17-06-24 |

Infusión de jengibre, limón y miel para aliviar síntomas de gripes, resfríos y alergias

En época de resfríos y congestiones te vamos a enseñar cómo hacer infusión de jengibre, sumando dos ingredientes potentes para aliviar estos malestares, aportando increíbles beneficios para la salud.

El jengibre es una raíz comestible muy conocida, actualmente se utiliza para tratar numerosas dolencias y malestares de salud, sobre todo problemas respiratorios y de secreciones. El consumo de jengibre en infusiones es muy útil para tratar la congestión y la tos, además de ser un antiinflamatorio natural. A todo estos beneficios, también se le suma su eficacias contra los mareos y náuseas, previene el cáncer de colon y de ovarios, combate el envejecimiento prematuro, y por si esto fuera poco, además nos ayuda a perder peso.

Con la reseña que te dimos sobre las propiedades del jengibre, tienes más que un motivo para incluirlo en tu día. Existen muchas maneras de emplear esta raíz en lo culinario, pero hoy te vamos a enseñar una de las maneras más sencillas: té de jengibre, limón y miel.

A continuación te vamos a dejar los ingredientes necesarios para elaborar la infusión, si bien no son muchos y la receta es muy sencilla, te detallamos los pasos a seguir:

Ingredientes necesarios

  • 20 g de jengibre fresco
  • 1 taza de agua caliente
  • Opcional: miel, limón o naranja

Puedes leer: Las bondades del té de jengibre con canela y limón

Cómo hacer té de jengibre

Como primer paso, vamos a realizar una ralladura del jengibre, puede ser con un rallador de manzana, o el rallador metálico para los quesos, lo importante es lograr pequeños trocitos de la raíz. Si deseas puedes cortarlo en pequeños trozos con un cuchillo.

Una vez que tengamos el jengibre rallado y el resto de los ingredientes (limón y la miel) a manos, ponemos a hervir el agua.

Cuando hierva, agrega el jengibre y deja hervir por unos 5 minutos. Apagar el fuego y dejar reposar unos 10 minutos.

Colar el agua de jengibre y colocar la infusión en una taza. Agregamos la miel y el limón. De manera opcional puedes tambien agregarle un poco de jugo de naranja, es ideal por la vitamina C que posee.

Beber la infusión caliente para descongestionar y aliviar la tos. El vapor con cierto aroma mentolado ayudará a destapar las fosas nasales y a aflojar las secreciones mucosas.

El té de jengibre tiene muchísimas propiedades, y se aconseja tomarlo 1 o 2 veces al día. 

Te puede interesar: El uso de la albahaca en la cocina

Con información de: https://www.thermorecetas.com/

Deja un comentario

Compartir:

Popular