16-07-24 |

El río Paraná presenta una bajante dentro de un escenario de clima caluroso y con escasas lluvias

La etapa más seca del año se hace notar en gran parte del país, sumado a las exigencias térmicas por encima de lo normal, lo que deriva a la bajante en el caudal de uno de los principales ríos del litoral argentino.

Si bien los especialistas insisten en que no se trata de una bajante extrema, a los lugareños le Preocupa la bajante del río Paraná en los últimos días. La ausencia de lluvias sobre una cuenca largamente afectada por la sequía vuelve a generar niveles oscilantes, mayormente por debajo del nivel de aguas bajas.

En un agosto ya avanzado, con días que se destacan por ser secos en la mayor parte de la región de cuenca del Paraná, a lo que se le suman periodos con temperaturas cálidas, la situación en cuanto a los niveles de las aguas responden al entorno, con cierta tendencia a la bajante.

Dentro de este contexto que preocupa, no hay que olvidarse de que el Río Paraná y los estuarios adyacentes vinieron sufriendo una grave bajante de sus aguas en los últimos años, a causa de la sequía que azotó a gran parte del Litoral y otras regiones del país, incluyendo a la Mesopotamia, con lluvias que se presentaron por debajo de lo normal durante largos periodos ante los continuos episodios de «La Niña».

Las proyecciones en la actualidad del del Instituto Nacional del Agua (INA), informan que el Paraná viene mostrando una disminución en cuanto al nivel de las aguas. Si bien en el mes de julio se mantenían flujos medios bajas, en todo el tramo argentino, dentro de la quincena de agosto se advirtió la disminución en cuanto a los niveles.

De acuerdo con la perspectiva meteorológica y los caudales previstos desde la alta cuenca, los niveles se mantendrían en la misma condición en lo que resta del mes de agosto y en la tendencia al mes de septiembre.

El Instituto actualizó su informe semanal respecto a las proyecciones de altura para el río Paraná en la actualidad.

Seguir leyendo: ¿A qué se debieron las históricas olas de calor que sofocaron a Argentina en la última la temporada?

En resumen, la situación es nuevamente de aguas bajas, pero no tan grave como un año atrás, además, la perspectiva de tiempo para esta semana, muestra las probabilidades de algunas lluvias para la región sur y centro del litoral, lo que sería una cuota a favor para sumar algo más de agua a lecho.

A las causas meteorológicas e hidrológicas se suma la estrategia de regulación en una cuenca compartida. Brasil ya no es tan dependiente de la generación de energía a través de las plantas hidroeléctricas aguas arriba, sino que las alternativas sobre el Amazonas más los parques eólicos del nordeste le permiten reducir eventualmente las descargas.

¿Qué podría pasar en los próximos meses?

En cuanto a la tendencia a mediano plazo, se espera que desde la primavera las precipitaciones comiencen a impactar con mayores acumulados en la región y el caudal se vuelva a recuperar. Los meses claves serán septiembre y octubre, cuando las precipitaciones correspondiente a la temporada cálida se vean influenciadas por la presencia del fenómeno de «El Niño», que de por si, se estima que las lluvias sean superior a lo normal en gran parte del Litoral argentino.

De todas maneras, también se toma en cuenta la evaporación de las aguas, a causa de las temperaturas elevadas que se llegan a registrar en el litoral argentino rumbo a la nueva estación cálida.

Mediciones actuales de los niveles del Paraná

Te puede interesar: Repasamos la situación crítica por la que ha pasado el Paraná

Con información de: https://www.ina.gov.ar https://ahora.com.ar/

Compartir:

Popular