Agricultura Huerta

Cómo germinar semillas en algodón

En solo 6 pasos, cómo germinar cualquier semilla utilizando únicamente algodón, un recipiente y agua, una de las maneras más fáciles y rápidas para hacerlo y a coste cero, puesto que son cosas que todos tenemos en casa.

El germinado de semillas en algodón que veremos en este artículo y en el vídeo adjunto, lo puede realizar cualquier persona, tenga o no conocimientos sobre plantas.

Semillas germinando en algodón

Su principal ventaja es que permite observar el progreso de la germinación y descartar las semillas que no sirven, recuperando solo las que han germinado.

Esto permite ahorrar tiempo, espacio y materiales ―macetas, sustrato, etc.

Es un método muy sencillo pero eficaz, que cualquiera puede poner en práctica en casa. ¿Te lo vas a perder?

Si prefieres hacerlo con papel absorbente o papel de cocina, tienes un enlace más abajo a otro artículo en el que se explica esa variante.

Qué semillas se pueden germinar en algodón

Es muy común tener dudas cuando quieres experimentar la germinación en algodón y no sabes si cualquier semilla servirá para el propósito, pero no te preocupes porque aquí quedarán resueltas todas tus dudas.

Dado de hay semillas de muchos tipos, lo más práctico es clasificarlas por tamaño, así será más fácil.

Veamos, entonces, qué tipos de semillas son las más adecuadas para germinar en algodón.

Materiales necesarios

Solo 5 cosas que son muy fáciles de encontrar, ya sea en casa o en la tienda de la esquina.

  • ✔ (Opcional) Un recipiente ancho, preferiblemente un tupper con su correspondiente tapa.
  • ✔ Algodón corriente, limpio y sin químicos.
  • ✔ Un pulverizador de agua. Podemos reutilizar uno de limpia-cristales —por ejemplo— previo lavado a fondo.
  • ✔ Semillas en buen estado.
  • ✔ Agua. Si tiene cloro la dejaremos reposar un par de días o, si tenemos prisa, la podemos hervir.

Semillas muy pequeñas

Son aquellas que apenas parecen puntitos de color, del tamaño de granos de arena o de azúcar, o incluso más pequeñas.

Las semillas de fresa son un ejemplo típico, pero también son diminutas muchas otras de plantas aromáticas, hortalizas y plantas con frutos, como las de tomillo, perejil o apio.

Pues bien, todas estas semillas se pueden germinar en algodón, aunque no es lo ideal por una sencilla razón: como son tan pequeñas, será complicado manejarlas incluso con pinzas.

Entonces, en resumen, cuando veas que una semilla es tan pequeña como un grano de azúcar, sabrás que sí germinará en algodón, pero que no conviene hacerlo a menos que solo sea por experimentar.

Semillas pequeñas

Estas son un poco más grandes que las anteriores, por lo que su tamaño estará entre el de los granos de azúcar o arena y el de las lentejas.

La mayoría de las semillas de las hortalizas tienen este tamaño, pero también muchas de frutales, plantas aromáticas y ornamentales.

Algunos ejemplos son: cebolla, ajo, puerro, tomate, zanahoria, pimiento, remolacha, col (variedades), espinaca, acelga, mora, frambuesa, kiwi, manzana, pera, uva, higo, arándano, etc.

Las semillas de este tamaño no solo se pueden germinar en algodón, sino que además son fáciles de manipular ayudándose de unas pinzas.

Por ello, las semillas pequeñas son muy apropiadas para germinar en algodón, pero las siguientes son aún mejores.

Semillas medianas

Siguiendo con esta clasificación por tamaños, aquellas semillas más grandes que una lenteja pero más pequeñas que una avellana, las llamaremos “medianas”.

De nuevo muchas son las plantas con semillas de este tamaño. Por ejemplo, maíz, la mayoría de las cucurbitáceas (pepinos, calabacines, calabazas, melones, sandías, etc), la mayoría de las legumbres (judías, habas, garbanzos, etc), algunas frutas (cereza, níspero, granada, etc.)

Las semillas de este tamaño ―entre una lenteja y una avellana― son las mejores para germinar en algodón. Germinan bien, y además son muy fáciles de manipular, incluso sin pinzas.

Semillas grandes

Las que son mayores que una avellana.

Aunque pueden germinar, la técnica del algodón no es la mejor para estas semillas, ya que es complicado que queden bien tapadas y no se humedecerán homogéneamente.

Muchas de estas ―también algunas medianas― poseen cubiertas o cáscaras muy duras, en cuyo caso habrá que retirar para que puedan germinar.

Vía: mundohuerto

Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *