10 tips básicos para cultivar los mejores tomates en maceta

No hay nada mejor que tener nuestra propia tomatera y disfrutar de su fruto tan sano y original, ya sea en ensaladas, salsas o para consumir con un poco de sal, y listo. En esta nota te vamos a dar algunos consejos para poder cultivar tomate en maceta.

Entre los horticultores aficionados, la planta de tomate es un clásico, ya sea en huerta ecológica que podamos tener en casa, o bien en el jardín. Si no cuentas con espacio suficiente para tener un cultivo, puedes realizarlo fácilmente en espacios reducidos, por ejemplo en macetas. Es por eso que en la nota te vamos a dar 10 tips claves y básicos para que logres tu tomatera y tengas éxito.

1.- La ubicación

La ubicación que le daremos a nuestra planta de tomate es indispensable, ya que la planta necesita entre 5 a 7 horas de sol directo por día. También lo recomendable es que la tomatera este ubicada en una zona con buena circulación de aire, y si vas cultivas varias plantas, trata que no estén amontonadas, para evitar enfermedades fúngicas.

2.- La maceta

Para elegir la maceta adecuada, piensa que no todas son iguales, y también dependerá de la variedad de tomatera que vayas a sembrar, teniendo en cuenta que hay tomateras enanas y otras que crecen de mayor tamaño. Para esto, tendrás que tener en cuenta macetas que pueden ser las que tengan 11 litros de capacidad, o las más grandes, de unos 25-30 litros. Recuerda que el desarrollo de la raíz necesitara buen espacio.

Puedes leer: Cómo plantar un limonero en maceta

3.- El sustrato

Te recomendamos el uso de un buen sustrato para el relleno de la maceta, de esta manera le podrás brindar a la tomatera todo lo necesario para crecer: buenos nutrientes en tierra, un buen drenado. No es recomendable utilizar la tierra del patio o el jardín, por las bacterias y virus que esta pueda contener, además de ser muy pesada.

4.- Elección de la variedad

Antes de proceder a sembrar una tomatera, estudia bien la variedad, ya que de esto dependen muchos factores, tantos los climáticos como el del espacio. Las más clásicas son las de tomate redondo, el tomate perita o el cherry.

Seguir leyendo: Métodos para plantar albahaca en maceta

5.- Cultivar variedades determinadas

Las plantas de tomates que presentan un determinado crecimiento, se conocen así. Normalmente estas plantas no crecen por encima de los 90-120 cm de altura. Teniendo en cuenta esto, podrás planificar el espacio donde las vas a disponer.

6.- Usar una buena técnica de cultivo

La planta de tomate necesita ser cultivada a una profundidad buena, suficiente, ya que esto le otorgará un buen crecimiento al estimular el sistema radicular del ejemplar. Si adquirimos los tradicionales plantines de tomate y lo vamos a pasar a una maceta, empezaremos cubriendo de tierra unas 2/3 partes de la plántula. Si la tomatera mide unos 25 cm de altura, tendremos que dejarle expuesta sólo unos 7,5 cm al aire.

7.- Usa un buen fertilizante orgánico

La planta de tomate necesita mucho de nutrientes y alimento en si. Es por este motivo que te vamos a recomendar el uso de un buen fertilizante orgánico, lo más apropiados son los de harina de sangre, ya sean de hueso o el de soja, ya que poseen un elevado contenido de fósforo, nitrógeno y potasio.

8. El riego

La tomatera es una planta que necesita tener buena humedad para asegurar su crecimiento. Dependiendo del ambiente, siempre hay que mantener la tierra húmeda. Al riego hazlo sobre la tierra, alrededor de la planta, nunca sobre el ejemplar.

09.- La poda y el pinzamiento

La poda la vamos a emplear en tomateras que crezcan amontonadas, más que nada para mejorar la circulación del aire entre planta y planta. Para esto tendremos que eliminar los esquejes o ramas que se desarrollan en el centro de la planta. El pinzamiento consiste en quitar los brotes nuevos que aparecen en la parte inferior de la planta, esto ayudará a fomentar el crecimiento del ejemplar.

10.- Cuidado del ataque de plagas

La tomatera puede ser muy vulnerable al ataque de las principales plagas que la asechan: la araña roja, mosca blanca, pulgón y orugas. Si detectas algunos de estos huéspedes en tu planta, trata con un rociado natural, con soluciones que puedes elaborar empleando ajo, o leche, también agua jabonosa (utilizando jabón blanco neutro en pan) o también una infusión de ortiga.

Con información de: https://plantas.facilisimo.com/