¿Café o mate? ¿Qué te activa más?

Lo más habitual es acompañar a los mismos con alguna infusión. En el caso de Argentina, dos de las opciones más usuales son las del mate y el café. ¿Cuál es la que más te activa?

La cultura de tomar mate, aunque ha existido desde hace cientos, y quizás miles, de años, al igual que el café y el té, hasta ahora no ha alcanzado el nivel de popularidad que sus compañeros, simplemente porque fuera de Sudamérica se ha mantenido como una hierba novedosa.

Ya nadie cuestiona el hecho de que el desayuno es la comida más importante del día. Tostadas, frutas y semillas de todo tipo suelen ser algunos de los elementos que aparecen con mayor frecuencia al momento de pensar en los sólidos.

¿Quieres remplazar el café por yerba mate? ¿Te gustaría saber cuál debes tomar menos? O simplemente ¿quieres conocer sus diferencias como productos de consumo?

Nota que te puede interesar: Las bondades del mate con jengibre

Muchos argentinos, por no decir una amplia mayoría, incorporamos al mate y al café en nuestras tareas laborales o cotidianas. Incluso más de uno lleva su equipo de mate al trabajo. O, de haberla, concurre seguido a la máquina de café. Todos los especialistas coinciden en que ambos, por sus propiedades, optimizan el rendimiento mental, y hasta nos planteamos qué sería de nosotros sin ellas, para arrancar el dia. Ahora bien, la pregunta es: ¿Las dos son iguales, en cuanto a sus efectos estimulantes?

Sobre ello, se aclara que, aunque el efecto es similar y aunque ambos tienen relativamente la misma cantidad de cafeína, los efectos estimulantes son diferentes.

MUY PARECIDOS, PERO NO TANTO

El café puede tener un efecto que puede resultar demasiado fuerte; mientras que el mate “despierta” a quien lo toma de una forma más dosificada y agradable. Esto se debe a que la cafeína presente en el mate está más diluida en una cantidad mayor de agua, que se toma poco a poco.

Esto puede llevarnos a establecer los beneficios del mate y el café, según el Instituto Nacional de la Yerba Mate:

Mate: estimula la mente y el cuerpo, induce una sensación de bienestar.

Café: mejora temporalmente la función cerebral y muscular

Mate: reduce y evita: la presión arterial alta, colesterol malo, cáncer de colon, diabetes tipo II, obesidad, osteoporosis. Además, sirve como laxante natural; antiinflamatorio; antibacteriano, entre otras características positivas para la salud.

Café: el ácido clorogénico y cafeico puede evitar el colesterol malo (LDL), evitando así la arteriosclerosis en las arterias, actuando además como antioxidante fuerte.

Mate: contiene 90% de antioxidantes más que el té verde y, por supuesto, el café. Su composición mineral es tan completa que se podría considerar parte de la dieta diaria como complementos de las tres comidas principales.

Café: puede disminuir las posibilidades de desarrollar diabetes tipo II y regular los niveles de glucosa.

Mate: posee un alto contenido nutritivo, aporta vitaminas A, B, C y E, además de minerales como hierro, magnesio, potasio y sodio. Su planta es rica en proteínas, ya que posee más de 10 aminoácidos esenciales.

Nota que puedes leer: La elaboración del café perfecto