Agricultura Horticultura Huerta

La palta y sus curiosidades

El saber popular dice que se precisan dos árboles de palta a cierta distancia (puede ser de decenas de metros) para disfrutar de sus frutos. Si queremos que nuestro árbol tenga muchas paltas, esto en parte es cierto.

Estos árboles tienen flores con los órganos reproductores de macho y hembra. El macho a través del polen fecunda la hembra para que se forme el fruto, por lo tanto podemos pensar que el mismo árbol podría autofecundarse como hacen muchísimas plantas, sin embargo en este caso no es tan sencillo.

Las flores de la palta son bisexuales, presentan órganos funcionalmente masculinos y femeninos pero están separados en el tiempo mediante un mecanismo conocido como dicogamia protogínica (separación temporal en la maduración de los sexos dentro de la misma flor o de la misma planta). Esto quiere decir que cuando esta pronta la flor hembra para ser fecundada por el polen de la flor macho, la flor macho no está pronta (ocurre también a la inversa).

Cada flor abre dos veces; la primera vez funcionalmente como femenina (estigma receptivo); después, la se cierra y abre de nuevo el día siguiente funcionalmente como masculina (dehiscencia de las anteras). Los diferentes tipos de palta se clasifican en dos grupos (A o B) en base a su comportamiento floral.

En las plantas de tipo A, las flores abren de mañana en estado femenino, se cierran a mediodía y se abren durante la tarde del día siguiente, se abren en estado masculino. En las plantas de tipo B, las flores abren durante la tarde en estado femenino, cierran al anochecer y se reabren a la mañana del día siguiente.

Sin embargo, es frecuente observar flores en diferentes estadios sexuales en el mismo árbol favoreciendo la autopolinización, por lo que que la palta no precisa necesariamente de otra palta para producir frutos. No obstante, la autopolinización genera pocos,.

Si queremos una buena producción precisamos más de una palta. Este comportamiento es altamente dependiente de las condiciones ambientales, fundamentalmente de la temperatura para que pueda haber fecundación.

Vía: rapaluruguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *