InicioActualidadEl consumo masivo se viene a pique mientras se esperan los datos...

El consumo masivo se viene a pique mientras se esperan los datos de la inflación del mes de mayo

En los últimos meses la inflación golpeo al consumo en Argentina, si bien la tendencia alcista tuvo un leve retroceso, nada parece alcanzar para levantar los índices de consumo que vuelven a verse resentidos.

En pleno 2022, el escenario económico en Argentina se sitúa lejos de un «país de las maravillas», donde la plata no alcanza y el consumidor adopta un perfil mucho más especulador en el momento de comprar. Los índices inflacionarios en los primeros meses del año fueron muy marcados, con una tendencia leve a la baja desde el mes de abril, aunque muy lejos de trasmitir tranquilidad al argentino.

Valga la redundancia, en coincidencia con la mayor inflación mundial en 40 años por la «guerra de Ucrania», el Gobierno espera que el mes pasado, la inflación haya bajado a alrededor del 5% y que después de junio, mes de alzas de tarifas de luz y gas, comience a amainar en la segunda mitad del año.

A unas horas de conocerse el índice inflacionario de mayo, aún el Gobierno mantiene una postura optimista, a pesar de mirar de reojo a los números que delatan poco cambio a lo que se viene presentando mes a mes.

En un contexto de elevada inflación, el consumo masivo parece resentirse mes a mes. Así se desprende de distintos relevamientos privados que auguran, además, un escenario complejo para una parte de la población en los próximos meses.

Puedes leer: ¿La inflación de junio podría romper los 5%? ¿Cuál es la primera tendencia?

De acuerdo al relevamiento que realiza la consultora Focus Market, en mayo el consumo cayó 6,7% en la comparación interanual en términos reales, acumulando un número negativo por cuarto mes consecutivo. En los primeros cinco meses del año, el indicador arroja una merma del 2,6% frente al mismo período de 2021.

«En el quinto mes del año, el consumo desacelera su caída respecto del nivel del mes de abril. Los bonos otorgados por el IFE, el ajuste a jubilados y pensionados y la apertura de paritarias, han permitido incrementar las ventas en volúmenes, pero aún con caídas interanuales. La aceleración de la inflación no está pudiendo ser compensada por el nivel de ingresos de los argentinos», señaló Damián Di Pace, director de la firma.

Además, se destacó que, en el acumulado del año, el área Metropolitana persiste con caída en consumo a tasa de doble dígito (11%), en tanto el Interior, se mantiene estable a pesar de evidenciar retracción por tercer mes consecutivo (-0,1%).

Te puede interesar: Una semana con feriado, cargada: marchas piqueteras, economía al rojo vivo y una licitación

Pero, más allá de la coyuntura macroeconómica, las turbulencias en el mercado financiero pueden impactar hacia adelante en los indicadores de consumo. Así lo señaló Di Pace: “Lo que está sucediendo en el mercado en la última semana no favorece el escenario futuro en materia inflacionaria y consumo en el mercado interno. El incremento del déficit fiscal tuvo como respuesta incertidumbre por parte del mercado, de mayor necesidad de endeudamiento en moneda local con riesgo de reperfilamiento futuro. El paso de bonos que ajustan por inflación a los dólares paralelos siempre encienden alarmas”.

“Además, el Gobierno deberá afrontar a fin de mes una licitación de deuda por más de $500.000 millones, si no logra colocarla en el mercado de deuda local, implicará más emisión monetaria con más inflación futura y mayor deterioro del poder adquisitivo de los argentinos», agregó.

Estimando la inflación de mayo

El Instituto de Estadísticas de los Trabajadores (IET) de la Universidad Metropolitana (UMET) y el Centro para la Concertación y el Desarrollo (CCD), por su parte, estimaron que la inflación de mayo promedió 5,4% y en los primeros 5 meses del año ya acumula 30,4%. De esta manera, en los últimos 12 meses la suba de precios llega al 62% promedio, la cifra interanual más alta desde 1991.

Los alimentos y bebidas siguen al tope de los aumentos. En mayo, según la consultora ECO GO, los alimentos y bebidas subieron 5,3%, por lo que acumulan un incremento del 30,9% desde enero y del 67,6% en el último año. La medición cobra dimensión cuando se la compara con el alza general de precios, que para la consultora de Marina Dal Poggetto fue del 5,4% el mes pasado y del 27,9% en cinco meses.

Para leer
Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí