Lo que dejó el 23A tras el tractorazo. ¿Cuál fue el reclamo del campo?

La movilización dl último sábado 23 de abril fue en señal de protesta por la presión impositiva y la intervención del gobierno en el mercado de granos.

Al denominado «tractorazo» convocado a través de las redes socialescon la etiqueta #23A, también se le sumarondirigentes de Juntos por el Cambio (JxC) con consignas políticas «en defensa de la República y la Justicia independiente». 

El acto finalizó con una proclama final que trató al Gobierno nacional de «estatista» y de perjudicar «a los necesitados y vulnerables»

Más de 100.000 personas, el campo le pidió al Gobierno que le “saquen las manos de encima”. Además, lo desafió a que se anime “a pensar un país con menos impuestos”.

En la protesta, que se había iniciado con un tractorazo que recorrió avenida Del Libertador, se leyó una proclama con los reclamos del sector. Además, un grupo de productores dejaron en Casa Rosada un proyecto de retenciones cero para la actividad. En el interior también hubo manifestaciones en Córdoba, Tucumán, Neuquén, Rosario y Avellaneda (Santa Fe), entre otros lugares.

Ver también: Se viene el 23A, el campo marchará este sábado y anticipan un tractorazo

Desde la oposición, Luis Miguel Etchevehere, ex ministro de Agricultura de Mauricio Macri, manifestó: «Está más que claro que el manso se reveló, el campo se cansó de que le estén echando la culpa de todos los males de la Argentina cuando lo único que hace es trabajar e invertir en el país».

El tractorazo del campo avanzó por avenida del Libertador, tomó la 9 de julio y tuvo como destino final la Plaza de Mayo, en dónde los referentes de productores autoconvocados brindan su visión sobre la actualidad del sector.

El sector agropecuario se ve alcanzado por una fuerte presión tributaria, sobre todo por las retenciones. Se suma el impacto de la brecha cambiaria, que resta valor a la cosecha y dirige los fondos directamente a Casa Rosada.

José Perkins, productor de Pehuajó que participa activamente de los reclamos al Gobierno, graficó: «Basta de presión impositiva, en la cadena de los alimentos hay muchos integrantes, es una comunidad que ahora se junta en este reclamo».

«La gente está harta y se siente el respaldo atrás de los tractores. Somos muy diversos en todo el país, la ciudad acompaña porque pertenecemos a la comunidad, somos una parte más, importante como todas las partes que hay en la ciudadania. Este país es digno de ser vivido», agregó.

Etchevehere comentó decididamente que desde el oficialismo «tienen que bajar impuestos, sacar retenciones y sacar las trabas para exportar. Sino se va a convertir un país de planeros, no vamos a ningún lado. Tiene que haber empresarios con ingresos que inviertan y que generen trabajo». «Estos Gobiernos populistas nos roban el futuro», ratificó.

También podes leer: El campo marchará el 23A, pero sin la Mesa de Enlace

Cuál es el reclamo del campo

Un ejemplo del apoyo al tractorazo del 23 de abril a Buenos Aires es el de la Sociedad Rural de Rosario, que se sumó a la marcha «en defensa de los derechos constitucionales de los ciudadanos a trabajar, comerciar y expresarse libremente, a recibir educación y a enseñar, garantizando la salud pública, la seguridad y con una Justicia independiente».

«Por el respeto a la Republica y el futuro de todos los ciudadanos, demandamos terminar con las presiones impositivas confiscatorias, recortar el desmesurado gasto público y consolidar el derecho a la propiedad privada», indicaron desde la rural de base.

A continuación, la proclama que se compartió en medio del tractorazo:

«QUIENES VIVIMOS DE NUESTRA PRODUCCION Y TRABAJO TENEMOS ALGO QUE DECIR:

NO hemos venido hasta acá para pedir que nos den una mano sino para que nos saquen las dos de encima.

Traemos una proclama sencilla: No estamos dispuesto a seguir financiando la soga con la que nos ahorcan.

Somos de los pocos y raros países con desdoblamiento cambiario y retenciones… padecemos además 170 impuestos que agobian a todas las actividades productivas y terminan sumándose a los precios que paga el consumidor.

Esta es nuestra protesta y esta es nuestra propuesta: ANIMENSE A PENSAR UN PAIS CON MENOS IMPUESTOS. GASTEN MENOS. ARREGLENSE CON LO QUE TIENEN O DEDÍQUENSE A OTRA COSA.

La receta del socialismo (y su muleto el estatismo) la conocemos y es siempre la misma: envilecer la moneda con emisión, ahogar a las actividades productivas con impuestos y empobrecer a todos para ofrecerse como solucionadores de los mismos problemas que han creado.

Y cualquier solución en un mundo libre ha sido, por el contrario, permitir que quienes generan recursos sigan generándolos y los multipliquen y no expulsarlos como ocurre actualmente con jóvenes y empresas que se van.  Los regímenes estatistas propician desatinos económicos que perjudican a todos pero mucho más a los necesitados y vulnerables. 

No somos ciegos, las necesidades existen. Pero las necesidades son infinitas y los recursos son limitados. No se puede seguir cargando al burro que mueve la noria y menos comérselo. Para repartir riqueza primero hay que crearla y la mejor manera de distribuirla es el trabajo libre donde los beneficios vuelven a la sociedad sin necesidad de intervención estatal, que además de cara es violenta y distorsiva. 

Somos responsables de haber tolerado estos disparates.

Son responsables también muchos de nuestros gobernadores y legisladores. Han resignado la autonomía federal por una indigna alianza de vasallaje feudal en la que aceptan el saqueo de las actividades productivas de sus comprovincianos a cambio de ser tratados como mendigos de lujo por el Poder Central y eventualmente ser nuevamente ungidos. 

Basta de mentiras… Basta de fronteras que son un colador… Basta de entregar nuestro Mar Austral a la depredación… Basta de soltar presos y perseguir policías… Basta de someter a alumnos y maestros a la dictadura de ideólogos y burócratas… Basta de vándalos y usurpadores… Basta de opresión impositiva… Basta de sarasa.

Reiteramos: Esta es nuestra protesta y esta es nuestra propuesta: ANIMENSE A PENSAR UN PAIS CON MENOS IMPUESTOS. GASTEN MENOS. ARREGLENSE CON LO QUE TIENEN O DEDÍQUENSE A OTRA COSA»