La rápida desaparición de los bosques alarma al mundo

Cada año seguimos destruyendo unos diez millones de hectáreas de bosques, afirmó recientemente el Secretario General de la ONU

La deforestación y la degradación forestal son temas urgentes relacionados con los bosques de nuestro planeta: cerca del 47% de los bosques del mundo enfrenta un alto riesgo de deforestación o degradación para el año 2030. Si bien ambas dañan la salud de los bosques, existe una diferencia entre la deforestación y la degradación forestal.

La deforestación se refiere a la tala de un bosque, eliminándolo por completo, para dar espacio a algo más en su lugar. La principal causa de la deforestación es la agricultura insostenible e ilegal, que da pie a cultivos comerciales como el aceite de palma y el caucho. La realidad sobre la deforestación es impresionante: los bosques están desapareciendo a un ritmo equivalente a 27 campos de fútbol por minuto.

Aunque la salud de los bosques es esencial para la humanidad y la supervivencia del planeta y pese a las claras promesas efectuadas desde múltiples sectores para evitar su degradación, cada año seguimos destruyendo unos diez millones de hectáreas de bosques, afirmó recientemente el Secretario General de la ONU con motivo del Día Internacional de los Bosques.

También podes leer: Deforestación: los bosques salteños no tienen respiro

En su mensaje para la efeméride, que se celebra cada 21 de marzo desde el año 2013, António Guterres calificó de “esencial” la aplicación de la reciente Declaración de los dirigentes reunidos en Glasgow sobre los Bosques y el Uso de la Tierra y de “otros instrumentos diseñados para proteger nuestros bosques”. Igualmente, Guterres destacó la necesidad “de que se produzcan acciones tangibles y creíbles sobre el terreno” que conduzcan al fin de “los hábitos de consumo y las modalidades de producción insostenibles que ponen en peligro nuestros bosques”, y pidió apoyo para los países y los pueblos que necesiten gestionar los bosques de forma sostenible.

Con el fin de concienciar sobre el problema de la deforestación, el tema elegido para este 2022 es: “Bosques: consumo y producción sostenibles”. El lema supone un llamamiento a optar por un uso sostenible para las personas y el planeta de la madera. El titular de la ONU recordó la gran influencia que ejercen los bosques, señalando que nos ayudan a regular el clima, enfrían las zonas urbanas, absorben un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero y son refugios para la diversidad biológica. Del mismo modo, la directora de la Secretaría del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques destacó que, en los dos últimos años, la pandemia de COVID-19 nos ha recordado la interdependencia entre nuestra salud y la de los ecosistemas.

Nota que te puede interesar: La degradación de los bosques nativos en la Argentina es a causa del cambio de uso del suelo

Durante un evento virtual organizado por la Secretaría del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques y la Misión Permanente de Kirguistán, Juliette Biao indicó que las enfermedades transmisibles entre animales y seres humanos tienden a aparecer “cuando se degradan los paisajes naturales, a causa de la extracción de recursos, la deforestación a gran escala, el comercio ilegal de especies silvestres y el cambio climático”. Por todo ello, destacó que “ya estamos pagando el precio de nuestras decisiones insostenibles”, a consecuencia “de una disminución sin precedentes de la biodiversidad, un empeoramiento del clima y una incertidumbre económica sin precedentes”.

Además, indicó que dañar a la naturaleza es un mal negocio y citó un informe del Banco Mundial publicado el año pasado que estima que un colapso parcial de los servicios de los ecosistemas podría costar más del 2% del Producto Interior Bruto mundial (unos 2,7 billones de dólares) en 2030, una situación que afectaría especialmente a los países más pobres. “Así pues, ha llegado el momento de repensar y volver a idear la producción y el consumo sostenibles, y la gestión forestal sostenible tiene mucho que ofrecer en este sentido”, remarcó.

Por su parte, el secretario general adjunto de Asuntos Económicos y Sociales razonó similarmente cuando afirmó que tanto el cambio climático como el crecimiento de la población y la urbanización, la degradación de la tierra, la pobreza y la desigualdad, ejercen una gran presión sobre la sostenibilidad de los bosques. “El modo en que consumimos los recursos naturales está haciendo mella en la salud de nuestro planeta y, según algunas estimaciones, si la población mundial alcanza los 9600 millones de personas en 2050, necesitaremos el equivalente a casi tres planetas de recursos naturales para mantenernos”, alertó. En consecuencia, subrayó como imprescindible lograr invertir las actuales tendencias en los modelos de consumo y producción, “y parte de esto empieza por cambiar el rumbo de la deforestación y la degradación de los bosques”.

ONU (Organización de Naciones Unidas)