24-04-24 |

Todo lo que tenés que saber sobre la huerta en temporada más fresca a fría

7 consejos para que puedas producir en la huerta en casa durante la temporada donde las temperaturas bajan y el aire frío comienza a dominar el escenario climático.

En la puerta de la nueva estación la planificación de la huerta en la temporada fría es necesaria. Para la puesta en marcha y manejo de huertos agroecológicos en otoño e invierno. Los puntos más importantes incluyen la fecha de siembra, la profundidad y el número de semillas, la ubicación y protección de las plantas.

Fecha de siembra: Cada especie tiene su calendario de siembra, que depende de la zona, clima dominante. Debido a que posponemos la fecha de siembra, corremos el riesgo de condiciones climáticas desfavorables que pondrán en peligro el crecimiento y desarrollo normal de las plantas.

Dentro de las hortalizas más apropiadas para sembrar en esta época, existe una gran cantidad de especies que se podrán sembrar en la temporada otoño-invierno. Y, entre ella se destacan la acelga, achicoria, ajo, alcaucil, apio, arveja, cebolla y cebolla de verdeo. Así como el cilantro, espinaca, habas, hinojo, lechuga, perejil, puerro, rabanito, remolacha, rúcula y zanahoria.

Otro punto a tener en cuenta, no se recomienda en aquellas con semillas grandes y fáciles de manipular –como las habas y arvejas– o las que presentan dificultades en el trasplante como el perejil, rabanito, zanahoria, espinaca y rúcula.

Te puede interesar: Plagas de otoño: recomiendan profundizar monitoreos en lotes

También hay que prestar mucha atención a la cantidad de semillas que se deben sembrar y a qué profundidad. Todo esto dependerá del tamaño de las semillas. Las más pequeñas como la lechuga, hinojo o apio se siembran “al voleo” por toda la superficie, mientras que, las más grandes, como las habas y arvejas, se siembran “a golpe” colocando dos semillas por orificio.

Un tips para tener muy presente, es recomendable que la profundidad de siembra sea de 2 a 3 veces el tamaño de la semilla, señaló, al tiempo que recordó que, luego de la siembra, es necesario un riego generoso.

Dentro de los parámetros a tener muy en cuenta, la ubicación de la huerta es clave. Es importante tener en cuenta varios factores al momento de diseñar la huerta agroecológica en nuestros hogares durante los meses de clima frío. Uno de ellos, es la cantidad de horas de luz solar directa: cuanto mayor cantidad de horas de luz solar directa, mejor será el crecimiento y desarrollo de la planta.

También es recomendable cercar la huerta con algún material como pueden ser cañas, alambrado o maderas, para evitar el acceso de los animales en la huerta.

La disponibilidad de agua en la cercanía y las características del suelo también es muy importante: un buen drenaje y contenido de materia orgánica, mediante abonado, favorecerá el adecuado crecimiento y desarrollo del cultivo.

La distribución de los cultivos en la huerta, o sea, tener en cuenta dos prácticas agroecológicas al momento de distribuir las especies en la huerta: la asociación y la rotación de cultivos.

Puedes leer: Calendario de siembra otoño-invierno en Argentina

Suelo: un aliado clave de las huertas

Para tener éxito en la huerta, en toda época del año, lo ideal es mantener la fertilidad del suelo para un buen crecimiento de las plantas y para un manejo sustentable de los recursos. A medida que cosechamos, vamos extrayendo nutrientes del suelo, por lo tanto, deberán reponerse a través de alguna práctica.

Por esto, es importante incorporar abonos orgánicos como el compost o lombricompuesto, técnicas que ayudan a mejorar la estructura del suelo y a aumentar el contenido de materia orgánica, necesaria para el crecimiento de las hortalizas.

Y como último tips, cubrir el suelo con material vegetal o acolchado (mulching). Consiste en cubrir el suelo desnudo con algún material orgánico económico y fácil de conseguir, como puede ser pasto seco o verde u hojas secas que caen en la temporada otoñal.

Esta práctica conserva la humedad y protege al suelo de la desecación, de la erosión causada por las lluvias y el viento, y favorece el control de malezas al no dejarlas crecer por falta de luz solar.

Tampoco olvidar tener mano coberturas superficiales para proteger cultivos de las heladas en invierno, ya que muchos de los cultivos mencionados suelen ser muy susceptibles al frío extremo.

4 COMENTARIOS

Deja un comentario

Compartir:

Popular