22-04-24 |

Este es el mecanismo de formación de las tormentas de verano

Durante determinadas épocas del año las condiciones atmosféricas son las ideales para generar tormentas, desde las severas hasta los fuertes chaparrones.

La temporada cálida ya está a pleno, el verano en su apogeo, momento en que las temperaturas comienzan a subir, el ambiente se mantiene mayormente caluroso y la humedad gana protagonismo, factores claves que generan un escenario optimo para la evolución de fenómenos intensos. Seguramente alguna vez has vivido algún fenómeno de características muy fuerte.

Las tormentas de primera magnitud aparecen en escena, sobre todo en presencia del fenómeno de El Niño, por lo cual los eventos de tipo severos se van a manifestar de manera más recurrentes durante la temporada de lluvias correspondiente al verano y la primavera. Aún así, con tal certeza, suelen ser difíciles de anticipar con un 100% de certeza.

Las tormentas no suelen ser fáciles de pronosticar, por la gran variabilidad en cuanto al ambiente, incluso hay situaciones donde las tormentas aparecen en épocas invernales, y suelen provocar asombro por ser virulentas.

Las tormentas de la temporada cálida, las que se producen en primavera y el verano, se producen debido a las altas temperaturas y el porcentaje de humedad ambiente. El aire caliente, que es menos denso, se eleva y choca con una masa de aire frío que hace que se condense en gotas rápidamente, por el vapor de agua presente en la masa de aire. El contraste entre ambas capas provoca tormentas de corta y de larga duración, y de mucha intensidad en algunos casos.

  • Necesitan 3 ingredientes fundamentales.
  • Como cualquier otro tipo de tormenta, el calor, la humedad y un forzante que las desencadene son los elementos clave. En general, en verano, el forzante que domina es el calentamiento del aire desde abajo.
  • El suelo se calienta por radiación solar y este calor se transmite al aire pegado al suelo. Luego, este aire se vuelve menos denso -más liviano- y comienza a ascender, dando origen a lo que se conoce como corrientes térmicas o térmicas. Si a su vez, el aire caliente que asciende, es rico en humedad, comenzará a formar nubes de tipo cumuliformes.
  • Las nubes que generan las tormentas son cumulonimbus. Generalmente, un cúmulo se convierte en cúmulonimbus, cuyo tope puede alcanzar los 15 km de altura. Esta enorme columna contiene gran cantidad de gotas de lluvia (por la mayor humedad que ingresa junto al aire cálido), granizo (que no siempre precipita a tierra) y actividad eléctrica.
  • Son  aisladas. Se trata de una única tormenta y no de un sistema organizado compuesto por varias de ellas. Esto se debe a que los forzantes que las generan –en este caso el calor del suelo- son muy localizados y puntuales. 
  • Nacen, crecen y rápidamente se disipan. Con la precipitación y el aire más frío que desciende dentro de ella, se enfría el aire y el suelo que le servía de alimento. Se forma la llamada “pileta de aire frío” y por lo tanto, ya no dispone de combustible para seguir retroalimentándose, y se disipa.
  • Su ciclo de vida es de 30 minutos, máximo 1 hora. Todo el ciclo del punto anterior ocurre en cuestión de minutos.
  • Suelen producirse después del mediodía, cuando se alcanzan las máximas temperaturas en primavera y verano, debido al fuerte calentamiento radiativo del suelo.
  • No están asociadas a frentes fríos, ciclones u otro tipo de forzantes. Ocurren en escalas menores de espacio y tiempo, por lo cual son difíciles de pronosticar. Los radares las detectan cuando ya están en formación, es decir cuando las gotitas de la nube aumentan su tamaño y comienzan a producir lluvia.
  • Su nombre oficial es “tormenta de masa de aire”: popularmente las llamamos “tormentas de verano” pero los científicos las denominan tormentas de masa de aire.
  • Es importante resguardarse. Por más que sean de corta duración, son tormentas y como tal, pueden producir fuertes vientos, actividad eléctrica, caída de rayos e incluso granizo. Esto puede ser muy peligroso, así que siempre hay que buscar refugio hasta que se disipen.

Deja un comentario

Compartir:

Popular