Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Aquellos restos de vegetales que tenemos a la hora de cocinar pueden ser de gran utilidad para nuestro jardín o huerta.

Las cáscaras de papas se caracterizan por ser ricas en nitrógeno. Además aportan vitamina C, potasio, vitamina B6, como también tiamina, riboflavina, niacina, magnesio, fósforo, hierro y zinc. Por ello, se considera muy eficaz para realizar abono, ya que su piel genera mucho calor en el suelo y así mejora su fertilidad y aumenta su rendimiento para el cultivo.

Además, este abono cuida a los cultivos de las heladas, controla plagas y hasta evita el crecimiento de maleza.

Tips a tener en cuenta:

Leer también: Acabar con las malas hierbas sin herbicidas

¿Cómo hacer abono con cáscaras de papas?

Secado

Se debe lavar muy bien la cáscara con agua y luego dejarla secar al sol. Darlas vueltas periódicamente. Luego de 10 a 12 días estará lista para usarla.

Este paso también se puede hacer en el horno. Deberás colocar la cáscara por tres o cuatro horas, a una temperatura de 80-90 grados y listo.

Congelación

Se pueden conservar en la heladera o freezer, una vez que estén secas aunque esto puede hacer que pierda algunas propiedades nutricionales.

Puedes leer: 8 usos de la ceniza en para potenciar el jardín o el huerto

Uso del abono

Lo podes usar como abono para cultivos de sandías, melones, pepinos, zuchinis, coles, nabos y ajos. Además, la infusión realizada con esta cáscara de papas sirve para cebollas, ajos y rábanos.

Fuente: www.portalfruticola.com

4 respuestas

Deja una respuesta