martes, julio 27, 2021
ANUNCIO

Siembra y cultivo de la espinaca

A la espinaca se la puede sembrar en un semillero, como muchos cultivos o simplemente, hacerlo directamente sobre el suelo, lo cual nos ahorrará el paso del trasplante.

La espinaca aporta múltiples beneficios a nuestro organismo debido a la presencia de minerales, vitaminas, pigmentos y fitonutrientes, incluyendo potasio, manganeso, zinc, magnesio, hierro y calcio.

Las claves para el cultivo de la espinaca es sembrarla en un suelo bien drenado y con buenas condiciones de sol. En cuanto a la siembra es recomendable que la semilla este a un centímetro de profundidad y con una distancia de entre 30 y 40 centímetros entre cada semilla.

La espinaca es buena para la salud en cantidades razonables. Con una adecuada planificación se puede tener espinaca durante todo el año. Podemos incluir la espinaca nuestra dieta pérdida de peso o en cualquier objetivo para estar saludables.

En este artículo te vamos a dar las claves para aprender cómo cultivar espinaca y cuáles son las propiedades y características de la misma.

La espinaca, cuyo nombre científico es Spinacia oleracea, es una planta herbácea anual que está muy cotizada por sus preciadas hojas verdes y ricas en nutrientes. Tienen forma ovalada y pueden ofrecer un aspecto rugoso. En los huertos de cultivos esta planta se caracteriza por tener un único tallo central del que parten el resto de hojas. Dicho tallo es largo y carnoso y tienen alturas que superan los 30 centímetros. Son plantas que no llegan a pasar el metro de altura. A partir de dicho tallo brotan el resto de las hojas y tiene un color verde intenso. Cuenta con un mayor tamaño en la parte inferior y son más pequeñas y delicadas en la parte superior.

Aunque pertenecen a la misma familia, existen diferencias notorias entre las diferentes especies de espinacas que podemos encontrar. Esto hace que en el mercado encontremos varias especies de espinacas que parecen totalmente diferentes. Lactando Polares son las espinacas savoy que tienen las hojas rugosas, crespa y relativamente duras. Hay también otras espinacas lisas que no tiene ningún tipo de rugosidad y que son más sutiles para el paladar.

Propiedades y beneficios de la espinaca

Vamos a ver cuáles son los beneficios que tiene esta planta tan cotizada. La mayor parte de la planta está compuesta por agua. Esto hace que tan sólo tenga 23 calorías por cada 100 gramos de producto. Es un pobre en proteínas, grasas y carbohidratos, por lo que su potencia nutricional se encuentra en los aportes vitamínicos y minerales. Por ejemplo, es muy rica en vitamina A que es necesaria para mantener una buena salud oftálmica y fortalecer el sistema inmunitario. Otra de las vitaminas por las que es conocida es la vitamina C. Esta vitamina es necesaria para reducir la hipertensión y mejorar nuestra piel además de tener algunas virtudes desestresantes.

Podemos decir que la espinaca es rica en minerales como el magnesio que nos viene bien para mantener la musculatura de reducir el cansancio y la fatiga. También es rica en manganeso que sirve para poder favorecer la producción de tejidos cartilaginosos y para asimilar la vitamina E. A pesar de lo que se dice en la cultura popular, si nos referimos al aporte de hierro o de calcio vemos que no es demasiado aprovechable. Esto es debido a la presencia de ácido oxálico. Lo que hace este ácido es impedir una buena asimilación de los minerales. Para poder solucionar este problema es conveniente consumir las espinacas cocinadas aunque sean de forma ligera. De esta forma, no intervienen en la absorción de otros minerales por el organismo.

Como cultivar espinaca

Las espinacas se multiplican por semillas

Esta nutritiva planta suele crecer en suelos ricos y húmedos aunque también puede desarrollarse en cualquier suelo, siempre y cuando tenga suficiente materia orgánica, por lo que es necesario agregar una cantidad generosa de compost a la tierra antes de comenzar a sembrar.

Existen diferentes variedades de espinacas y hay que elegir la variedad dependiendo de cuando queramos plantarla. La siembra de las semillas de espinaca se hace directo en la tierra, preferentemente a 2 cm de profundidad. En los huertos se hacen hileras separadas por 30 cm y en maceteros hay que esparcir las semillas sobre la superficie.

Es recomendable plantar varias partidas de espinacas con un intervalo de 2 semanas pues entonces tendrás espinacas frescas en todo momento. Por otra parte, la planta de espinaca puede crecer perfectamente sin mucho sol. Esto la hace ideal para ubicarla o plantarla en lugares que tengan mucha sombra durante el día, como un jardín o una terraza. También tolera estar a pleno sol pero hay que tener cuidado de que no esté en ambientes muy calurosos pues el exceso de calor acelera la floración y hace que la planta tome un sabor amargo.

Te recomendamos regar tus plantaciones cada vez que veas que la tierra está secándose. Para recolectar la espinaca no es necesario arrancar toda la planta, basta con ir sacando sus hojas externas. Las pequeñas hojas internas volverán a crecer rápidamente. De esta forma podrás disfrutar de deliciosas ensaladas cuando quieras

Requisitos imprescindibles para su cultivo

Vamos a ver cuáles son los requisitos principales para cultivar espinacas. Lo principal es el tipo de tierra donde vamos a sembrar. La espinaca prefiere suelo fértil para poder desarrollarse en buenas condiciones. No obstante, puede llegar a crecer en casi cualquier tipo de suelo, mientras tenga suficiente materia orgánica para ello. Podemos incluso sembrarla en maceteros agregando una buena cantidad de compost o sustrato, por ejemplo para huerto urbano, para que la espinaca pueda tener suficientes nutrientes para crecer.

No es muy tolerante a los suelos alcalinos, por lo que prefiere valores de pH entre 6- 6.5. Si tienes la tierra más ácida puedes echar algo de cal, y si por el contrario es muy alcalina puedes agregar fibra de coco. No necesita demasiado calor para crecer sino que va a florecer con facilidad. La mayoría de plantas de espinaca se siembran en primavera o en otoño cuando ha pasado el calor del verano.

En cuanto su recolección, no es necesario arrancar toda la planta, sino que podemos ir sacando las hojas de forma externa. Las pequeñas hojas internas volver a crecer rápidamente y tendremos mayores cosechas.

Vamos a resumir algunos de los consejos que se dan sobre las espinacas:

  • El exceso de calor hacer florecer prematuramente a la espinaca y volverla de un sabor amargo. Esto hace que si queremos sembrar la espinaca en verano debemos buscar aquellas variedades que pueden tolerar mejor el calor.
  • Puedes plantar varias partidas de espinacas con un tiempo de dos semanas entre ellas. Esto nos puede proporcionar una cosecha de espinacas de forma continua.
  • Hay diferentes variedades de espinacas y debemos elegir aquella que es más se adapta a nosotros.

Vía: https://www.jardineriaon.com/

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Usos del vinagre en la huerta y jardín

Uno de los usos más comunes del vinagre casero es como herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos más de este elemento típico...