Esta es la manera correcta de sembrar semillas

El sembrado de una semilla es una de las acciones más naturales que podemos realizar, de ahí en más se combinan ciertos procesos que son los que darán lugar al nacimiento y crecimiento de una planta. En esta nota te vamos a dar los mejores tips para sembrar con éxito total.

Normalmente cuando queremos familiarizarnos con la huerta o el jardín hablamos de “sembrar” y “plantar”. Si bien utilizamos frecuentemente estos verbos como si tuvieran un significado similar pero hacen referencia a acciones distintas. Cuando hablamos de «plantar» se refiere a pasar una planta de una maceta a la tierra, como ejemplo esqueje, bulbo, tubérculo, etc. Mientras que «sembrar» hace referencia a la acción de depositar una semilla en la tierra para que esta germine y genere la planta.

Si has llegado hasta esta nota y la estás leyendo, es que seguramente estás planificando la huerta o quieres aprender como «sembrar de manera correcta una semilla». En breves pasos te vamos a contar como realizarlo de manera sencilla y eficiente para que tengas éxito:

Qué necesitamos para sembrar semillas?

✦ Semillas de la planta que queremos reproducir, ya sea fruta u hortaliza, o plantas de flor.
✦ Un lugar para realizar la siembra, ya sea una maceta, macetón, cantero o un fragmento de suelo.
 Tierra fértil o sustrato (indispensable una tierra con buenas propiedades)
✦ Una regadera o una jarra o botella y un paño.

Paso 1

Como primer paso tienes que colocar las semillas dentro de un vaso con agua y remover. Las semillas que se vayan al fondo del vaso son las buenas y las que queden flotando seguramente no sean óptimas para sembrar.

Te puede interesar: Guía con 5 hortalizas y verduras claves para que cultives en casa

Paso 2

Preparar el terreno en la huerta, el jardín o una maceta, lo más recomendable es con sustrato o abono, ya es muy importante disponer de una buena tierra con ciertos compuestos orgánicos para asegurar que la semilla reciba suficiente nutrientes y también contar con buena humedad, lo que serán puntos indispensables para iniciar la germinación.

Paso 3

Depositar las semillas en pequeños agujeros, surcos o distribuidas uniformemente por el terreno o el sustrato de la maceta. También tendremos que tener en cuenta que hay variedades de semillas que no necesitan ser depositadas a mucha profundidad, a veces en capas superficiales de la tierra tienen mayor chance de germinar y evolucionar, siempre y cuando la tierra sea liviana y cuente con buena humedad.

Seguir leyendo: Cómo germinar las semillas y cultivar la pera

Paso 4


Cubrir las semillas con una capa de tierra de aproximadamente dos veces el tamaño de la semilla. Es decir, una semilla de 2 mm basta con enterrarla 4 mm en el terreno. Cuanto mayor es la semilla, más se podrá enterrar. Aunque como mencionábamos anteriormente, hay semillas que se adaptan muy bien cuando se siembran de manera superficial.

Paso 5

En tiempos de calor, ya sea en primavera y verano, cuando la evaporación del suelo es mayor, lo ideal es regar abundantemente con una regadera o manguera, pero aun así hay que ser cuidadoso de no generar encharcamientos o barro.

A tener cuenta, si las semillas son muy pequeñas cuando se riega la superficie estas entran mejor en contacto con la tierra. Mientras que para las semillas grandes no es necesario regar siempre, mientras que la tierra esté húmeda.
Si las semillas son muy pequeñas, puedes emplear un rociador con atomizador o agregar agua con los dedos.

Paso 6

Controlar la temperatura y humedad, estos dos aspectos son claves para generar el rango propicio para la germinación de las semillas. Si hace mucho sol y calor, podemos cubrir con una media sobra la zona de siembra, para que esta deje pasar parcialmente la luz pero no de forma directa.

Con información de: https://www.hogarmania.com/