viernes, enero 28, 2022

¿Cómo sembrar semillas de manera correcta?

Sembrar semillas es uno de los actos más naturales que hay. Para empezar, debemos saber lo que significa “sembrar” y “plantar”. Estos dos verbos son frecuentemente utilizados como si tuvieran un significado similar pero hacen referencia a acciones distintas.

Si has llegado aquí es porque probablemente estés pensando en crear tu propio huerto urbano. O quizás porque quieres empezar a construir un pequeño jardín, o simplemente quieres tener alguna planta en tu casa. Sea como sea, quieres saber cómo plantar semillas, cómo cuidarlas para que germinen y cómo controlar que su crecimiento es óptimo

Si te preguntas cuáles son los pasos que deberías seguir para conseguir tus plantas en casa desde cero, aquí tienes una guía completa sobre cómo plantar semillas. Toma nota y no te pierdas los detalles:

Te lo vamos a explicar brevemente:

Sembrar una semilla significa esparcir semillas en un terreno o sustrato con la intención de que germinen. Si no utilizamos semillas, no estamos sembrando ninguna planta.
En cambio, plantar significa meter en la tierra una planta o una parte de ella (esqueje, bulbo, tubérculo, etc) para que eche raíces y se desarrolle. En este caso no se emplean semillas y, por tanto, no es una siembra.

Qué necesitamos para sembrar semillas?

✦ Semillas de la planta que queremos reproducir.
✦ Un lugar para realizar la siembra, ya sea una maceta o un fragmento de suelo, es casi indiferente.
✦ Sustrato para semilleros —o en su defecto tierra fértil— si vamos a sembrar en maceta.
✦ Una regadera de lluvia fina o una jarra o botella y un paño permeable.

Paso 1


Poner las semillas dentro de un vaso con agua y removemos. Las que se hundan son las buenas y las que floten seguramente no sean viables para sembrar.
Pero aún hundiéndose, podrían no germinar si se han conservado mal, son muy viejas o han sido sobrecalentadas, por ejemplo.

Paso 2

Preparar el terreno en a huerta o el jardín— o una maceta con sustrato para semilleros.


En el primer caso, retirar las malezas, piedras y palos que pudiera haber en la tierra y la cavar con una pala.
Si la planta que se va a sembrar es exigente, no vendrá mal aportar un poco de abono para semilleros al suelo. Si se dispone de humus de lombriz u otro abono orgánico bien maduro, también nos servirá.
Cuando la tierra está muy seca, hay que regar hasta que se humedezca bien tanto en superficie como a unos centímetros de profundidad. En cambio, si la tierra está demasiado húmeda —tanto que se ve el agua a simple vista o gotea la tierra al apretarla en la mano espera a que se seque un poco y adquiera una textura más suelta. Si está lloviendo, se puede tapar con un plástico para evitar que se siga mojando.
En el caso de cultivar en la huerta vertical simplemente colocamos los sustratos que vinieron en el combo o utilizar tierra abonada.

Paso 3

Depositar las semillas en pequeños hoyos, surcos o distribuidas uniformemente por el terreno o el sustrato de la maceta.

Paso 4


Cubrir las semillas con tierra.
Se cubren con una capa de tierra de aproximadamente dos veces el tamaño de la semilla. Es decir, una semilla de 2 mm basta con enterrarla 4 mm en el terreno. Cuanto mayor es la semilla, más se podrá enterrar.

Paso 5

Regar abundantemente con una regadera de lluvia fina. Mejor si el agua no tiene cloro.
Sobre todo si las semillas son muy pequeñas ya que regando entran mejor en contacto con la tierra. Para semillas grandes no es necesario regar siempre y cuando la tierra ya estuviera húmeda.
Si las semillas son muy chicas como las de lechuga o frutilla es conveniente rociar con tus dedos para no revolver la superficie.

Paso 6

Controlar la temperatura y humedad —si es posible— para que se mantenga dentro del rango propicio para la germinación de las semillas. Si hace mucho sol y calor, tapar con una malla de sombreo o similar, que deje pasar parcialmente la luz pero no de forma directa.
Por el contrario, si hace demasiado frío para que las semillas germinen, se deben cubrir con un plástico transparente a modo de invernadero. Esparcir un poco de mantillo o turba negra sobre el suelo también ayudará a subir la temperatura de éste siempre y cuando haga sol. Una cama caliente es otro buen método para aumentar la temperatura del suelo.

Ahora que ya sabes que tenes que prever para la germinacion de tus semillas, es hora de manos al cultivo!

Vía: huertin

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...