24-06-24 |

Acusan a Rusia de utilizar la comida como arma en Ucrania

«El gobierno ruso parece pensar que usar la comida como arma ayudará a lograr lo que su invasión no logró: quebrantar el espíritu del pueblo ucraniano», dijo Blinken.

La preocupación mundial de que la invasión rusa redujera la cosecha ucraniana de 2022 ya se hizo realidad. Y la escasez de la cosecha se extiende a los muchos países que dependen de Ucrania para el trigo, el maíz y el aceite comestible. 

En los últimos meses, el bloqueo naval de Rusia y los combates en torno a los puertos ucranianos  paralizaron prácticamente la navegación marítima y limitaron al extremo los medios de transporte de mercancías. Los precios del trigo alcanzaron niveles récord por el efecto en los envíos ucranianos y rusos.

Ante la situación, hay que tener en cuenta que Rusia y Ucrania juntos representan casi un tercio de los suministros mundiales de trigo. Ucrania también es un importante exportador de maíz, cebada, aceite de girasol y aceite de colza, mientras que Rusia y Bielorrusia, que ha respaldado a Moscú en su guerra en Ucrania, representan más del 40% de las exportaciones mundiales de potasa, un nutriente para cultivos.

El expresidente ruso Dmitry Medvedev, escribiendo en la aplicación de mensajería Telegram, dijo que los rusos tenían la habilidad de producir los alimentos necesarios en todo el mundo en las circunstancias adecuadas.

«Todo resulta ilógico: por un lado, se introducen sanciones locas mientras que, por otro lado, hay demandas de suministro de alimentos», escribió Medvedev, ahora vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia. «Las cosas no funcionan así. No somos idiotas».

Medvedev dijo que producir cosechas requiere personas capacitadas en agricultura, así como equipos y fertilizantes adecuados. «Rusia sabe cómo hacer esto», escribió. «Tenemos todas las oportunidades para garantizar que haya alimentos en otros países, para que no haya crisis. Simplemente no nos impidan trabajar».

Puedes leer: La guerra entre Rusia y Ucrania genera grandes distorsiones en el precio de granos y energía

La acusación contra Rusia

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, acusó el jueves a Rusia de utilizar la comida como arma en Ucrania al mantener suministros «como rehenes» no solo para los ucranianos, sino también para millones de personas en todo el mundo.

Reuters citó que un alto funcionario en Moscú rechazó más tarde las acusaciones y dijo que los rusos «no eran idiotas» y que no exportarían alimentos mientras estuvieran sujetos a duras sanciones. Al dirigirse al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Blinken hizo un llamado a Rusia para que deje de bloquear los puertos ucranianos.

«El gobierno ruso parece pensar que usar la comida como arma ayudará a lograr lo que su invasión no logró: quebrantar el espíritu del pueblo ucraniano», dijo.

La guerra en Ucrania ha provocado que los precios mundiales de los cereales, los aceites de cocina, los combustibles y los fertilizantes se disparen.

Seguir leyendo: Suministro de trigo: 50 países del mundo dependen de Rusia y Ucrania

La Negación desde el Gobierno Ruso

El embajador de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzia, descartó como «absolutamente falsa» cualquier sugerencia de que Rusia fuera la culpable de una crisis alimentaria mundial que se había estado gestando durante varios años. Acusó a Ucrania de retener embarcaciones extranjeras en sus puertos y minar las aguas.

“La decisión de convertir los alimentos en armas es de Moscú y solo de Moscú”, dijo Blinken. «Alrededor de 20 millones de toneladas de granos permanecen sin usar en silos ucranianos a medida que el suministro mundial de alimentos disminuye (y) los precios se disparan», agregó.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, está tratando de negociar un acuerdo que permita a Ucrania reanudar las exportaciones de alimentos y reactivar la producción rusa de alimentos y fertilizantes en los mercados mundiales.

Deja un comentario

Compartir:

Popular