentes productos porque esto le permitirá elegir entre varios alimentos de una misma categoría de alimentos. El modelo que se quiere aprobar solo diferencia los alimentos en dos grupos: aquellos que exceden el contenido de nutrientes y otros que no. Pero en realidad dentro de cada grupo hay una variedad muy grande con diferencias de calidad significativa. En el mundo existen modelos que clasifican a los alimentos en tres o más categorías, de esta manera se pueden elegir mejor en función de diferentes niveles de calidad. Por ejemplo, las papas fritas de paquete podrán tener el mismo sello de exceso de grasas saturadas que un queso y la densidad de ambos alimentos es diferente. Lo mismo ocurriría con la gaseosa y el yogur: llevarán el mismo sello de exceso en azúcar, pero mientras que la primera no ofrece nutrientes beneficiosos para la salud, el segundo aporta proteínas, calcio, vitaminas, probióticos.

Las causas de la obesidad en Argentina

Pensar la mejor ley posible implica analizar cómo es la población a la que la normativa va a impactar y cuáles son las causas que impactan en la salud de los argentinos. Por eso, hay factores que tienen un fuerte peso en la epidemia de obesidad y sin embargo no se están considerando.

La ingesta de nutrientes críticos provenientes de alimentos envasados no es la única causa de obesidad en Argentina. De hecho, gran parte de la ingesta de dichos nutrientes proviene de preparaciones caseras y de alimentos que no se verían afectados por un etiquetado porque se venden sin estar envasados (carnes frescas, productos de panadería y pastelería, preparaciones caseras, comidas listas, entre otros). A este dato hay que sumarle el hecho de que el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y lácteos, como el yogur, es insuficiente y cumple un rol importante en el diagnóstico actual de malnutrición con prevalencia de exceso de peso. Estas razones hacen pensar que esperar un impacto en las tasas de prevalencias resulta, como dije al principio, muy ambicioso.

Con información de:https://docsalud.com/

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...