InicioAlimentos¿Qué es la maricultura y cómo se puede alimentar al mundo a...

¿Qué es la maricultura y cómo se puede alimentar al mundo a base de esta?

La agricultura y la pesca ya no suplen la creciente demanda de alimentos, la maricultura se abre como una opción viable para proporcionar alimento al ser humano.

Llamamos maricultura a la rama especializada de la acuicultura en el cultivo de organismos marinos para productos alimenticios y otros en tanques ubicados en mar abierto, en una sección cerrada del océano, o en estanques o canales que se llenan con agua de mar. Estamos hablando de los cultivos o granjas de peces marinos, incluyendo por ejemplo pescados y mariscos, o las ostras y algas en estanques de agua salada. Pero también en maricultura se producen productos no alimenticios: harina de pescado, agar nutritivo, joyas (por ejemplo, las perlas cultivadas), y cosméticos.

La acuicultura marina sostenible promete beneficios económicos y ambientales. La economía de escala implica que la ganadería puede producir peces a un costo menor que la pesca industrial, dando lugar a una mejor alimentación humana y la eliminación gradual de la pesca no sostenible. Los peces de maricultura también se consideran de mayor calidad que los peces criados en estanques o tanques, y ofrecen mayores opciones de especies. El suministro constante y control de calidad ha permitido la integración en los canales del mercado de alimentos.

Apostando a las granjas marinas

La acuicultura marina, o maricultura, ya representa una cantidad significativa del suministro de alimentos del mundo y casi todas las algas marinas cosechadas. Durante las últimas cinco décadas, la industria ha crecido un 7,5% cada año. Solo se espera que crezca en el futuro, por lo que los científicos están trabajando en formas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la industria.

En un artículo recientemente publicado , un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Adelaide, The Nature Conservancy y la Oficina Nacional de Acuicultura de Pesquerías Marinas de la NOAA en los Estados Unidos detalla cómo los productos marinos específicos pueden seguir satisfaciendo la creciente necesidad de alimentos en más formas respetuosas con el clima.

“No todos los alimentos son iguales en términos de impactos climáticos”, dijeron los autores del estudio. “Existe una gran variabilidad en los GEI emitidos por porción de proteína producida, tanto dentro como entre los sectores de producción de alimentos”.

Los productos del mar tienen ventajas en comparación con el ganado, entre las que destaca el uso de la tierra. El total de GEI de la agricultura en tierra, tanto para la agricultura como para la ganadería, se estima entre 4 y 6.600 millones de toneladas métricas (Gt) de CO2e por año. Los investigadores señalan que la mejor estimación de las emisiones totales de GEI de la acuicultura, tanto marina como de agua dulce, es de 385 millones de toneladas métricas (Mt) de CO2e.

Pero muchos estudios anteriores no analizan productos específicos, por lo que el artículo de BioScience se centró en las formas específicas en que tres tipos de maricultura (algas, bivalvos y peces) podrían mejorarse para reducir los impactos climáticos.

Las algas representan las emisiones más bajas

Los datos disponibles sitúan la cifra en 22 kg de CO2e por tonelada métrica, en promedio, y la mayor parte proviene de actividades agrícolas. Pero eso aumenta considerablemente cuando se tiene en cuenta el transporte del producto. Las soluciones destinadas a limitar las emisiones incluyen una mejor selección del sitio, prácticas agrícolas respetuosas con el clima y una mejor selección de especies de algas marinas.

Un beneficio importante de las algas marinas es el secuestro de carbono, y la maricultura de algas marinas ofrece la oportunidad de almacenar carbono. Al menos un alga marina tropical, llamada Asparagopsis taxiformis , muestra cierta promesa en la reducción de las emisiones de metano cuando se mezcla con la alimentación del ganado. Los biocombustibles y el biocarbón también pueden ofrecer beneficios de las algas, aunque todavía quedan muchos obstáculos técnicos.

Al igual que las algas, los moluscos, las ostras, los mejillones y otros bivalvos no requieren muchos alimentos ni otros insumos. Una estimación reciente sitúa las emisiones de la producción de bivalvos en solo el 7,6% de las creadas por la cría de carne de res, cerdo y pollo. Pero las estimaciones de GEI varían ampliamente porque hay muchas prácticas agrícolas diferentes. Pueden alcanzar hasta 2.744 kg de CO2e por tonelada cuando se incluye el transporte.

También como las algas, los bivalvos sirven para secuestrar carbono. Sus desechos de cáscara se pueden utilizar en otras industrias. Pero las prácticas de cosecha, como el dragado, así como los diseños de los lechos de cultivo, pueden tener impactos negativos. Una solución radica en el uso de bastidores elevados colocados sobre postes, con el fin de limitar los impactos sobre la hierba marina y el fondo marino.

Maricultura de peces

Para los peces, la mejor estimación de los autores es que la industria genera 3.271 kg de CO2e por tonelada, que puede aumentar a 44.400 kg de CO2e por tonelada si se considera el transporte en función de otros factores. Sin embargo, existe una amplia variabilidad en las emisiones, según las especies de peces, su ubicación, el tipo de alimentación y la fuente de energía que impulsa la operación. Las emisiones también están relacionadas con la cantidad de desechos que se liberan en el agua de mar y los impactos de la agricultura en el hábitat.

“Por ejemplo, el salmón del Atlántico se puede producir con emisiones de GEI relativamente bajas, comparables o ligeramente superiores a las de algunos moluscos”, dijeron los autores, y señalaron que, sin embargo, esas emisiones tan bajas son raras. La selección cuidadosa del sitio y los cambios a la energía renovable se encuentran entre los factores que pueden limitar los impactos climáticos.

Los autores señalan que una mejor contabilidad de las emisiones de GEI es clave para mejorar la industria de la maricultura.

“También esperamos ayudar a alinear la industria de la maricultura con esquemas de contabilidad, compensación y acreditación de carbono que se centren en lograr una reducción demostrable de las emisiones de GEI o el secuestro de carbono”, dijeron. “Actualmente, esto se ve obstaculizado por la falta de marcos de políticas de maricultura específicos y las brechas de conocimiento que impiden una contabilidad efectiva del carbono”.

Para leer
Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí