18-07-24 |

Tres formas de reproducir el aloe vera en verano

Es una de las plantas suculentas con mayor presencia en los hogares por la facilidad de su cultivo. La planta posee múltiples propiedades con distintas bondades para la salud. En esta nota te vamos a enseñar a plantarla de 3 maneras distintas en época de calor.

El aloe vera es una de las plantas para tener en el hogar, indispensable, por todas las propiedades medicinales que posee, la hace esencial para su uso diario.

El aloe vera pertenece a la familia de las suculentas, plantas de hoja carnosa, constituida por un 97% de agua (gel viscoso). Reproducir esta planta no es tan complicado, ya que se adapta a superficies mayormente secas, y la planta suele prender de pequeños brotes, y se mantiene con poca agua, por lo que el aloe vera es considerada una planta resistente. De todas maneras, en época de frío o calor, te recomendamos no exponerla a las noches con riesgo de heladas, ya que el congelamiento del (gel) o agua en el interior de sus hojas, puede tornar a la planta de color oscura, y en el caso del verano, el sol directo puede provocar daños en sus hojas carnosas.

Con algunos cuidados básicos, podremos lograr reproducir de manera exitosa nuestra planta, ya sea en cantero, en la tierra del jardín o en pequeñas macetas en invierno.

Puedes leer: Cuidado de los plantines de albahaca en tiempos de primavera

1. Haciendo esquejes de hojas:

Para obtener los esquejes desde las mismas hojas de la planta, vamos a buscar extraer las hojas inferiores de la planta, tratando de que salgan directamente de la base.

Cuando logremos extraerla, notaremos como desde el extremo queda el corte con una sustancia gelatinosa y verde. Antes de proceder a plantarla tendremos que dejar que la zona seque y cicatrice, si no, podemos inducir a la hoja que se pudra.

Una vez que se haya secado el extremo de la hoja, recién en ese momento la colocaremos unos centímetros en tierra abonada y semi húmeda, a la que podemos agregar algún sustrato con propiedades fertilizante.

Seguir leyendo: ¿Cómo cuidar el Aloe vera en macetas?

2. Haciendo esquejes de tallo

También existe otro método para reproducir el aloe vera, y es logrando los esquejes o gajos, del mismo tallo de una planta madre. Para conseguirlo, realizamos un corte para extraer el tallo, lo dejamos secar, y procedemos a plantarlo en un macetero o maceta con tierra abonada. Es muy importante mantener la tierra semi húmeda donde coloquemos el esqueje del tallo, pero no con exceso de humedad en la tierra, ya que el tallo se terminaría pudiendo.

Recordemos que el aloe de vera, es una especie de planta que normalmente crece en zonas áridas, con poca agua. El exceso de liquido causa que las hojas se pudran, adoptando un color gris o amarronado, y provocando la muerte de la planta en cuestión de días. Similar característica puede provocar el enfriamiento intenso en caso de heladas durante la temporada de invierno.

3. Sembrando semillas

Si obtenemos las semillas desde las flores del aloe vera, que crecen en el interior de una pequeñas vainas en sus extremos, y en su interior encontraremos las semillas. De esta manera podremos sembrarlo desde cero, aunque el proceso es mucho más lento.

Para acelerar el desarrollo de los primeros brotes desde el asemilla, podemos realizar un rápido germinado, en una base húmeda. De esta manera en cuestión de días, tendemos pequeños piecitos de aloe, y en ese momento procederemos a pasarlos a una maceta o cantero.

Con información de: https://verdecora.es/

1 COMENTARIO

Compartir:

Popular