22-04-24 |

7 maneras de conservar la albahaca fresca por varios meses

Si tu intención es tener albahaca fresca la mayor parte del año, te enseñamos algunos tips para conservarla y contar con sus hojas frescas durante todo el año.

Hay alimentos que puedes mantener en perfectas condiciones prácticamente durante todo el año, con los respectivos cuidados y técnicas, puedes contar con el sabor, textura y aroma para utilizar cuando creas conveniente. En este caso te hablaremos sobre el conservado de la albahaca, esta hierba fresca aromática que es un clásico en la cocina hoy en día.

Muy utilizada en preparaciones culinarias como ser estofados, guisos, ensaladas, salsas, etc, para aportar sabor y un aroma muy particular. Si tienes la oportunidad de tener los plantines de albahaca o alguna plantación en la huerta, ahora puedes extraer las hojas y mantenerlas de manera individual muy bien conservadas y darle uso cuando las necesites.

En esta nota te vamos a mostrar la manera de conservarla de la mejor manera y contar siempre con las hojas de albahaca fresca. Presta atención al artículo y verás que puedes hacerlo en casa:

Puedes leer: Cómo conservar el perejil fresco por más tiempo

1- En agua, sin que la luz entre en contacto directo

Dentro de los métodos más utilizados con los plantines de albahaca con raíz expuesta, se puede conservar un par de semanas: introduce la raíz en un vaso lleno de agua y déjalo cerca de la ventana de la cocina, que reciba un poco de luz, pero no sol directo.

2- Cómo preparar la albahaca para congelarla

Para realizar esta modalidad de conservación en frío, deberás cortar las hojas una a una y lavarlas bien con cuidado, ya que son bastante delicadas. Usa una hoja de papel de cocina para retirar el exceso de agua. La colocas en una bolsa de polipropileno o en un recipiente con tapa y la guardas en el freezer.


3- Conservar la albahaca para preparar pesto casero todo el año

Para esta técnica tendrás que tomar un puñado de hojas de albahaca, las picas bien pequeño (triturado) con aceite y una pizca de sal. Una vez que lo hagas, guárdala en un recipiente hermético con tapa, añade un chorrito más de aceite y unas gotas de limón (ayuda a la conservación). Lo ideal es guardarlas en pequeñas bolsitas, para utilizar lo necesario cuando la vayas a necesitar.

4- Congelar la albahaca

Guarda las hojas de albahaca enteras e individuales en pequeñas bolsas de plástico (polipropileno o bolsa cristal). A continuación, guardas las bolsas de plástico en el freezer. Cuando necesites usarla, sácalas y deja que se vayan descongelando, así contarás con porciones pequeñas de hojas frescas de albahaca

5- Con sal

Si quieres conservar la albahaca fresca por más de 30 días, coloca las hojas de albahaca en frasco de vidrío con tapa, alternando una capa de hoja de albahaca con un capa de sal y termina con la sal. Compacta un poco la pila de hojas con ayuda de una cuchara y cubre con aceite de oliva, por último tapa bien el recipiente. De esta manera no tendrás que agregar tanta sal a la receta que prepares.

Te puede interesar: De esta manera se puede conservar la sandía por más tiempo

 6- Cubitos congelados de albahaca

Entre los métodos más prácticos está elaborar los cubitos congelados de albahaca molida. Para realizarlo tendrás que lavar bien las hojas de albahaca, la picas un poco para colocarla con cuidado y paciencia en una cubetera. Agregas un poco de aceite y un chorrito de agua. Deposita las cubeteras al freezer. Obtendrás unos cubitos listos para añadir a la comida que vayas a preparar.

7- Mezcla de sales

Toma un puñado de hojas de albahaca fresca, con un cuchillo filoso la trituras y la combinas con un puñado de sal gruesa, mételo todo en un recipiente hermético y ponlo en el freezer. De esta manera tendrás albahaca picada fresca para utilizar cuando gustes.

Con información: https://mejorconsalud.as.com/

Deja un comentario

Compartir:

Popular