jueves, octubre 21, 2021

Tres formas de reproducir el Áloe Vera

Es una de las plantas suculentas con mayor presencia en los hogares por la facilidad de su cultivo y sus muchas propiedades.

Precisamente por sus muchas aplicaciones medicinales, saber cómo reproducir el aloe vera se convierte en fundamental.

De hacerlo correctamente dependerá que podamos disfrutar más de una planta sumamente generosa. Y no decimos esto, únicamente, por sus múltiples usos. Lo decimos también porque, con los cuidados adecuados, es sumamente sencillo poder multiplicar nuestra planta. Basta con saber exactamente cómo debe hacerse para lograrlo.

Reproducir el aloe vera no se hace de una sola forma. En realidad, podemos optar por tres distintas según las circunstancias en las que nos encontremos. Y, a pesar de lo que podamos creer, no hay una mejor que otra. El aloe vera es una planta rústica sumamente resistente. Y basta con comprender sus orígenes naturales para comprender este punto. Hablamos de una planta capaz de desarrollarse en los ambientes más hostiles. Una capacidad de supervivencia que se extrapola no solo a sus cuidados sino, también, a cómo multiplicarlo.

1. Haciendo esquejes de hojas:


Los esquejes de hoja los vamos a extraer siempre de las hojas más inferiores, intentando que salgan desde la base.

En el punto de la fisura, sale la gelatina del Aloe. Hay que esperar a que este punto de incisión se cierre completamente. Si no lo hiciésemos así, se acabaría pudriendo. Una vez que la base esté cerrada y seca, metemos las hojas en un sustrato lo más permeable posible. Iñigo usa uno con un poco de grava volcánica, arena y un poco de turba. De esta forma, vamos metiendo los esquejes para que enraicen y salgan nuevas plantas.

2. Haciendo esquejes de tallo
Otra forma sería haciendo esquejes de tallos de Aloes. Hacemos una incisión en los tallos y dejamos que el corte se seque completamente, desarrollándose una especie de costra en la base. A continuación, los metemos en una tierra lo más ligera posible para que empiecen a desarrollarse las raíces y prosperen los Aloes.

3. Sembrando semillas
La última forma y la más lenta de todas es obteniendo semillas y haciendo una siembra. El Aloe desarrolla unas flores en forma de cono. De estas flores, salen una especie de vainas y, dentro de ellas, hay unas semillas.

Dando unos pequeños golpecito a las flores, salen unas pequeñas semillas negras. Las cosechamos sobre una superficie de arena de sílice y manteniendo la humedad, irán saliendo poco a poco pequeños Aloes.

Con información de: https://verdecora.es/ https://www.hogarmania.com/

Relacionados

1 Comentario

  1. Tengo sembrada tres plantas de piña, dos de ellas salieron de la primera. Están en tiesto grande, son deliciosas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...