13-07-24 |

La chicharrita arrasa con el maíz y los productores se muestran muy apesadumbrados por la situación

Las elevadas temperaturas y las lluvias de los últimos meses provocaron efectos indeseados en cuanto a la proliferación de los insectos que conforman las plagas agrícolas. ¿Qué dicen los especialistas del INTA sobre esta problemática?

La chicharrita del maíz está provocando estragos en los cultivos en varias provincias argentinas, afectando mayormente a Tucumán, el norte de Córdoba y el norte y sur de Santa Fe, donde los cultivos de maíz tardío se ven particularmente afectados por este insecto, que en los últimos tiempos se ha expandido y proliferado rápidamente a causa del clima dominante, y el arrastre de largos periodos de calor y ausencia de frío contundente en temporadas de otoño-invierno.

Ante este panorama que ha complicado a miles de hectáreas dedicadas a al cultivo de maíz, muchos productores, ante las pérdidas inevitables, no tiene más alternativa que picar el maíz y destinarlo a forraje, ingresando los animales al campo. 

Los último informes en cuanto a la evolución de la problemática, indican que el norte del país y en partes de las provincias de Córdoba y Santa Fe se esperan perdidas importantes, lo que sería alrededor de 2,5 millones de toneladas, lo que equivale al 5% de la cosecha proyectada, así lo estimó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Con la plaga de la chicharrita del maíz, bien instalada, la incidencia de enfermedades transmitidas por el insecto, se ajusta la estimación de producción a 52 millones de toneladas.

La preocupación del INTA

Los especialistas del INTA tienen bajo la lupa una importante plaga agrícola que mantiene en alerta a los productores. Las altas temperaturas, abundantes lluvias y lo que fue un otoño con temperaturas superiores a la media normal, a lo que se le suma el escalonamiento en las fechas de siembra, fueron los detonantes de la rápida reproducción y migración de esta plaga conocida como la chicharrita del maíz, que se ha expandido rápidamente en varias regiones agrícolas, generando la preocupación de los productores.

La chicharrita del maíz es el vector del patógenos que producen la enfermedad del achaparramiento del cultivo del maíz. Este insecto se expandió desde el norte argentino hasta la zona núcleo, lo que está provocando un problemas en la fisiología y desarrollo de las plantas de maíz en la presente campaña.

Desde la entidad de investigación INTA detallaron que este insecto tiene entre 3 a 4 milímetros de longitud, posee una coloración amarillo pálido y tiene dos manchas redondas negras sobre el vértice de la cabeza, por lo que es fácil de identificar. Los individuos adultos se alojan en hojas o tallos y las ninfas jóvenes se encuentran preferentemente en las hojas jóvenes de cogollo de la planta de maíz, sobre todo.

Fotografía gentileza de INTA

Dentro de un panorama que trae preocupación a los productores agrícolas dedicados al cultivo de maíz. Los especialistas del INTA señalan que “en la actual campaña cobró importancia una enfermedad conocida como el achaparramiento del maíz (corn stunt), producida por el Mollicute Spiroplasma kunkelii». Así lo expresó Diego Szwarc -investigador del INTA Reconquista, provincia de Santa Fe.

También explicó que “la chicharrita es endémica de la zona norte de la Argentina, tanto del NOA como del NEA” y, «si bien su aparición se produce todos los años en estas zonas, durante esta campaña, se detectaron chicharritas desde muy temprano porque tuvimos un invierno muy cálido, con pocas heladas y de baja intensidad». Siendo el factor climático el causante de la rápida evolución y expansión de la plaga.

En consecuencia, la chicharrita del maíz estuvo presente en los primeros maíces sembrados en el norte, aumentando su crecimiento poblacional, ya que el insecto sobrevivió a esas condiciones ambientales que se arrastran desde ya hace más de medio año.

La otra causa que se le suma a la proliferación de la plaga, es la siembra escalonada, teniendo en cuenta que los primeros maíces se siembran en los meses de agosto/septiembre en el norte de Santa Fe y más hacia el sur se empiezan a sembrar en septiembre y así sucesivamente.

Por último, el especialista Diego Szwarc explicó » el insecto necesita del maíz para alimentarse y sobrevivir. Este escalonamiento ayuda a que la chicharrita, a medida que va migrando, siempre encuentre el cultivo en un estado óptimo para su crecimiento, desarrollo y transmisión del complejo de la enfermedad”.

Síntomas de Spiroplasma que produce el achaparramiento del maíz. A la izquierda: hojas rojizas, entrenudos cortos y múltiples espigas; a la derecha: infertilidad de la espiga. Créditos: Ing. Agr. Alejandro Ramos (Chacra Sacháyoj Aapresid) e Ing. Agr. Victorio Morand (RTD Chacra Sacháyoj Aapresid).

Con información de: https://www.agrositio.com.ar/ https://news.agrofy.com.ar/

Fotografía de portada de la nota: Créditos: Ing. Agr. Alejandro Ramos (Chacra Sacháyoj Aapresid) e Ing. Agr. Victorio Morand (RTD Chacra Sacháyoj Aapresid).

Compartir:

Popular