Cómo revivir una planta suculenta moribunda

Si bien las suculentas son plantas muy sencillas de cuidar, siendo entre las más elegidas como decorativas, atractivas a la vista, suelen pasar por momentos donde la planta decae. ¿Cómo salvarla?.

Las suculentas son plantas de hojas carnosas, las que contienen un 98% de agua en su interior, desde las hojas hasta sus tallos en algunos casos. Si bien son fáciles de cultivas y cuidar, necesitan atención en algunos aspectos, para mantenerlas siempre vitales.

En algunas oportunidades, las suculenta pasan por etapas donde la planta muestra signo de no estar bien, y es cuando tenemos que preguntarnos ¿qué le ha sucedido, o por qué se ha puesto así?. Hojas decaídas, de colores pálidos u oscuros, se pudre el tallo o la puntas de las hojas. Son muchas las señales que deben ponerte alerta, algo no estás haciendo bien.

Dentro de los aspectos más comunes de los que tienes que prestar atención durante el cuidado de toda planta son: la luz, el riego y el ambiente en sí. Ya que son factores que influyen en gran medida durante el crecimiento de toda planta. Si uno de estos aspectos no son evaluados o bien ejecutados, el ejemplar corre riesgo de no prosperar.

Puedes leer: ¿Cómo reproducir suculentas en agua?

¿Se puede revivir una planta suculenta en mal estado?

Las suculentas, y también podemos incluir los cactus, son plantas que se adaptan a todo espacio, terreno, y podemos tenerlos en casa en macetones, pequeñas macetas o vasijas, o bien en tierra, por lo que son plantas perfectas para interiores, media sombra o exteriores con sol.

Los principales inconvenientes que pueden atravesar este tipo de plantas, es el tema del riego, el agua, aunque en otras oportunidades pueden verse afectadas por plagas y enfermedades.

Para salvar y revivir a una suculenta que está pasando por un proceso de debilitamiento o degradación, primero tendrás que dar con el problema principal. Normalmente la muerte de las plantas suculentas están relacionadas con el riego, teniendo en cuenta de que este tipo de plantas son resistentes a la sequía o ambientes secos por naturaleza, un riego abundante y continuo, no es recomendable, ya que puedes provocar que la planta se pudra desde la raíz al tallo y posteriormente las hojas.

Si notas que las hojas y el tallo comienza a podrirse, tendrás que seccionar la parte afectada, colocado la parte sana nuevamente en tierra, en otra maceta o contenedor. Con tierra negra y algunas piedras, y ubicarla entre otras plantas por algunos días.

Durante los primeros 5 días no vas a aportarle agua, tratarás de mantener la tierra seca. Pasado ese tiempo, la llevarás al borde de una ventana donde reciba suficiente luz, con algunas horas de sol y procederás a humedecer levemente la tierra con un rociador. No rocíes de agua a la planta en sí, nunca verter agua sobre las hojas, siempre sobre la tierra, alrededor del tallo principal, tenemos que recordar que toda plata absorbe agua a través de las raíces y no por las hojas.

Seguir leyendo: ¿Cómo cuidar la albahaca en maceta y mantenerla verde durante todo el año?

Recuerda que el exceso de agua es la causa más común de la descomposición de las suculentas. Siempre trata de mantenerla entre otras plantas de su especie, en una zona con luz, pero evitando el sol intenso o los días muy calurosos a la intemperie.

También vale mencionar que las suculentas son muy frágiles cuando se trata del frío, lo ideal es protegerlas de las noches frías y con heladas, ya que las temperaturas bajo el punto de congelación pueden cristalizar el agua que las plantas tienen en su interior y matar a la planta.

Con información de: https://succulentavenue.com/