Canasta de alimento: relanzan programas oficiales de precios cuidados

El el objetivo oficial es que el programa funcione como una referencia en la góndola y colabore en el anclaje de expectativas, buscando cuidar el bolsillo de los argentinos. ¿Se cumplirá paso a paso?

La clave en las negociaciones con las empresas de consumo masivo fue la pauta de actualización de precios que autorizará la Secretaría de Comercio.

El programa fue anunciado por el secretario de Comercio, Roberto Feletti, en enero de este año con una lista de 1.321 productos de consumo masivo y un aumento pautado de 6% en el primer trimestre del año: 2% en enero, febrero y marzo. Esa primera etapa vence el próximo 7 de abril y, según trascendió, se mantendrá la misma cantidad de productos -puede haber algunos cambios excepcionales- y una pauta de actualización mensual de hasta 3 por ciento.

Nuevos anuncios

Luego de varias semanas de negociaciones con las empresas que participan del plan, Roberto Feletti anunciará para Precios Cuidados una actualización. El alza será del 3% mensual en promedio. Estará por encima de la del trimestre anterior que había alcanzado el 2%, pero que seguirá por detrás de la inflación. En el Ministerio de Desarrollo Productivo, anticipan que habrá excepciones de artículos a los que se les autorizará un incremento mayor, producto del salto en los costos por el contexto bélico.

Se vienen horas claves durante este jueves 7 de abril, ya que el Gobierno no solo anunciará la renovación del plan que puede encontrarse hoy en las grandes cadenas de supermercados, sino que también lanzará una versión más acotada para los comercios de cercanía. Se trata de una canasta de 60 artículos claves en el consumo popular, que llegarán a almacenes y autoservicios. En este caso, el mecanismo se torna más complejo por la enorme cantidad de puntos de venta involucrados.

La clave en las negociaciones con las empresas de consumo masivo fue la pauta de actualización de precios que autorizará la Secretaría de Comercio.

La inflación de alimentos en febrero fue del 7,5% en febrero y los analistas esperan que en marzo el porcentaje sea nuevamente muy alto. En ese marco, los sectores de menores ingresos son los más afectados por los incrementos en ese rubro. A nivel general, los precios minoristas habrían acumulado un alza de cerca de 15% en el primer trimestre del año.

También podes leer: La inflación de marzo alcanzó el 6% y se analizan medidas

Esta dinámica encendió las alarmas del Gobierno, que este martes acordó con representantes de la CGT y la UIA una línea de trabajo para “anclar expectativas” y cuidar el poder adquisitivo del salario. Allí se trató explícitamente la necesidad de implementar una canasta de alimentos y otros productos de consumo básico que llegue a los barrios, ante las “dispersiones” que se registran a nivel territorial y en diferentes formatos de comercialización.

Precios Cuidados

El programa oficial más significativo es el de Precios Cuidados, que con 1.321 productos se lanzó en enero con una pauta de aumento promedio mensual de hasta 2% y revisión trimestral, al que también se le sumará una canasta de 60 productos esenciales de consumo masivo que estarán presentes en los comercios de cercanía.

En dichos canales de comercialización es donde más problemas hay para controlar los precios y en las últimas semanas se detectaron subas considerables que pusieron en alerta a todo el Gobierno. En particular, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, se encargó de negociar con las empresas retracciones de los incrementos y la renovación de los programas oficiales.

Nota que te puede interesar: Retrocede la pobreza pero la inflación no se detiene

Solo contención de daños frente a la inflación

La estrategia oficial Solo contención de daños frente a la inflación
«El 60% del consumo de alimentos envasados es a través de comercios de proximidad. Varias veces intentamos armar una canasta, pero el problema es el control pero también el margen del comercio, el autoempleo e informalidad», explicó Feletti en varias oportunidades.

Consensos


En principio, el Gobierno parece haber logrado consensos con el empresariado y el mundo sindical sobre la necesidad de articular una canasta accesible. De hecho, en la reunión que hubo en el Palacio de Hacienda este martes las partes se comprometieron a realizar una amplia campaña de divulgación para fortalecer la referencia de precios en la población. Esa canasta debería estar lista para hoy, según se informó oficialmente.

La situación social no resulta muy difícil de comprender en el contexto actual, donde el 50% de los hogares vivía hasta diciembre pasado con ingresos por debajo de los $79.000 y el 20% vive con menos de $43.000. Según datos del Indec, la canasta mínima para no ser pobre para una familia de cuatro personas era de $76.200 mensuales.

La peor parte, se la están llevando los sectores informales que no tienen protección ni mecanismos para mejorar sus ingresos. Un análisis de LCG advirtió que, en la comparación con el máximo de noviembre 2017, la pérdida de poder adquisitivo es “elevada”: 21,7% promedio. “No sorpresivamente los más afectados son los trabajadores informales con una caída real del 32,1%”, añadieron desde la consultora.

Negociaciones

En las últimas semanas, Feletti mantuvo una serie de reuniones con representantes de supermercados de origen chino y entidades que nuclean autoservicios, almaceneros, supermercadistas y polirrubros, para trabajar en conjunto y avanzar en los acuerdos necesarios de cara a la implementación de la canasta destinada a comercios de proximidad con productos de consumo esencial, en el marco del programa +Precios Cuidados.

Con la misma finalidad, la semana pasada los funcionarios de Comercio Interior se reunieron con empresas del sector mayorista, con quienes también se llegó a un acuerdo para proveer de los productos mencionados a los comercios de proximidad.

El punto de discusión principal con las empresas productoras son los aumentos permitidos por la Secretaría. Las firmas piden que, ante un contexto de alta inflación, se mantengan sus márgenes de ganancia. Feletti está dispuesto a un rango de incrementos del 3% mensual, o 9% trimestral, que en algunos casos deberá ser incluso menor. Las alimenticias ven la suba de costos de reojo y no están contentas con esa determinación con una inflación desbocada.

Más programas


En tanto, Cortes Cuidados estará vigente durante todo 2022 en más de 1.000 bocas de expendio de las grandes cadenas de supermercados con siete cortes, y la primera etapa del programa se extienda hasta esta jornada, cuando se establecerán las condiciones de prórroga para el resto del año.

Vale recordar que los frigoríficos exportadores nucleados en ABC amenazaron hace algunas semanas con abandonar el programa debido a que los cortes mencionados siguen prohibidos para exportar y las complicaciones que genera eso para el sector. Sin embargo, el Gobierno amenazó con restringir las ventas externas a quienes salieran del programa y consiguió seguir adelante con el programa oficial.

En la primera etapa, el valor por kilo de corte era de $679 la tira de asado; $799 el vacío; $799 el matambre; $449 la falda; $659 la tapa de asado; $819 la nalga y $669 la paleta. Los consumidores pueden comprar los cortes en más de 1.000 bocas de expendio que incluyen las grandes cadenas de supermercados Coto, Jumbo, Vea, Disco, Carrefour, Walmart, Changomas, La Anónima y Día%; así como las cadenas mayoristas Vital y Makro y carnicerías adheridas a Única y ABC.

Por otra parte, Comercio Interior comenzó una ronda con intendentes y la provincia de Buenos Aires para conformar una canasta de frutas y verduras con cinco productos que se venderán, en principio, en supermercados. La canasta estará compuesta por cuatro verduras y una fruta y, de acuerdo con declaraciones del secretario de Comercio Interior, el acuerdo está avanzado con mayoristas y supermercados.

Asimismo, la semana pasada se firmó un acuerdo con representantes del sector panadero en base al cual reconocen como precio de referencia para el kilo de pan francés el rango comprendido entre $220 y $270 en todo el territorio nacional, por un plazo de 90 días. Con el fideicomiso triguero se financiará el trigo para que las bolsas de harina de 25 kilos puedan llegar a las panaderías a valores de principios de febrero.