¿Cómo abrir una lata sin abrelatas y con una cuchara?

Hay tareas en la cocina que requieren más fuerza y energía que otras, pero abrir una lata de conservas no es una de ellas. Es por aquello que en esta nota te postramos una técnica muy particular.

El mundo de las conservas a veces es despiadado y se olvida de poner el abrefácil, un sistema tan sencillo como práctico que ha conseguido sacar de nuestras vidas al abrelatas casi por completo. Por eso, no extraña que de vez en cuando topemos con alguna lata que, como vestigio del pasado, tenga aún que abrirse con abrelatas.

¿Significa eso que nos tengamos que olvidar de ellas? No, en absoluto, ya que hay dos remedios caseros que pueden venirnos de maravilla. Solo necesitaríamos tener un cuchillo de cocina o una cuchara a mano, algo de paciencia y mucha calma, para intentar no herirnos durante el proceso, ya que podrían resbalar.

Puedes leer: Conservas: Te mostramos una forma fácil de elaborar pickles

«¿Para qué quiero abrir una lata con una cuchara?», se preguntarán muchos de los que piensan que para algo se inventaron los abrelatas. Aprovechar los recursos y optimizar procedimientos es hacia donde se dirige el ser humano en su constante evolución y saber sacarle partido a un aparato que nos facilite la labor de abrir una lata es lo más óptimo, sin duda.

El truco consiste en coger una cuchara sopera de metal y agarrarla con fuerza y firmeza cerca de la base, como si quisiéramos doblarla por ese punto. A continuación, hundiremos la punta cerca del borde de la tapa de la lata y la desplazaremos de izquierda a derecha haciendo presión. Una vez abierto un pequeño agujerito, la cosa va rodada. Tan solo hay que seguir cavando la cuchara cerca del borde y la lata estará abierta.

Nota que puedes leer: Te enseñamos cómo hacer conservas en casa

¿Cómo abrir una lata sin abrelatas y con una cuchara?

Explicado así, quizá no te convenza mucho, pero cuando veas a Dave hacerlo, te entrarán ganas hasta de practicar. Lo que no sería mala idea si te toca pasar una semana en la maravillosa casa rural que alquilaste y que no tiene abrelatas.