21-05-24 |

30 de agosto: Tormenta de Santa Rosa de Lima. ¿Mito o realidad?

Tras un periodo cálido, este miércoles el fenómeno aparecerá con una tormenta seca de tierra y afectará a varias provincias argentinas. ¿Qué dicen los pronósticos?.

La tormenta de Santa Rosa es una expresión popular para nombrar un temporal que se desarrolla en el hemisferio sur alrededor del 30 de agosto, aunque a veces se la asocia a cambios de tiempo que pueden llegar antes o después de la fecha. ¿Mito o realidad?.

La tradicional tormenta de Santa Rosa, fue cambiando con el pasar de los años, creer o reventar, siempre el mes de agosto finalizaba con una tormenta de viento y tierra, lo que se conoce como la tormenta de Santa Rosa de Lima. La fecha corresponde a la celebración de Santa Rosa de Lima, Perú y a ella se le atribuye el fenómeno por algo que sucedió en 1615.

En la historia popular, cuenta que Isabel Flores de Oliva, la primera santa de América bajo el nombre de Santa Rosa de Lima, en 1615 logró espantar con una tormenta, que surgió de la nada, a una banda de corsarios holandeses que querían saquear Lima en Perú. 

La tormenta tuvo lugar un 30 de agosto, día clave, cuando la ciudad de Lima quedó a salvo y los creyentes comenzaron a atribuir la presencia de la tormenta al poder místico de Rosa. La leyenda se popularizó en la Argentina también, especialmente en la zona del Río de la Plata, en Córdoba y en la región de Cuyo y se convirtió en tradición, por lo que a finales de cada mes de agosto, se espera la famosa tormenta.

¿Llega puntual «Santa Rosa» para este 2023?

A días de finalizar el mes de agosto, el calendario ya indica la aproximación de una fecha muy llamativa para muchos. ¿Qué se sabe sobre Santa Rosa?. Te lo contamos en esta nota.

Los pronósticos indican que para algunas provincias del área central y Cuyo, la «tormenta de Santa Rosa» llegaría puntual, tras un periodo cálido, el mismo miércoles 30 de agosto, en medio de una jornada donde la temperatura rondaría los 27°C, 28°C y 30/31 en el caso del centro, Litoral y norte del país, con viento norte.

El cambio en la circulación de aire se notaría entre el mediodía y la tarde, con la entrada de viento sur para las provincias de Río Negro y Neuquén, incluso, con fuertes ráfagas.

Siguiendo la situación, el viento sur estará entrando a Mendoza, La Pampa, Buenos Aires, San Luis, Córdoba y San Juan, en la tarde del mismo miércoles, alcanzando al sur de Santa Fe y Entre Ríos. El cambio de viento marcará el ingreso de la tradicional tormenta de finales de agosto, con el típico levantamiento de polvillo en el ambiente.

Para el jueves 31 de agosto, el viento sur estaría avanzando sobre las provincias del norte del país. El fenómeno estaría acompañado por polvillo y tierra, debido al escenario seco, en ausencia de lluvias, lo que se denomina «tormenta seca».

Se dice que puede llegar de manera puntual, entre el 30 y el 31 del mes, pero, se considera tormenta de Santa Rosa, a aquel evento climatico que suceda 3 días antes o 3 días después del 30 de agosto, normalmente el temporal es de viento con tierra.

¿Es puntual la tormenta de Santa Rosa?

Si bien se espera siempre que la tormenta de Santa Rosa sea el mismo 30 de agosto, fecha de la patrona, de acuerdo con registros del Servicio Meteorológico Nacional Argentino (SMN) desde 1906, en solo siete oportunidades la tormenta coincidió con esa fecha. En 1955, 1971, 1980, 1991, 1992, 1993 y 1999.

Como suele suceder con otras creencias, con el paso del tiempo a la leyenda se le dio margen. Ahora, la creencia popular asegura que el temible temporal puede suceder 3 días antes o después de la festividad de Santa Rosa.

Un análisis estadístico realizado para la Ciudad de Buenos Aires entre los años 1870 y 2004 reveló que solo en el 12 % de otros casos se pudieron verificar tormentas entre los cinco días antes y los cinco días después del 30 de agosto. 

Incluso con un lapso de diez días los números no cierran. Los registros de los últimos 107 años marcan que se registraron precipitaciones en 58 oportunidades (54% de los años) y no siempre fueron tormentas.

Vía: http://ellitora

Deja un comentario

Compartir:

Popular