sábado, septiembre 18, 2021
ANUNCIO

Cómo secar la semilla de quinoto y tenerlas lista para sembrar

Por ser un pequeño árbol, podemos tener un quinotero hasta en el balcón y, en invierno, disfrutar de su fruta fresca o incluso elaborar nuestra propia mermelada.

Las plantas de quinoto son fáciles de cuidar, miden menos de 10 pies (3 m) de altura y producen abundantes frutos de cinco a siete años después de haber sido sembradas. Estas características deseables hacen del quinoto una planta popularmente cultivada, ya sea al aire libre en climas cálidos o como planta de interior.

Los árboles suelen ser comprados como plantines, pero puedes cultivar tu propio quinoto usando semillas. Deberás recolectarlas del fruto justo antes de sembrarlas, así que no esperes ver un envase de semillas en un vivero. En cambio, puedes ir a una tienda de alimentos y comprar quinotos.

El quinoto es una pequeña fruta cítrica conocida por su piel comestible y su sabor ácido. Los árboles pueden cultivarse fácilmente tanto en interior como al aire libre. Puedes cultivar quinoto desde las semillas o tomar un esqueje de un árbol que ya tengas para un cultivo fácil.

Sin importar cómo los cultives, y si bien es una planta de otoño/invierno ¡podrás tener abundantes y deliciosas frutas para los próximos años!

  1. Envuelve las semillas de quinoto en una servilleta húmeda a principios de la primavera. Remoja la servilleta en el agua del grifo y escúrrela. Esparce las semillas en una mitad de la servilleta de manera que no se toquen y quede el mismo espacio entre ellas. Dobla la servilleta para que las semillas queden cubiertas.
    • Cuantas más semillas coloques en la bolsa, más posibilidades tendrás de llegar a cultivar un árbol maduro.
    • Las semillas de quinoto se pueden sacar de cualquier fruto maduro.
    • No seques las semillas, ya que no crecerán tan bien como las semillas frescas.

  1. Coloca la servilleta con las semillas en una bolsa para bocadillos de cierre hermético. Mantén las semillas envueltas en la servilleta. Saca todo el aire de la bolsa apretándola antes de cerrarla, porque si el aire se queda dentro de la bolsa hará que la servilleta y las semillas se sequen y sea menos probable que germinen.
    • Etiqueta la bolsa con la fecha en la que colocaste las semillas dentro. Si estás germinando más tipos de semillas, escribe también que tipo de semilla hay dentro de la bolsa.

3-Mantén la bolsa en un área cálida durante 1 semana. Coloca la bolsa en el alféizar de la ventana, sobre una esterilla de calor o sobre un radiador para mantenerla caliente. Las semillas no necesitan luz solar directa ahora mismo, pero necesitan calor y humedad.

Si algunas semillas no germinan, déjalas en la bolsa una semana más. Si todavía no han germinado tras la segunda semana, deséchalas.

4-Llena el semillero con una mezcla para macetas de tierra, materia orgánica y arena. Los quinotos necesitan tierra que drene bien así que crea una mezcla de arena, tierra para macetas y composta en cada celda del semillero. Prepara suficientes celdas para el número de semillas que haya en la bolsa.

Añade una parte igual de perlita a la mezcla para hacer que la tierra drene aún mejor.

Las mezclas especiales preparadas para macetas se venden para árboles cítricos y normalmente están disponibles en las tiendas de jardinería locales. Si compras la mezcla para macetas preparada, no necesitarás añadirle más ingredientes.

5- Entierra 1 semilla en cada celda 1 cm (1/2 de pulgada) bajo la superficie de la mezcla de tierra. Haz un agujero en el centro de cada celda con la punta del dedo o el extremo de un lápiz. Coloca las semillas germinadas de manera que las raíces estén mirando hacia abajo y cúbrelas con la mezcla de tierra. Presiona suavemente para que la tierra quede en contacto con la raíz.

Si un vástago ha comenzado a crecer y tiene hojas, intenta mantenerlas sobre la superficie de la tierra para que reciban luz solar.

6- Riega la tierra para que esté húmeda al tacto. Utiliza una regadera que pueda verter el agua suavemente y así no separar la tierra de la raíz. La tierra deberá estar húmeda al tacto, pero no deberá haber agua en la superficie de la celda. Mete el dedo en la tierra hasta el primer nudillo para ver si está húmeda.

Utiliza una botella con difusor en las semillas recién plantadas para regarlas suavemente.

Vía: https://es.wikihow.com/

Relacionados

2 Comentarios

  1. La planta de kinoto debería estar injertada en un pié cítrico.
    De lo contrario dará muchas espinas y follajes innecesarios.
    Dará poca fruta y será de corta vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...