Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los datos se desprenden del último informe al respecto, que detalla que durante la campaña gruesa 2022/2023 el escenario climático tendrá condiciones entre favorables a muy favorables en la Argentina.

Según indicaron, es “probable” que la cosecha de cultivos de fina 2022/2023 transite bajo condiciones generales favorables, con precipitaciones moderadas y abundante frío, aunque en el interior del país podrían desarrollarse “importantes focos de sequía y heladas primaverales algo tardías”.

El documento, publicado este miércoles, otorga un halo de esperanza a los productores, ya que hace pocos días la Bolsa de Comercio de Rosario habían anunciado un evento más débil y podría extenderse durante la próxima campaña agrícola aunque las lluvias estarían levemente por debajo de lo normal.

La sequía se muda al hemisferio norte

La entidad destacó que a partir de la segunda quincena de enero se reactivaron las lluvias y se moderaron las temperaturas, conteniendo el impacto sobre la cosecha gruesa, en un proceso que continuó a lo largo de febrero y lo que va de marzo.

“Se anticipa que La Niña afectará las temperaturas y precipitaciones a través de los Estados Unidos durante los próximos meses” y así también continuará influyendo en Sudamérica, aunque anticipan un evento mucho más debil.

Los datos se desprenden del último informe al respecto, que detalla que durante la campaña gruesa 2022/2023 el escenario climático tendrá condiciones entre favorables a muy favorables en la Argentina, aunque recalcaron que por el momento “no es posible asegurarlo con certeza”.

Vale destacar que “La Niña” está asociada a la sequía y la falta de lluvias, principalmente durante diciembre del año pasado y enero de este año, afectó el potencial rendimiento de los cultivos de soja y maíz en la Argentina, con importantes pérdidas de rendimiento.

Podes seguir leyendo: A pesar de “La Niña” los océanos se calentaron de forma récord en el 2021

Los pronósticos que advierten de su continuidad en Argentina

Cuando los especialistas hablan de cambios climáticos o una fuerte inestabilidad suelen relacionarlo con los fenómenos «El Niño» y «La Niña» ya que son los responsables de modificar temperaturas del viento o del mar durante largos periodos hasta estabilizarse nuevamente.

En las últimas horas se está volviendo hablar del tema ya que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) fue la responsable de comunicar que «La Niña» se mantendría en este 2022 y que seguiría influyendo en la primera mitad del 2023.

También podes leer: El Niño y La Niña influyen en la temperatura global. ¿De qué manera?

La anomalías de la temperatura de la superficie del mar en la parte central y oriental del Pacífico alcanzaron su valor mínimo en diciembre de 2021 a enero de 2022, y que el episodio de La Niña se debilitará gradualmente entre febrero y mayo de 2022 en el hemisferio sur.

Gracias a los progresos científicos alcanzados en cuanto a la comprensión y la modelización del ENOS, las competencias de predicción han mejorado en escalas temporales de uno a nueve meses de antelación, lo que ayuda a la sociedad a prepararse para los peligros asociados a ese fenómeno, tales como las fuertes lluvias, las inundaciones y las sequías.   

También te puede interesar: Los efectos de” La Niña” soplarían en la próxima siembra triguera

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario elaboraron un informe que anticipa una tercera Niña consecutiva. “Hace 20 años que no sucede. Según datos del último informe de la NOAA, “La Niña” continuaría en el invierno del hemisferio sur con un 53% de probabilidades (junio/agosto de 2022)”, destacó la información de la Guía Estratégica para el Agro.

Esta publicación surgió a raíz de la última publicación de la NOAA, que es una muy mala noticia para Argentina. “El peor escenario climático empieza a mostrar señales ciertas de que puede volverse realidad”, aclaran.

En este sentido, explicaron que el organismo internacional mostró que hay un decidido cambio de tendencia en los últimos dos meses respecto de fines del 2021. “La probabilidad de valores Niña para junio-agosto pasaron de un 22% (diciembre 2021) a 53% en la reciente actualización de marzo”, informaron.

De esta manera, se espera que la Niña continúe en el invierno del hemisferio sur. El informe destacó que las temperaturas superficiales del Pacífico por debajo del promedio se fortalecieron durante febrero de 2022 y las anomalías negativas se extendieron desde el Océano Pacífico ecuatorial central hacia el este. 

“El valor de anomalía disminuyó de -0,6ºC a principios de febrero a -1,1ºC en la primera semana de marzo. El sistema acoplado océano-atmósfera está reflejando la continuidad de las condiciones Niña”, explicó el consultor Alfredo Elorriaga. 

Nota que podes leer: ¿Se viene un tercer evento “Niña? El informe que alarma al campo argentino

La Niña

Desde GEA señalaron que el problema es que mes a mes se agrava una falta de agua que se vuelve estructural. “Por momentos hay mejoras, como lo sucedido en los últimos 30 días, pero la situación de fondo no logra revertirse: los niveles profundos del suelo se desecan severamente”, aclararon.

Al mismo tiempo, detallaron que esto vuelve a los cultivos muy sensibles al estrés termo hídrico. “Desde inicios del 2020, ya van 23 meses de lluvias por debajo de las medias mensuales en la región núcleo. Los productores vieron cómo se modificó el paisaje al desaparecer cursos de agua y lagunas que eran históricas. La vulnerabilidad productiva del ciclo 2022/23 sería aún mayor que la de la campaña actual si se confirma una tercera Niña, algo que es tan inusual que para tener referencias hay que retroceder a lo sucedido entre 1999 y 2001”, concluyeron.

Deja una respuesta