24-05-24 |

Receta de la pizza de rúcula y jamón crudo

Una de las variedades preferidas por muchos, la pizza con jamón crudo, rúcula y queso. Una especialidad súper rica y sencilla de elaborar.

La pizza es el plato por excelencia preferido por muchos, el argentino se inclina ampliamente por este tipo de comidas, ya sea por la gran variedad que existe dentro de los alimentos de rotisería. Las pizzas ya están instaladas en la sociedad como un clásico, ya sea las básicas como ser la de jamón y queso, la napolitana y la primavera. Después están las más elaboradas, en las que se combinan distintos sabores: la fugazzeta, la de palmitos, la pizza con ananá o la calabresa (con rodajas de salamín).

La pizza puede elaborarse con salsa de tomate casera, a base de tomate fresco, cebolla y pimiento. También la cobertura depende del gusto de cada uno, muchos optan por el queso fresco, otros por la muzarella o hebras de queso rallado.

Con respeto al terminado, hay infinitas formas y dependiendo de la especialidad, en este caso nos vamos a centrar en la receta que te traemos hoy, la pizza de rúcula con jamón crudo:

Puedes leer: Pizza de mortadela con calabacín

Ingredientes necesarios para la receta

  1. Masa para pizza a la piedra:
  2. 500grs de harina 0000
  3. 275cc de agua tibia
  4. 25 gr de levadura
  5. 1/2 cdts de azúcar
  6. 2 1/2 cditas de sal
  7. 30cc de aceite
  8. 3/4 tazas de salsa de tomate para pizza (comprada o casera)
  9. Para cubrir la pizza
  10. 500grs de mozzarella (o queso fresco)
  11. 130grs de queso parmesano
  12. 150grs de jamón crudo
  13. 2 atados de rúcula
  14. sal y pimienta
  15. 1 chorrito de aceite de oliva

Te puede interesar: Receta de la pizza de salamín con masa casera

Pasos

1- Primero que nada vamos a realizar la masa de la pizza casera. Para esto vamos a disolver la levadura en una taza mediana de agua tibia. Dejamos reposar por unos minutos hasta que espume.

2- Sobre una mesada limpia, disponemos la harina en forma de corona, con un hueco al medio. Alrededor colocamos la sal. En el centro agregamos el agua con la levadura, aceite y comenzamos a combinar con la mano.

3- Unir todo los ingredientes hasta lograr una masa lisa y que no se pegue en los dedos. Podemos agregar más harina si es necesario, para conseguir una masa suave.

  1. 4- Una vez que tengamos la masa, la vamos a envolver en un films de cocina y la dejamos reposar por unos 30 minutos hasta que duplique su tamaño. Transcurrido este tiempo, la sacamos del films y la dividimos en dos pollos. La amasamos muy bien por algunos minutos, estiramos con la mano y con palo de amasar.

5- La estiramos en forma circular y la colocamos en una bandeja pizzera para horno (con base leve de aceite de oliva).

Preparado de la cobertura

Colocamos una capa de salsa de tomate casera sobre la masa y a horno precalentado a 180 grados, horneamos la masa por unos 10 minutos, para lograr una precocción.

Pasado los 10 minutos, con la masa precocinada y el tomate bien adherido, sacarla, colocar el jamón y poner la mozzarella. Cuando el queso se haya derretido bien retirar del horno.

Como punto final, agregar la rúcula previamente lavada y escurrida y espolvorear con queso parmesano rallado, salpimentar y agregar un chorro de aceite. Cortar en pedazos y servir.

Con información de: https://www.recepedia.com/

Deja un comentario

Compartir:

Popular