13-07-24 |

Una histórica sequía golpea a Neuquén y hace retroceder al Limay

El clima le da una mala pasada a la provincia del noroeste de la Patagonia, dentro de un escenario con déficit hídrico, con características alarmantes para algunas regiones de la provincia.

Desde el 2021 ya se había decretado la emergencia hídrica- agropecuario en gran parte de la provincia de Neuquén, lo que abarcaba regiones de cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Colorado, con una persistente sequía que se manifiesta hace más de una década, siendo ese año el punto más crítico.

Los últimos meses se vieron ante periodos con escasas nevadas y ausencia de precipitaciones, lo que afecta las actividades agropecuarias que se desarrollan en la provincia y compromete el acceso al agua para consumo humano en las áreas rurales.

Podes leer: La onda expansiva de la sequía continúa golpeando al agro en Argentina

Imágenes dramáticas

Estos últimos días, comenzaron a circular dramáticas imágenes, donde se puede ver que uno de los brazos del río Limay, estaba completamente seco. Postales que dan cuenta de la crisis hídrica que afecta a toda la región patagónica.

Y, aunque las autoridades, tanto de Neuquén como de Río Negro, aseguran que el consumo domiciliario y la actividad productiva estará garantizada, la situación es realmente preocupante.
Si bien, en agosto de 2021, el gobernador neuquino Omar Gutiérrez, firmó el Decreto-2021-1379-E-NEU-GPN, que declara la Emergencia Hídrica Social y Productiva en la provincia, esta delicada situación se hace cada vez más visible.

Desde el Departamento Provincial de Aguas de la provincia de Río Negro afirmaron que están tomando decisiones desde lo administrativo con la Emergencia Hídrica y su alcance. Además, previenen que si la situación continúa, se verá afectada la producción de energía para el país.

En tanto, Elías Sapag, de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas sostuvo que, se viene un invierno «frío y seco» y advirtió a aquellos organismos que tienen que utilizar y distribuir el agua que tengan cuidado con sus tomas. Asimismo, confirmó que la situación complica la generación de energía.

Te puede interesar: La sequía acorrala a Neuquén y declaran la emergencia agropecuaria

Dentro de este contexto desde el EPAS (dependiente de la Secretaría General y de Servicios Públicos) realizan distintas acciones con el objetivo paliar esta delicada situación.

Como primera medida se llevó a cabo una prolongación del espigón que está ubicado sobre el río Limay, que permitirá un mayor ingreso de caudal sobre el brazo auxiliar que se extiende por la ribera de los clubes. Con estos trabajos se estima que los caudales crecerán sobre la margen del río en donde están ubicados los sistemas de bombeo ubicados en las calle Río Negro, informaron desde el organismo.

En segundo lugar se realizarán acciones de reencauzamiento del Limay a la altura de la Isla Verde con el objetivo de aumentar los niveles a la altura del balneario Sandra Canale, para mejorar sustancialmente las posibilidades de bombear agua en los sistemas ubicados en la calle Leguizamón.

Igualmente, frente a esta situación, desde el organismo solicitan a los vecinos hacer un uso responsable del servicio, evitando el lavado de vehículos, el riego de veredas, el uso de lavarropas lo mínimo e indispensable cuando la carga esté completa.

Compartir:

Popular