Cómo secar la semilla de quinoto y tenerlas lista para sembrar en solo 2 semanas

La planta de quinoto es un árbol pequeño, por lo cual es una excelente idea poder procesar las semillas de la fruta para tener nuestro propio quinotero. En esta note te enseñamos como secar la semilla para liego proceder a sembrarla.

La planta de quinoto es un árbol que tiene una dimensión bastante particular, si bien se considera uno de los cítricos que da frutos en abundancia, una planta bien desarrollada puede medir hasta 3 metros de altura. Este ejemplar es muy propio de climas cálido, como así también muy utilizado como planta de interior.

El quinoto es una fruta pequeña, un cítrico de dimensiones muy llamativas, con su fina cascara comestible y su interior mucho acido/agrio. El fruto se puede consumir natural, o bien como dulce. Cultivar una planta de quinoto para obtener sus frutos puede hacerse de manera fácil, ya sea por un esqueje (gajo) o a través de la semilla.

Muchos adquieren la planta de quinoto comparándola en pequeños plantines en viveros, otros, prefieren lograrla desde la semilla. Para esto tendrás que conseguir algunos frutos de quinotos para poder extraer las semillas y comenzar con el proceso. Te recomendamos conseguir quinotos de alguna planta que haya sido producida en alguna casa o huerta. De no ser posible, compra un puñado de quinotos en la verdulería de tu barrio.

Puedes leer: 8 árboles frutales enanos para espacios reducidos

¿Cómo conseguir la semilla y procesarla para sembrar?

1- Cuando extraigas la semilla del quinoto, lávala y quítale todo resto de pulpa que pueda quedar a su alrededor.

2- Tomarás una servilleta de cocina o un pliegue de algodón. Con un rociador a gatillo humedece bien la superficie y la base de la servilleta (o el algodón).

3- Deposita entre 5 a 8 semillas entre los pliegues de la servilleta húmeda, o bien el algodón, y lo depositas dentro de una bolsa de polipropileno (bolsa cristal) y la dejas en un lugar con poca luz. Al menos por 2 a 3 semanas, controlando cada 5 días que se mantenga la humedad en la servilleta de papel. De notar sequedad, volver a rociar con un poco de agua.

4- Al pasar 20 días al menos, ya tendrás que notar como las semillas habrán roto su cascara externa y comienzan a asomar pequeños brotes. La Raíz se comenzará a abrir paso.

Una vez que hayas logrado que las semillas desarrollen raíz, tienes que preparar el semillero o contenedor para que este realice el proceso de desarrollo.

Te puede interesar: Te enseñamos a germinar semillas de limón

  • Preparado de la maceta o semillero:
  • -Consigue un macetón con buena profundidad o algún contenedor mediano que puedas trasladar.
  • -Prepara la maceta con tierra abonada, que contenga humus o mezcla de algún compost orgánico. El sustrato es esencial para optimizar el crecimiento de toda planta, sobre todo el de la planta de cítricos.

-Una vez que hayas preparado la tierra, deposita las semillas a poca profundidad, lo ideal es hacer un pequeño agujero con el dedo, que no pase de los 3 centímetros. Ahí deposita la semilla, con la pequeña raíz hacia abajo. Realiza un riego leve, para humedecer la tierra y no saturarla. También trata de que la maceta tenga orificios en la zona inferior, para asegurarte de un buen drenado del agua.

-Cuando la planta comience a desarrollarse, con el tallo y algunas hojas, mantenla en lugar cálido, evitando las noches frías. Durante la mañana trata de que reciba luz del sol por algunas horas, pero también cuidándola de los rayos del sol de media tarde, por que por la intensidad pueden provocar daños a las hojas. Recuerda que el quinotero prefiere el ambiente cálido.

  • -Una vez que la planta ya tenga unos 15 centímetros de altura, ya tendrás que pensar en pasarla a tierra o algún sector del patio o jardín para que pueda seguir creciendo y en un tiempo ya puedas obtener sus frutos. Recuerda de tener cuidado de que no contraiga plagas u hongos que puedan dañarla.

Vía: https://es.wikihow.com/