22-04-24 |

Te enseñamos elaborar un potente fungicida casero con leche

Si no lo sabían, la leche tiene una gran utilidad para las plantas del jardín y la huerta, actúa como un gran preventivo de ciertos patógenos, además ayuda a alejar algunas plagas. En esta nota te contamos todos los secretos de este fungicida natural.

Dentro del amplio mundo de las alternativas naturales para proporcionar bienestar a nuestras plantas se encuentra la leche ¿Sabías que la leche puede utilizarse como fertilizante? Además de ayudar en el crecimiento de la planta.

El eje de la nota son las distintas maneras de emplear el lácteo para aprovechar los beneficios que aporta. Fertilizar a las plantas con leche también puede aliviar muchos problemas en el huerto, desde deficiencias de calcio, virus y patógenos asociados a hongos.

Hay varias maneras de emplear la leche en nuestras plantas, puedes hacerlo con un rociador, o una esponja empapada. La leche en si actúa como un potente germicida, matando a toda espora fúngicas que puedan afectar las partes de una planta. Si aplicamos una película de leche sobre las hojas, la protege del avance y colonización de microorganismos, dejando a salvo la superficie contrarrestando la aparición de la infección del hongo del mildiú.

Con una correcta aplicación de leche en las hojas y tallos de las plantas, esta actúa como repelente de pulgones y moscas blanca, por lo cual es un método natural preventivo de ciertas plagas, evitando el riesgo de trasmisión de enfermedades como lo es el virus del mosaico.

Nota que podes leer: Cómo preparar fungicida de cola de caballo contra pulgones

La leche, un potente fungicida contra hongos

La aparición de hongos o patógenos dañinos en la tierra o plantas suelen ser un gran problema, es por este motivo que la leche es beneficiosa por doble partida, ya que por un lado aporta para eliminar los hongos, pero también es estimulante de la resistencia de la planta para soportar el ataque de estos hongos.

La aparición de hongos en los ejemplares de la huerta o jardín suelen darse frecuentemente en temporadas cálidas y húmedas, como ser la primavera y el verano, donde abundan las variedades de plantas, las floraciones, frutos.

Muchos ejemplares se desarrollan muy juntos o amontonados, lo que es ideal para la proliferación de patógenos. Lo recomendable es hacer un rociado con leche 1 vez al mes, y si lo haces después de la lluvia, mucho mejor.

También te puede interesar: Cómo utilizar el vinagre como fungicida para las plantas

Elaboración de un fungicida con leche

Esta solución es muy fácil de elaborar, con algunos ingredientes claves podrás obtener un potente fungicida natural para aplicar en las plantas, ya sean las que tienes en macetas, canteros, patio, jardín o el mismo huerto ecológico.

  • Leche de vaca preferiblemente entera, ya que cuenta con más propiedades que la descremada.
  • Agua de lluvia que tengamos cosechada, o podemos usar la del grifo dejándola reposar 24 horas.
  • Bicarbonato de sodio

Para comenzar a preparar este fungicida vamos a realizar la mezcla del agua y leche, lo más recomendable es un 10% de leche, es decir, si queremos hacer un litro de fungicida mezclaremos 100ml de leche y 900ml de agua.

Una vez realizada la mezcla, agregamos 2 gramos de bicarbonato de sodio por cada litro de agua, ya que este tiene propiedades cicatrizante y desinfectante, pero que es recomendable utilizar en cantidades muy bajas, porque aumenta la salinidad del fungicida y esto puede resultar peligroso para la planta.

La leche aporta ciertos ácidos aminos y de sales ricas en potasio y en fosfato, lo que ayuda también a formar una película preventiva contra hongos y algunos insectos. Si utilizamos esta solución a modo preventivos, la aplicación será de 1 vez cada 10 o 15 días. Es importante pulverizar tanto la parte superior como la inferior de las hojas para aumentar su efectividad.

Con información de: https://www.infocampo.com.ar/

Deja un comentario

Compartir:

Popular