InicioRecetasReceta para hacer galletas de avena caseras

Receta para hacer galletas de avena caseras

Estas galletas de avena caseras son muy fáciles de preparar y también quedan crujientes y tienen un sabor riquísimo sin caer en excesos de azúcar.

Esta receta es ideal para la gente que le guste la avena tanto como a nosotros y que busquen, a su vez, snacks saludables y caseros, ya que la cantidad utilizada de azúcar es mínima y, además, ofrecemos alternativas más sanas.

Si no dispones de mucho tiempo y quieres preparar un dulce sencillo y resultón para desayunar o merendar, prueba esta receta de galletas de avena fáciles de hacer. Quédate con nosotros, descubre cómo hacer galletas de avena y dinos qué te han parecido.

También pueden aromatizarlas con canela y además abajo en la sección de variaciones te cuento muchos otros ingredientes que puedes añadir a esta receta básica para dejarlas a tu gusto, ya sea chocolate, frutas frescas o secas, frutos secos….

Si te gustan las galletas, te animo a que prepares estas deliciosas galletas caseras de avena con chocolate, una de mis combinaciones favoritas. También puedes optar por las frutas y los frutos secos y preparar unas deliciosas galletas de avena caseras con manzana y nueces, aromatizadas con canela, o bien las riquísimas galletas caseras de avena con arándanos, que son ideales para acompañar lácteos, ya sea un buen vaso de leche o un yogur.

Y si quieres darles una vuelta de rosca a las galletas dulces y prepararlas saladas, nada mejor que seguir esta receta de galletas saladas caseras de mantequilla y queso o bien esta otra de galletas saladas caseras con queso crema al wasabi y aceitunas, cuya masa está repleta de semillas y aceitunas y quedan increíbles.

Ingredientes para la receta de galletas de avena caseras, crujientes y muy fáciles (una bandeja entera de horno, unas 16-20 galletas):

  • 1 huevo grande (L).
  • 100 gr de copos de avena.
  • 50 gr de mantequilla.
  • 50 gr de harina. Puedes utilizar harina de trigo y mejor aún si usas harina de avena, tendrá un sabor más pronunciado.
  • 40 gr de azúcar.
  • 1/2 cucharadita de levadura química o polvos de hornear.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 1/2 cucharadita de postre de canela (opcional).

Preparación, cómo hacer galletas de avena caseras, crujientes y muy fáciles:

  1. Corta la mantequilla en trozos grandes, ponla en un bol apto para microondas y con apenas unos segundos en el microondas estará derretida (ve vigilándola y sácala cuando esté líquida o casi, ya que puede llegar a explotar un poco y manchar tu microondas). Mézclala con la avena con ayuda de unas varillas, procurando que la empape bien.
  2. MEZCLAMOS LA AVENA CON LA MANTEQUILLA DERRETIDA
  3. En otro bol casca el huevo, añade el azúcar y la sal y mézclalo todo con unas varillas hasta que el aspecto sea bastante homogéneo. No es necesario batirlo, simplemente mezclarlo. Este es el momento de echarle también la canela si te gusta.
  4. MEZCLAMOS LOS HUEVOS CON EL AZÚCAR Y LA SAL
  5. Pon encima del bol un colador y echa encima la harina y la levadura. Coge el colador y ve moviéndolo y haciéndolo chocar con tu mano para que caiga sin grumos ni apelmazamientos, es lo que se conoce como tamizar. Mezcla bien con las varillas todos los ingredientes.
  6. TAMIZAMOS LA HARINAMEZCLAMOS HASTA QUE EL ASPECTO SEA HOMOGÉNEO
  7. Ahora añade a este bol la avena que ya estaba mezclada con la mantequilla. Mézclalo todo bien y ya tienes lista la masa para las galletas.
  8. Tapa el bol con papel film y guárdalo en la nevera unos 15 minutos para que la masa esté más compacta y sea un poco más sencillo darle forma a las galletas.
  9. YA TENEMOS LISTA LA MASA PARA LAS GALLETAS DE AVENA
  1. Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y ventilador mientras formas las galletas.
  2. Ve cogiendo trozos de masa con una cuchara o un sacabolas de helado. En cualquier caso, ve dejando las porciones separadas unas de otras lo suficiente como en la fotografía (porque luego se expanden un poco en el horno) y sobre papel vegetal o un tapete de cocción (como el que utilizo yo).
  3. Dale a los trozos una forma más o menos redondeada pero sin meter las manos, simplemente con una cuchara o lengua de cocina. Recorta un cuadrado de papel vegetal, ponlo encima de cada bolita y aplasta con tu mano, de esta forma quedarán planitas y no se te pegarán. Si los bordes han quedado irregulares siempre puedes retocarlos un poco de nuevo con una cuchara o lengua de cocina. Ya ves que no quedan redondas perfectas (no es la intención) pero sí con un bonito aspecto rústico y no tienes que tocarlas con las manos para nada.
  4. Pon el papel o el tapete sobre una rejilla de horno, introdúcela en el horno y hornea las galletas durante unos 10 minutos, hasta que veas que se han dorado. A mi me han tardado exactamente 10 minutos.
  5. Sácalas del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla para que no se humedezcan y queden crocantes.

Tiempo: 25 minutos

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Puedes degustarlas tibias o esperar a que se enfríen completamente, eso si, siempre y cuando las hayas dejado enfriar aunque solo sean unos 10 o 15 minutos sobre una rejilla, ya que son unas galletas que quedan crujientes y si no se enfrían adecuadamente se ablandarían. Las puedes conservar 4 o 5 días perfectamente (más no lo se porque en casa vuelan pero seguramente si), en un recipiente cerrado, y aunque conforme pasan los días van estando menos crujientes, siguen siendo deliciosas.

Para leer
Relacionados

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí